Púas de puerco espín 6 soluciones inteligentes para perros y gatos


A un puerco espín de 30.000 púas no le ha gustado que su animal de compañía metiera las narices en sus asuntos. Y ahora su mascota tiene un problema literalmente espinoso. Sepa que los veterinarios tienen una buena razón para usar un anestésico al extirpar púas de puerco espín: ¡puede ser muy doloroso! Sin embargo, si su amigo consiguió escapar con unas pocas heridas de guerra, no le resultará muy difícil extirpar las púas en casa. Siga estos consejos de los veterinarios.

Para perros y gatos

Póngase los guantes. Antes de retirar las púas, debe asegurarse de que éstas no acaben clavadas en sus manos. Los mejores guantes para protegerse son aquellos que tienen la palma de cuero.

Ayúdele a mantener la calma. Lógicamente, una mascota con varias púas de 6 cm clavadas puede estar algo alterada. Algunos animales enloquecen a causa del dolor y son capaces de lanzarse contra las paredes o rodar en la alfombra para deshacerse de las púas. Háblele, acarícielo, haga todo lo posible para calmarlo y evitar que empeoren las cosas.

No use tijeras. La vieja creencia popular de que hay que cortar una púa para dejar pasar el aire y conseguir que encoja, es falsa. De hecho, al cortar la púa, ésta podría astillarse y los trozos más pequeños podrían clavarse en la piel, con lo cual estaría agravando la situación.

Use unas pinzas. Con unas pinzas afiladas o de punta roma, coja la púa lo más cerca posible de la piel. Tire con suavidad hasta que la púa se desprenda. Es un procedimiento doloroso, así que no se sorprenda si el anima] aúlla. Sin embargo, si sufre demasiado, quizá deba dejar las demás púas en su sitio hasta que las retire un veterinario.

Desinfecte. Puesto que hasta los puerco espines de vez en cuando reciben alguna estocada, la naturaleza protege las púas con una capa de ácido graso para reducir el riesgo de infección. Pero, aun así, después de retirar la púa es conveniente tratar la herida con un antiséptico tópico. Es la mejor manera de prevenir secuelas potenciales.

Busque en los recovecos. Aunque las púas de puerco espín pueden medir hasta 8 cm, algunas apenas tienen 1 cm de longitud; en consecuencia, pueden pasar desapercibidas bajo la piel del animal. Una vez que haya retirado todas las púas visibles, examine con los dedos el resto del cuerpo, tocando con atención por si ha pasado por alto alguna púa.

Cuándo consultar al veterinario

Los animales de compañía persiguen a los puerco espines como si se tratara de comida: con la boca abierta. Por eso, a menudo, acaban con púas clavadas en el interior de la boca e incluso en la garganta. Y cuando hay una púa en un sitio casi inaccesible, es muy probable que haya otras en los alrededores.

Si encuentra una púa en el interior de la boca o en la garganta del animal, o si éste se ha clavado muchas púas, llévelo al veterinario de inmediato. También necesitará atención profesional si una púa se rompe debajo de su piel. Las púas de puerco espín son muy aficionadas a los viajes, aunque están diseñadas para viajar en una sola dirección: hacia dentro. Pueden acabar en cualquier parte del cuerpo, con el consiguiente riesgo para el animal.




Califica este Artículo:
3.33 / 5 (3 votos)






Un comentario en Púas de puerco espín 6 soluciones inteligentes para perros y gatos

  1. Irma Lucía Gálvez Dice:

    Que sucede con las puas de puerco espin que quedan clavadas en el perro en lugares no molestos para él? Las asimila el cuerpo? LLeva 4 días con ellas, come bien. Se le hicieron primeros auxilios y se le retiraron las más grandes, pero quedaron 4 pequeñas difíciles de extraer. No se le ve ningún sintoma… le estoy dando anti inflamatorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *