Reproducción del Doberman


La perra doberman no debería ser fecundada en su primer año, ya que su joven y aún tierno organismo tendría dificultades para afrontar con seguridad un buen proceso de gestación, ni podría dar una descendencia selecta. Lo aconsejable es cruzarla en su tercer celo, que coincide con los dieciocho meses de edad. En cuanto a los machos, también conviene evitarles encuentros amorosos antes de los dos años.

El macho alcanza su capacidad de reproducción a los ocho meses, y la hembra, a los seis o siete meses. A veces se observan demoras o adelantos, según la clase de vida que lleve el perro, aunque, en general, éstas son las edades.

Resultan fácilmente reconocibles los signos de que el momento ha llegado. En el caso de las hembras se manifiesta con una marcada hinchazón de la vulva, que al principio desprenderá un líquido seroso que no tardará en volverse sanguinolento. En ese período la verá mucho más nerviosa y menos atenta.

El celo de la perra tiene tres etapas

Cuando la perra haya cumplido los dos años y se halle en condiciones de reproducirse, téngase presente que el celo se le presentará cada ciento cincuenta o ciento ochenta días, y que pasa por tres etapas:

Desde el primero al noveno día, aparecen las primeras gotas de sangre; la hembra siente atracción hacia el macho, pero todavía no lo acepta, reticente a entregarse en la mayoría de los casos. Conviene no acercarle todavía al macho para evitarle a éste inútiles excitaciones y nerviosismos.

Abarca desde el décimo hasta el decimoquinto día, durante los cuales la hembra se halla más dispuesta a responder a los requerimientos del macho. Los mejores días para el cruce van del doceavo al decimoquinto día, cuando la excitación de la perra está en el punto máximo y tiene lugar la ovulación.

Va desde el decimosexto día al vigésimo primero de la aparición del celo, en el que ya la monta se vuelve casi imposible, pues la perra ha perdido casi totalmente las ansias, resistiéndose y provocando el agotamiento del macho y, a veces, hasta su ira, generando escenas muy agresivas.

La elección de la pareja

Conviene elegir el macho o la hembra con mucha atención, para que la descendencia siga siendo pura, no sólo por lo que respecta al pedigrí, sino también al carácter, así como al estado físico y a la disposición general de la salud.

Si uno de los padres es un animal arisco, tímido o agresivo, puede ser que sus hijos también presenten algunas de tales inconveniencias. Así, hay que informarse minuciosamente sobre la pureza racial del perro y también sobre su carácter. Lo ideal sería poder observar su comportamiento durante varios días, puesto que para perfeccionar una raza se deben tener en cuenta la totalidad de los atributos y las carencias del animal, y no sólo su aspecto físico.

El apareamiento

Puesto que la perra entra en celo dos veces al año, conviene que el cruce se realice en primavera, a fin de que los cachorritos nazcan en verano, lo cual constituirá una ventaja para su salud.

Para la consumación del apareamiento, se recomienda dejar al macho solo con la hembra en un lugar tranquilo y espacioso. Las únicas personas que deben estar presentes son los amos de los dos ejemplares, para testificar el cruce.

Al consumar la monta, el macho descenderá de la grupa de la hembra, quedando unidos sus genitales a los de ella. Si la hembra está inquieta habrá que tranquilizarla hasta que, pasado el tiempo necesario, se desprenda el macho.

Vigilaremos a la hembra después del cruce para evitar que orine antes de pasados diez minutos, ya que la acción de irrigación de la orina puede hacer que se pierda parte del líquido seminal depositado en la vagina.

Para asegurar la fecundación, es prudente favorecer otra monta a las cuarenta y ocho horas. Después, macho y hembra deben ser llevados a sus respectivos hogares para que descansen. Manifestarán una sed inusual, debiendo ponerse a su disposición una buena ración de agua limpia y fresca.

Tras la fecundación, la hembra pierde en pocos días las ansias características del celo, pero entre tanto será preciso vigilarla e impedir que cualquier perro vuelva a montarla, ya que podría llegar a concebir de ambos machos, con el lógico deterioro de la calidad de los cachorros.

Si no se conoce a nadie que tenga la pareja doberman satisfactoria, ni se pertenece a ninguna sociedad especializada, lo aconsejable es pedir orientación al veterinario.

Para evitar la gestación

Si la perra tiene menos de dos años y no se desea que tenga descendencia, deberá vigilársela en las épocas de celo, sacarla menos y evitar por todos los medios que pueda escapar de casa. Se pueden ocultar las emanaciones destinadas a atraer a los machos y, más directamente, un inhibidor del celo, que anula la tendencia al apareamiento y resulta mucho más saludable para la perra, que así no sufre depresiones ni estados de nerviosismo.

Sin embargo, prolongar la abstinencia de por vida suele ser un considerable sacrificio para la perra, con lo que se corre el riesgo de llevarla a un nivel de tensión en que será imposible evitar el desbordamiento de sus instintos maternales sin causarle un trauma.

En síntesis, es comprensible que no se desee tener a la perra embarazada cada ciento cincuenta o ciento ochenta días, que es el lapso que media entre uno y otro celo, pero, ciertamente, es recomendable permitírselo dos o tres veces en su vida.




Califica este Artículo:
4 / 5 (2 votos)






7 Comentarios en Reproducción del Doberman

  1. Jesús nuñez ojeda Dice:

    Mi perra doberman tiene cinco años… es posible que pueda cruzarse aún y tener cachorros?

  2. Jeny Alonso Dice:

    Buenas tardes mi perrita la adoptamos en estos dias y al parecer esta en celo yo tengo un pincher miniatura es posible que la pueda preñar no queremos que nos pase gracias por las opiniones

  3. Cynthia Dice:

    Hola , tengo una perra doberman pura , la he hechado con un macho puro la eche un 23 de octubre y todavia no a parido ,esta mas gorda y se le caen un poco las tetas pero estoi un poco preocupada .

  4. Claudia Laudanno Dice:

    Buenas tardes, tengo 2 perras dobermnn rojas, de la misma lechigada. Una de ellas Chance de 5 años a ños 3 fue mamá teniendo un parto perfeco de 10 cachorros, pero a los 20 dìas fueron muriendo de a poco. El padre tenía un año. Ella perdió sus 10 hijos. Hice analizar a los cachorrito y tenín una insuficiencia respiratoria.
    Ahora Chance tiene 5 años y su instinto maternal sigue cada vez más pronunciado con segregación de leche y emabarazos psicológicos.
    Está de celo en estos momentos. me gustaría servirla a fin de que pueda ser mamá y luego castrarla. Quisiera saber si con el antecedente que tuvo puede ser madre. Es una excelente hembra Imperial. Pregunto, dado que me parece bueno que sea mamá. Luego veré con su hermana Frieda. Les agradezco desde ya una pronta respuesta. Amo esta raza-

  5. Erick Dice:

    Cuanto tarda la perrra embarazada osea g
    Cuanto dura la gestacion

  6. Matias Barba Dice:

    Hola, tengo una perra Doberman de 8 años y medio,jamas se apareo con otro perro. Mi pregunta es, si quiero que quede embarazada ahora es contraproducente por su edad?. Muchas gracias y espero una respuesta.

  7. andrea palma salazar Dice:

    yo tengo una doberman pincher y la apariamos 2 veces con uno de su misma raza pero rn un descuido se nos fue y la pego un saguate q hago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *