Principios de la alimentación: cuándo y cómo alimentar a su caballo


Una buena alimentación repercute en el rendimiento y la salud del animal, gracias a una justa proporción de azúcares, proteínas, grasas, vitaminas y minerales que aseguran una equilibrada dieta. Las raciones de comida que diariamente se dan al caballo pueden oscilar entre dos y cuatro. El número y el horario no tienen importancia, lo realmente importante es darle cada día el mismo número de veces la misma cantidad de alimento y a las mismas horas. Cuando se diseña una dieta adecuada para el caballo debe de considerarse la raza, el temperamento, el trabajo que se requerirá de él, lo que le gusta y lo que no le gusta, y su capacidad para digerir determinados tipos de alimentos.

El alimento estará a la altura de los hombros del animal, pues si el recipiente está demasiado alto, pueden aumentar los problemas respiratorios y de inhalación del polvo; y si se coloca el alimento en el suelo puede contaminarse con materia fecal y aumentar los problemas parasitarios, a menos que se utilicen comederos cerrados. Se debe de evitar la alimentación con la mano, pues fomenta el mordisqueo.

Muchos caballos se alimentan en grupos. En esta situación, hay animales que ingieren menos cantidad de alimentos, por lo que es conveniente colocar el alimento en un gran círculo o en varios corrales y poner divisiones entre los caballos.

Muchas veces hace falta cambiar la alimentación, tanto para aumentar la proporción de proteína como la de la fibra, no descuidando que esta se haga de manera gradual para que así el caballo lo note lo menos posible. El aumento brusco del consumo de grano puede provocar la aparición de laminitis y cólico. Si el caballo come heno se le debe de ofrecer todo lo que quiera antes de llevarlo a la pastura, particularmente, si ésta es suculenta y verde. La mayoría de los caballos prefieren el alimento al que ya están acostumbrados; cuando se lo cambian por otro, el consumo se reduce a menos que el nuevo alimento sea más apetecible.

La administración de alimentos en mal estado pueden causar enfermedades que deriven en el aborto o la muerte. Cuando se suministran alimentos de baja calidad se deberán de dar en grandes cantidades, de manera que los caballos tengan la oportunidad de elegir las mejores porciones; de lo contrario, el animal se verá forzado a consumir las peores porciones en el intento de cubrir sus necesidades nutricionales.

La ración cotidiana, generalmente, es de dos comidas de aproximadamente igual cantidad: por la mañana antes de iniciar el trabajo y por la noche después de la jornada. Pero es preferible dar el racionamiento en tres comidas cuando el trabajo comienza temprano.

Una buena guía para determinar la cantidad correcta de comida que necesita un caballo es la siguiente: a un caballo de más de 1,50 metros le corresponderá entre 12 y 14 kilogramos de comida diarios en total, incluyendo heno, grano y aditivos suculentos. Un poni de menos de 1,50 metros requerirá de 11 a 12,6 kilogramos, o incluso menos, de comida. Naturalmente, la relación entre fibra y grano dependerá del temperamento, edad y tipo de trabajo de cada animal, y debe ser constante, ya que siempre puede variarse si es necesario. Para determinar la cantidad de heno que debe de darse a un caballo estabulado se calculan 450 gramos de heno por cada 10 centímetros de alzada o por cada 45 kilogramos de peso. Cuando los caballos tienden a engordar demasiado debe reducirse su ración de heno, por contra, los animales que no terminan de alcanzar el peso que se desea, se les da de comer todo el heno que quieran, teniendo cuidado de no sobrealimentarlos.

Los concentrados se deben dar como mínimo dos veces al día. Si la cantidad de concentrado en una sola porción sobrepasa los 3,5 kilogramos, la frecuencia de la alimentación deberá de aumentar a tres veces por día con intervalos aproximados de 8 horas, pero sin modificar su cantidad diaria.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *