Test de campbell para el perro


Este test de comportamiento, elaborado por el psicólogo William Campbell a finales de los setenta, nació para prever las tendencias de los cachorros sometidos a la atracción, a las órdenes y al dominio (físico y social) del hombre. El objetivo es ayudar a un comprador potencial a elegir el ejemplar de una carnada que mejor se adapte al lugar y a la familia con la que tendrá que vivir. De este test se ha dicho todo, bueno y malo: hay quien lo elogia y quien lo desacredita, afirmando que no sirve absolutamente para nada.

Después de muchas experiencias realizadas con cachorros de diferentes razas, en nuestra opinión el test de Campbell es muy útil en la gran mayoría de casos, siempre que se efectúe con extrema rigurosidad, se aplique a cachorros de la edad correspondiente y no se esperen resultados distintos a los previstos en la concepción del test, (por ejemplo no es un test de inteligencia ni un test de aptitudes y, por lo tanto, no se puede pretender que nos proporcione informaciones en este sentido).

Sólo en algunos casos, con razas como el chow choca, el test de Campbell no da resultados fiables (todos los cachorros dan respuestas prácticamente idénticas y es casi imposible obtener una escala de valores). Pero, por lo general, sigue siendo un test muy válido, que es aconsejable utilizar siempre antes de elegir un cachorro.

Edad

De cuarenta a cincuenta días.

Lugar

Aislado, tranquilo, sin distracciones, cerrado o en cualquier caso delimitado. Tiene que haber una entrada (verja, puerta) fácil de encontrar. En invierno se puede realizar el test bajo cubierto, en una habitación vacía y espaciosa. Es indispensable, ya sea en el interior o al aire libre, que sea un lugar completamente desconocido para los cachorros.

Tiempo necesario

Media hora para realizar el test a una carnada de seis cachorros.

Quién debe realizar el test

El futuro propietario del cachorro y nadie más. Si lo realiza, pongamos por caso, el criador, este test da resultados completamente diferentes que podrán servirle para otras valoraciones personales, pero que no son útiles para el futuro comprador. Si se da la circunstancia de que el criador nos dijera que ya ha realizado anteriormente el test con los cachorros, tendremos que pedirle amablemente que nos permita repetirlo a nosotros mismos.

Modo de ejecución

La persona que realiza el test tiene que llevar ella sola a cada cachorro, y por separado, al lugar destinado para el test. No deberá hablar a los cachorros, ni animarles, ni acariciarlos, exceptuando los casos en que el test lo indique explícitamente.

Si el cachorro orina o defeca en el transcurso del test, ignoraremos el acto y no limpiaremos hasta que el animal haya sido retirado. El test está dividido en cinco partes. Antes de llevarlo a cabo hay que preparar una tabla de clasificaciones como la clue figura en las páginas siguientes, e identificaremos los cachorros con letras (A, B, C, D, etc.).

Primera parte: atracción social

Colocar dulcemente el cachorro en el centro del área destinada al test y alejarse unos metros en dirección opuesta a la puerta o a la verja. Agacharse y dar unas palmadas para atraer al cachorro. Marcar en la ficha la rapidez con la que acude el cachorro, la posición de la cola (alta o baja), la conducta que adopta una vez ha llegado al lugar en el que está el hombre.

Segunda parte: aptitud para el seguimiento

Partiendo de un punto cercano al cachorro, y después de habernos asegurado de que nos está mirando, nos alejaremos de él a paso normal. Marcar en la ficha la rapidez con la que sigue (o no sigue) al hombre y la conducta que adopta.

Tercera parte: respuesta a la obligación

Agacharse, poner boca arriba dulcemente al cachorro y obligarlo a estar en esta posición durante 30 segundos, sujetándolo con una mano en el pecho. Anotar sus reacciones en la ficha.

Cuarta parte: dominio social

Inclinarse y acariciar suavemente al cachorro, empezando por la cabeza y prosiguiendo hacia el cuello y el dorso. Anotar sus reacciones en la ficha. Si el cachorro tiene reacciones poco claras, si intenta jugar o guiar él mismo el test, continuar con las caricias hasta que se aprecie un comportamiento claramente interpretable y clasificable.

Quinta parte: consentimiento en ser levantado

Inclinarse hacia el cachorro, sujetarlo por debajo con los dedos entrecruzados y las palmas de las manos orientadas hacia arriba, y levantarlo a más de un palmo del suelo aguantándolo unos 30 segundos. Anotar en la ficha la rapidez con la que acepta (o no acepta) esta situación en la que no tiene control alguno y está completamente a merced del hombre.

Una vez llegados a este punto, el cachorro debe ser acariciado, felicitado y devuelto al lugar donde están sus hermanos. A continuación se realiza el test con otro cachorro, y así sucesivamente. Es importantísimo que todos los cachorros efectúen el test de la misma manera, con la misma persona y en el mismo lugar.

Respuestas

Test de campbell para el perro Perros

Test de campbell para el perro Perros

Test de campbell para el perro Perros

Resultados

  • Dos o más respuestas MD, con D en otras partes del test Estos cachorros tendrán tendencia a reaccionar de modo dominante y agresivo, y podrían morder si se les trata con brusquedad. No son adecuados para convivir con niños o personas ancianas. El ambiente ideal es el formado por personas adultas en una atmósfera tranquila y con métodos de enseñanza firmes y decididos. No será fácil la convivencia con otros animales, a no ser que se trate de perros del sexo opuesto.
  • Tres o más respuestas D:Estos cachorros tienden a dominar y a imponerse, aunque sin los excesos de los «MD». Con un adiestramiento tranquilo y coherente aprenden rápidamente. No son aconsejables para familias con niños muy pequeños o con otros perros del mismo sexo.
  • Tres o más respuestas S: Cachorros adaptables a todos los ambientes, incluso con niños y personas ancianas. Su alto grado de docilidad y sumisión no impide que mediante un adiestramiento adecuado puedan ser útiles como perros de guardia o de defensa.
  • Dos o más respuestas MS, especialmente si están complementadas con respuestas I: Estos cachorros son extraordinariamente sumisos y necesitarán un trato muy dulce y muchas gratificaciones para darles confianza en sí mismos y para introducirlos lo mejor posible en el mundo de los humanos. Pueden convivir con niños muy correctos. Pueden morder sólo por autodefensa y en casos de peligro muy grave.
  • Dos o más respuestas I, sobre todo si una de ellas es la correspondiente a la prueba de dominio social: Cachorros que tendrán dificultades para socializar y que serán difíciles de adiestrar, a no ser que se empleen técnicas especiales.

Si entre las otras respuestas hay MD o D, podrán ser mordedores en caso de miedo o de estrés. En cambio, si hay respuestas MS y S tenderán a huir en situaciones de estrés. Son cachorros desaconsejables para los niños de tierna edad.




Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *