¿Un Bóxer enfermo es un peligro para la salud humana?


Las vacunaciones y las desparasitaciones limitan los riesgos de contagio. La higiene hace el resto: naturalmente, el perro tiene su alojamiento y su vajilla propios y ambos han de estar perfectamente limpios. Los caminos y el césped de la casa deben mantenerse limpios de excrementos. El perro habrá sido educado con la prohibición de lamer en la cara a los miembros de la familia. Cuando un perro lame las manos significa una expresión de cariño. Puede permitirse, ya que luego uno se lavará las manos. Los más precavidos pueden desinfectar la cesta, la caseta y otros lugares y objetos, cuya higiene se halle amenazada con regularidad.

Son adecuados los productos eficaces contra virus, bacterias y hongos. Para una desinfección rápida es especialmente adecuado un aerosol desinfectante, que también elimina los ectoparásitos. Estas medidas son imprescindibles en caso de que el perro tenga alguna herida infectada, eczemas, forúnculos o una infección del prepucio, las encías o las amígdalas. Todas estas infecciones deben ser tratadas convenientemente. Los agentes patógenos pueden también causar complicaciones a las personas.

Se recomienda especial atención a los eczemas que se extienden o que tardan en curarse: los parásitos causantes de la sarna están «especializados» en animales, pero pueden causar también enrojecimientos y pruritos en la piel humana. Las infecciones por hongos más comunes se transmiten también al hombre. Deben someterse siempre a consulta y ser tratadas de forma específica. En el hombre, las infecciones por hongos aparecen, por lo general, sólo cuando los agentes causantes pueden anidar en la piel durante 12 a 24 horas. Una higiene concienzuda erradica este peligro. Para más seguridad, existe un desinfectante en forma de pomada que puede aplicarse en las manos después de haber tocado partes sospechosas del animal o de entrar en contacto con sus secreciones.

Las alergias no siempre son evitables, por más rigurosa que sea la higiene que se practique. Algunas personas reaccionan al contacto con pelo o partes de la piel del animal desarrollando erupciones o molestias respiratorias. Más que los perros, los desencadenantes suelen ser los gatos, los conejillos de Indias y los pájaros, sin olvidar tampoco muchas otras sustancias vegetales o animales. La causa de la alergia puede ser determinada por un dermatólogo mediante pruebas específicas. Si existe la sospecha no es necesario, pues, prescindir del perro. Antes de comprar un bóxer, la persona amante de los perros que se comporte de forma responsable en los temas de salud nada tiene que temer.




Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *