Que hacer si el perro ingiere veneno


Un perro envenenado debe ser tratado inmediatamente, pues cualquier demora puede suponer su muerte. Los distintos venenos actúan de distinta manera y requieren distintos tratamientos. Si sabes que el animal ha ingerido un ácido, un álcali, gasolina o queroseno no lo induzcas a vomitar. Dale leche para diluir el veneno y llévale rápidamente al veterinario. Si puedes localizar la botella o el envase del veneno repasa la etiqueta para ver si indica los antídotos recomendados.

Si no es así trata de provocar el vómito dándole agua oxigenada diluida en agua. Mezcla el agua oxigenada a la concentración normal (3 %) con igual volumen de agua, pero sin intentar verterla directamente por la garganta del perro pues esto podría motivar una pneumonía. Por el contrario, limítate a tirar de los labios del animal hacia el lado de su lengua formando un hueco donde depositar el líquido. Emplea por lo menos una cucharada sopera de la mezcla por cada cuatro kilos de peso del perro.

Probablemente vomitará en unos dos minutos. Cuando su estómago se haya asentado dale una cucharadita de té de sales Epsom (sulfato de magnesio) con un poco de agua a fin de vaciar rápidamente los intestinos. El agua oxigenada ingerida se desdobla en agua más oxígeno, lo que es inofensivo para el animal, y constituye el mejor antídoto de las sales de fósforo corrientemente presentes en los venenos para ratas. Después de haber administrado este tratamiento de urgencia para el perro, y su estómago e intestinos han sido vaciados, llévalo al veterinario para posteriores cuidados.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *