Signos de salud en su perro


Hocico: frío y húmedo

El hocico dice poco sobre su salud. Un hocico caliente no indica que esté enfermo, al igual que un hocico frío no revela que esté sano. No obstante, debe estar húmedo y no presentar cortes, ni pus, ni falta de pigmentación.

Boca: aliento fresco y dientes limpios

Mucha gente cree que es normal que los perros padezcan halitosis y tengan los dientes sucios, pero no es así. Sus 42 dientes deben estar blancos y sanos. Sus encías deberían ser de un color rosa brillante, a veces teñidas de negro, según las razas. Y no tiene por qué olerles el aliento.
Las encías rojas y el mal aliento son síntomas de una enfermedad dental grave. “Es importante abrirle la boca de vez en cuando y echar una ojeada’; aconseja la doctora Crimi. Si detecta un problema a tiempo puede evitar que su perro pierda la dentadura más tarde. “Al echar una ojeada, aproveche para lavarle los dientes”, añade la doctora Crimi. Se deberían limpiar cada día, aunque basta con hacerlo varias veces a la semana para evitar enfermedades.

Cuerpo y patas: flexibles y sin dolor

Palpe la columna vertebral y ejerza presión sobre el pecho y el abdomen. Al tocarle, el animal no debe mostrarse dolorido.
Para comprobar que no se produce rigidez ni dolor, levante con cuidado las patas una por una y observe si hay hinchazones, bultos o llagas. Finalmente examine su postura para ver si se produce alguna rigidez o encorvadura.

Un ritmo cardíaco adecuado

El ritmo cardíaco debe ser de entre 60 y 150 pulsaciones por minuto, según el tamaño (los perros grandes poseen un corazón mayor y, por lo tanto, un ritmo cardíaco inferior al de los perros pequeños). Pregunte a su veterinario cuál es el ritmo cardíaco normal de su perro.
El mejor lugar para tomarle las pulsaciones es la arteria femoral, situada en el muslo, en la parte interior de la pata trasera, a medio camino entre la cadera y la rodilla. En este lugar detectará un canal diferente entre los músculos. Ejerza una pequeña presión con los dedos (no use el pulgar, ya que tiene su propio pulso) y cuente el número de pulsaciones durante 15 segundos. Multiplique esa cantidad por cuatro para obtener el número de pulsaciones por minuto. El pulso de su perro debe situarse en el rango habitual. Si es rápido, débil o desigual, acuda al veterinario para que lo examine.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *