Uñas 11 trucos para aliviar molestias para perros y gatos


Uñas 11 trucos para aliviar molestias para perros y gatos

Clic, clic, clic… ¿Es su perro andando en la cocina? Rip, rip, rip… ¿Es lo que oye cuando su travieso gato desgarra las cortinas de encaje? Los propietarios de animales casi nunca prestan atención a la longitud de las uñas de sus mascotas. Tenga en cuenta que si éstas se enganchan en la alfombra, es porque están demasiado largas.

En los viejos tiempos, perros y gatos desgastaban sus uñas naturalmente mientras corrían, excavaban y arañaban al aire libre. Sin embargo, en la actualidad ejercitan mucho menos las patas y corren más riesgos de desgarrarse las uñas, o incluso de que éstas crezcan en el interior de la almohadilla plantar, como las uñas encarnadas de los humanos. Si a esto le añadimos las infecciones o las secuelas de una mala «manicura», hasta el animal más tranquilo puede sufrir terribles dolores de pies. Esto es lo que recomiendan los veterinarios para prevenir males mayores.

Para perros y gatos

Córtelas con frecuencia. Para evitar que las uñas crezcan demasiado y causen problemas, deberían cortarse cada 6 u 8 semanas. Sin embargo, si su animal de compañía rara vez sale de casa (o no tiene ocasión de pisar terrenos duros), es probable que necesite cortes más frecuentes. Los expertos recomiendan cortar las uñas de los perros menos activos una vez cada 2 o 4 semanas, y las de los gatos que permanecen confinados en casa, 1 vez al mes.

Acostúmbrelas de pequeños. Es importante que enseñe a su gatito o a su cachorro a permanecer quieto mientras le corta las uñas. Pero no pretenda conseguirlo de golpe. Para que el animal vaya haciéndose a la idea de lo que es un pedicuro, dedique algún tiempo a acariciarle o masajearle las patas antes de comenzar a cortar. Cuando se acostumbre a esta clase de manipulación, se mostrará menos rebelde al ver los alicates.

Corte con cuidado. Para asegurarse de que no corta demasiado y que no toca la parte rosada de la uña, que contiene nervios y vasos sanguíneos, no piense en reducir la longitud de la uña, sino simplemente en recortar la punta. En el caso de los gatos, esto significa no ir más allá de lo imprescindible para cortar la punta afilada. Muchos perros, sin embargo, tienen las uñas oscuras, lo que hace más difícil distinguir la parte muerta y recortable. Como medida de precaución, corte sólo hasta el punto donde la uña comienza a curvarse hacia abajo.

Trátelo como si fuera una joya. Sí su animal de compañía se niega a quedarse quieto mientras le corta las uñas, pruebe a hacerlo con una lima de joyero, que se venden en ferreterías. Lime un trocito de uña cada vez.

Vaya por partes. Si el animal se pone nervioso, es aconsejable cortar una uña al día. La gente suele creer que debe hacerlo todo de una vez, pero no hay nada de malo en un poco de astucia y paciencia.

Recurra a la solución de las heridas del afeitado. Muchos problemas de uñas se inician cuando se corta accidentalmente una de éstas demasiado cerca de la carne. Para detener la hemorragia, aplique un poco de polvo coagulante a la herida. Los ingredientes de estos polvos pueden producir escozor, por lo tanto, es preferible que sujete al animal con firmeza mientras los aplica.

Aproveche las virtudes de la harina. Otra forma de detener la hemorragia es meter la pata del animal en un bol de harina y dar pequeñas palmaditas para que ésta penetre en la herida.

Protéjalo con la limpieza. Si su animal doméstico se ha roto o desgarrado una uña y sangra o siente dolor, debe limpiar bien la herida para prevenir infecciones. Lave la zona cuidadosamente con agua y jabón; luego, séquela con suavidad con una toalla y aplique una pequeña cantidad de ungüento con antibiótico.

Acolche el pie. Para mantener la zona afectada protegida, véndela holgadamente con una gasa. Los veterinarios recomiendan cambiar el vendaje a diario hasta que la uña cicatrice. Para mantener el vendaje limpio y en su sitio, cúbralo con un calcetín fino de algodón. Si el animal es pequeño, use un calcetín de niño.

Sólo para perros

Ocúpese del espolón. Puesto que los espolones, situados en la parte interior de las patas traseras o delanteras (o de ambas) no se usan en absoluto, con frecuencia están demasiado largos y pueden engancharse en objetos, provocando lesiones serias. Cuando se arrancan accidentalmente, sangran profusamente.

Acuérdese de cortar el espolón junto con las demás uñas. En el caso de un cachorro, el veterinario podría recomendar la extirpación quirúrgica de los espolones. Cuando esta operación se realiza pocos días después del nacimiento, no requiere anestesia.

Sólo para gatos

«Exprima» las uñas. A diferencia de las uñas de los perros, las de los gatos están escondidas. Para cortarlas, apriete el dedo de arriba abajo. Con ello, obligará a que la uña salga y podrá recortar la punta.

Cómo acabar con los arañazos

Primero destrozó el sofá de piel. Ahora se empeña en tallar una obra abstracta en el aparador de madera de cerezo. Su gato es dulce y encantador, pero sus uñas le están desgarrando el corazón. Para evitar catástrofes domésticas, algunos propietarios deciden someter a sus animales de compañía a una operación para extirparles las uñas, que muchos veterinarios consideran innecesaria. En lugar de hacerlo pasar por una dolorosa operación, ¿por qué no lo educa? Esto es lo que puede hacer:

Ofrézcale un poste rascador. Los gatos no pueden resistirse a clavar las uñas en una superficie áspera, cubierta de soga; por eso, un poste rascador podría ser la salvación de sus enseres domésticos. Independientemente del poste que elija, no lo arroje a la basura cuando la superficie se vea raída. Si está raída, es porque el animal usa el paste y éste tiene su olor. Asegúrese de que el poste sea lo bastante alto para que el gato tenga que extender las patas al usarlo. Además, tiene que mantenerse absolutamente estable. Si se balancea, el animal perderá la confianza y no lo usará.

Por dirimo, coloque el poste en el centro de la acción: junto al sofá, por ejemplo, o dondequiera que su gato acostumbre a dejar arañazos. Una vez que el animal comience a usar el poste, podrá moverlo unos centímetros cada vez hasta situarlo en un lugar más lejano. Elimine su olor. Al arañar, uno de los propósitos del gato es dejar su olor en un sitio determinado: es la forma en que el gato marca su territorio. Elimimar el olor con un producto neutralizante, de venta en tiendas de artículos para animales de compañía, puede evitar que el gato se empeñe en arañar en el mismo sitio.

Los cítricos constituyen un excelente repelente para gatos, pues éstos detestan su olor. Esconda trozos de piel seca de naranja o limón debajo de los cojines. Frote los muebles de madera con aceite esencial de limón o ponga un ambientador con aroma a limón en los sitios de alto riesgo.

Cuando consultar al veterinario

Aunque la gran mayoría de los problemas con las uñas son intrascendentes y pueden tratarse en casa, en ocasiones indican afecciones más profundas, ya sea en la almohadilla plantar o en el propio hueso. Como las personas, los animales de compañía de vez en cuando tienen uñas encarnadas (cuando la punta fina y afilada se hunde en el dedo). A veces, una uña se engancha en la alfombra o en la vegetación y se desprende. En cualquiera de los dos casos, el animal necesitará cirugía.

Si una hemorragia en la zona no se detiene en un lapso de 10 minutos, vende el pie con una gasa y acuda al veterinario. Algunos animales de compañía tienen problemas de coagulación y necesitan atención profesional para dejar de sangrar. No todos los problemas de uñas se deben a accidentes. En algunos casos, una infección bacteriana o una enfermedad orgánica puede hacer que las uñas crezcan retorcidas y deformes. Si la uña tiene un aspecto normal, pero la zona donde se une con la piel está hinchada, el animal podría tener una infección seria. Consulte de inmediato al veterinario.




Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)




Un comentario en Uñas 11 trucos para aliviar molestias para perros y gatos

  1. Borcha Dice:

    Buenas tardes,

    hoy mi perro se ha arrancado una uña de cuajo. Hemos lavado la zona, desinfectado con alcohol y agua oxigenada, vendado presionando con gasas, luego también con algodón pero nada…al principio parecía que paraba de sangrar, pero ahora lleva dos horas que no deja de sangrar de una forma muy escandalosa. Nuestro veterinario ya ha cerrado y no sabemos que hacer, pero ya empezamos a preocuparnos.

    Por favor si nos puedes dar algún consejo te lo agradeceríamos mucho.

    Muchas gracias de antemano :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *