Periquitos: limpieza e higiene


Periquitos, limpieza e higiene

Los cuidados

El manejo es todo lo que tiene que ver con la acción del criador sobre el animal que estamos tratando de formar. Ya hemos visto dentro de la infraestructura y la alimentación algunos detalles importantes sobre el manejo. Ahora veremos cuáles serán los cuidados diarios que tenemos que darle a nuestros periquitos australianos.

Un periquito sólo, es un periquito aburrido. Éstas pequeñas aves necesitan interaccionar con otros congéneres, si nos fijamos en su comportamiento social veremos que son grandes imitadores.

Sus comportamientos se «contagian fácilmente». Cuando un periquito comienza a asearse no suele hacerlos solo, sino que el compañero hace lo mismo al verle.

Si un periquito siente hambre y va a comer, rápidamente se anima alguno más a comer con él. Si un periquito descubre lo divertido que puede ser picotear un cascabel enseguida llega un amigo a investigar la causa de ese nuevo sonido.

Este comportamiento de imitación se extiende también al ser humano.

Los periquitos identifican nuestra boca como un «pico humano» así que cuando nos ven comer les entra hambre a ellos también.

Y si bostezamos y dejamos caer con carita de sueño nuestros párpados, rápidamente cierran ellos sus ojitos. Como vemos, no son pájaros de vida solitaria. Por eso resulta cruel tener un periquito solo y sin atenciones.

Debido a su carácter extrovertido, a su pico multiuso y a su vitalidad, el juego es de gran importancia para el periquito: se mantienen en forma, desgastan adecuadamente su pico y uñas, dan rienda suelta a su imaginación y curiosidad, etc., sin duda alguna un periquito que no juega es un pájaro enfermo física o psicológicamente (apatía, aburrimiento, soledad).

En esta sección veremos específicamente lo que haremos para darle a nuestros periquitos un buen manejo y mejor calidad de vida.

Limpieza e higiene

Tiene mucha importancia la higiene en todo cuanto se refiere al periquito. Es necesario ocuparse del alojamiento de nuestra mascota.

Las jaulas deben limpiarse con frecuencia incluso desinfectándola, así podemos evitar muchas enfermedades de los periquitos por falta de higiene en su jaula. No hay que dejar que se acumule la suciedad en el fondo de la jaula, tampoco disponer los palos de forma que un periquito situado en uno superior pueda deponer en uno que esté inmediatamente debajo o en un comedero.

Los accesorios también habrá que limpiarlos, palos, bebederos y comederos, los bebederos cambiarles el agua frecuentemente en invierno y cada día en verano, procurando que no se forma esa capa verde debido a la estanqueidad del agua. Con los comederos tendremos en cuenta un detalle, las cáscaras vacías hay que retirarlas y rellenar con semillas nuevas, pero con cuidado de no dejar las semillas del fondo del comedero siempre en el fondo, porque llegará un momento que esas semillas tengan meses de antigüedad.

Ha de observarse periódicamente si los periquitos tienen insectos, cosa fácil de ver mirando debajo de sus alas, sitio preferido por tales bichos.

Muchas veces se nota su presencia debido a que los periquitos se expurgan de manera anormal, con verdadero furor.

Como complemento, jamás debe faltar la ventilación ni la luz, el que piense que puede tener periquitos en malas condiciones, o posee mucha imaginación o mala voluntad.

Periquito limpio

Observando a un periquito podemos comprobar cómo es su aseo personal, veremos que después de alimentarse, si notan su pico sucio, se lo limpiaran ayudándose de los palos de la jaula.

Cuando estén tranquilos se asearán sus plumas con el pico y las patas.

Respecto a sus uñas, el mismo roce con los palos hará que se mantengan dentro de un tamaño razonable, pero sino fuera así y tuviésemos que cortárselas nosotros, cogeremos al animal, y a trasluz miraremos donde termina una pequeña venita que hay en la uña, para ver a partir de dónde podemos cortar para no causarles una herida y una infección.

Si se la causáramos, hay que desinfectarles la herida y curársela.

Los periquitos no son aves que suelan pegarse chapuzones en las bañeras especiales para colgar en jaula, esto más bien es propio de canarios, a ellos les gusta más restregarse contra algo húmedo, podemos probar a humedecerles una hoja de lechuga, aparte de que les encanta gustarán de acercarse a la hoja para refrescarse.

En verano y en días de mucho calor, podemos optar nosotros mismos por refrescarles con un pulverizador, procurando no darles directamente con el agua y mojarlos de pie a cabeza, es más preferible mojar partes de la jaula para que él luego se restriegue y se humedezca.

También hay que evitar que les dé el viento pues son muy propensos a resfriarse más si están mojados.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Un comentario en Periquitos: limpieza e higiene

  1. constans Dice:

    hola a todos quiero empesar la cria de estas avecillas que me gustan y esta informacion me sera de ayuda para poder realizar la cria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *