Periquitos: enfermedades parasitarias


Periquitos, enfermedades parasitarias

Este tipo de enfermedades depende del tipo de parásito que ataca a los periquitos y la ubicación del parásito (si es interno o externo). Conozcamos qué hacer en las más importantes enfermedades parasitarias.

1-Internos:

Los periquitos domésticos no suelen padecer este tipo de enfermedades, aunque siempre debemos estar alerta ya que las aves que compramos suelen provenir de pajareras en criaderos y pueden contagiar a todas nuestras aves.

Ácaros de los sacos aéreos

Esto ácaros, raros en periquitos, se sitúan en el interior de los sacos aéreos, bronquios y tráquea, irritándolas, lo que produce en el pájaro una respiración fatigosa, con un sonido característico, tos y un movimiento peculiar como tratando de expulsar algo de la garganta.

Si no se trata el periquito puede morir de asfixia.

En un pájaro afectado a la autopsia pueden observarse con ayuda del mi-croscopio pequeños puntos negros en el interior de la tráquea, son las agrupaciones de ácaros.

Además el periquito puede contagiar

a sus compañeros de jaula de forma directa o a través de la comida o el agua que se contaminan.

Tratamiento:

Evitar que el periquito realice esfuerzo fuertes que puedan fatigarlo.

Rociar el ave con acaricidas. El más usado es la Ivermectina.

Además es necesario hacer una fuerte limpieza de jaula y accesorios para evitar que queden ácaros que puedan reinfectar al periquito una vez sano.

Ascárides

El Áscaris es un gusano intestinal relativamente frecuente en periquitos de pajareras masales, y en general en las aves. Estos parásitos lo debilitan mucho yen casos severos pueden provocar su muerte.

Síntomas:

  • Diarrea con fragmentos blancos en las heces o semillas sin digerir.
  • Decaimiento
  • Fuerte adelgazamiento
  • Apatía
  • Somnolencia
  • Sed ardiente

Tratamiento:

Administración de un vermífugo (Ej.: Piberazina) en el agua de bebida.

Capilaria

Es, como el áscaris, un gusano intestinal, aunque más grave debido a que su tratamiento es menos efectivo. Puede causar la muerte.

Síntomas:

Parecidos a lo de los ascárides. (Diarrea, adelgazamiento crónico, etc.)

Determinación exacta a través de un análisis fecal de laboratorio.

Tratamiento:

El mismo que en ascárides, pero debemos enfocar más el interés hacia la prevención con buena higiene.

Coccidiosis

Los coccidios son unos diminutos protozoos que se adhieren a las paredes intestinales, destruyendo mucosas y provocando graves daños nutricionales, por dificultar la absorción.

En la mayoría de los casos causan la muerte.

Algunos periquitos infectados encuentran un equilibrio con la enfermedad y ellos mismos no enferman, pero pueden producir numerosas bajas contagiando a sus compañeros.

Por tanto deberemos tratar a todos los que están en contacto con un ave enfermo para evitar a estos portadores “sanos”.

Síntomas:

  • Enteritis, que podemos observar soplando el vientre ya que se verá el intestino hinchado y azulado.
  • Diarrea sanguinolenta.
  • Debilitamiento notorio.
  • Fuerte adelgazamiento crónico.
  • Secreción de baba por el pico.
  • Pueden aparecer síntomas de incoordinación por la falta de absorción principalmente de vitaminas del grupo B.

Tratamiento:

Se trata con sulfamidas (principalmente sulfaquinoxalina), pero ojo, el uso excesivo de las sulfamidas puede dañar el riñón.

Después de un tratamiento con estas ha de darse un tratamiento de vitaminas y probióticos.

Trichomoniasis

Enfermedad parasitaria causada por un protozoo llamado Trichomona. Aparece en periquitos y otras aves (muy conocido entre los criadores de palomas).

Las aves reproductoras pueden ser portadoras sin síntomas pero pueden transmitir la enfermedad por regurgitación a los pollos. Éstos son más sensibles a la enfermedad porque su sistema inmune no está bien desarrollado. A veces el contagio puede darse entre individuos de la misma edad.

Otra vía para adquirirla enfermedad es a través de agua y comida contaminadas por el parásito.

Se caracteriza por la aparición de placas amarillas en la cavidad oral.

Es importante distinguirla de la viruela aviar, micosis o la tuberculosis que también dan lesiones semejantes. Las aves afectadas pueden estar sin síntomas aparentes o sufrir lesiones graves que les causen la muerte.

Síntomas:

  • Plumas erizadas.
  • Incapacidad para comer (por la obstrucción del faringe y esófago).
  • Asfixia
  • Enflaquecimiento
  • Diarrea verdosa y viscosa. Aumento de la sed.

Tratamiento:

Existen en el mercado varios productos para combatir la tricomoniasis.

Todos ellos son derivados de los Nitromazoídes (Dimetrizadol, metronidazol…) y nos lo tiene que recetar un veterinario.

Es necesario tratar a todas las aves que hayan tenido contacto con el ave enferma. No se debe abandonar el tratamiento a pesar de que observe mejoría.

El tratamiento médico tiene que acompañarse de una limpieza y desinfección escrupulosa de la jaula y accesorios.

2-Externos:

Ácaro de la sarna

Este parásito es el más frecuente entre los periquitos. Normalmente atacan la cera nasal, el pico, las patas, la zona alrededor de los ojos y la zona alrededor de la glándula uropígea. No se observan a simple vista y su infestación de reconoce por la aparición de pequeñas costras y escamosidades blanquecinas o amarillentas en las zonas infectadas.

Donde primero aparecen suele ser en la zona del céreo y el pico.

Las aves infectadas sufren un fuerte picor y escozor en la zona, por lo que el periquito se muestra muy intranquilo, rascándose a menudo.

Un periquito puede estar contagiado de ácaros pero “mantenerlos a raya”, y la enfermedad no se manifiesta hasta que el periquito sufre un bajón en sus defensas, por algún motivo (estrés, infecciones, mala alimentación, etc.), y es entonces cuando manifiesta la enfermedad.

Si la enfermedad no se trata puede llegar a producir deformaciones en el pico y las patas en casos severos.

Tratamiento:

Se pueden tratar aplicando aceite de parafina sobre las zonas afectadas. Lo puedes comprar en cualquier farmacia. Además hay diversas pomadas que para tratar las patas son muy adecuadas.
Todos estos productos actualmente tienen como base el benzoato de bencilo.

También es muy importante continuar el tratamiento aunque ya no se vean las costras para asegurarla curación completa.

Se debe también desinfectar la jaula rocía amdola con algún spray acaricida mejor.

Ácaros de las plumas

Los ácaros de las plumas son relativamente raros en periquitos. Se fijan sobre todo en los cañones llenos de sangre de las plumas en crecimiento, haciendo que se rompan. Estos ácaros no son fáciles de detectar y puede que sea una causa frecuente de que los periquitos adultos pierdan parte o la totalidad de las plumas grandes.

Ácaro rojo

Este tipo de ácaro es también uno de los parásitos más frecuentes de los periquitos.

Reciben su nombre por el color que adquieren cuando han chupado sangre.

Viven en el entorno del periquito durante el día, ocultándose en perchas, rendijas de la jaula e incluso en el nido.

Por la noche los ácaros abandonan sus escondrijos para ir a picar al periquito y más tarde regresar de nuevo.

Síntomas:

El periquito se muestra nervioso y se rasca mucho, además se observa que no descansa bien por las noches y se mueve bastante. También puede padecer anemia debido a la pérdida de sangre.

Si se sospecha de una infestación se puede cubrir la jaula una noche con un trapo blanco, por la mañana podrán observarse claramente los ácaros rojos sobre el fondo blanco.

Tratamiento:

El tratamiento va encaminado al entorno ya que el parásito no se encuentra en el periquito durante el día.

Debemos lavar con agua hirviendo y un poco de lejía jaula, perchas, comederos, etc.
Además es bueno rociarlos con algún insecticida acaricida, los podemos encontrar en cualquier pajarería, en polvos o en spray.

Malófagos

Este parásito, de la familia de los piojos, no es demasiado frecuente en el periquito. Vive entre la piel y las plumas del periquito, alimentándose de escamas cutáneas y plumas.

Este tipo de infestación es, más que nada, molesta para el periquito, que sufre picores y escozores. Además del deterioro que sufre su plumaje.

Síntomas:

  • El periquito se muestra intranquilo.
  • Se observan partes roídas en las plumas.
  • Si examinamos el plumaje podremos ver a los malófagos.

Tratamiento:

El tratamiento con antiparásitos resulta bastante efectivo.




Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)






Un comentario en Periquitos: enfermedades parasitarias

  1. Zob Dice:

    Buenas Noche en casi dos dias perdi 12 periquito australianos quisiera me ayudaran todavia me quedan unos,los supuestos veterinarios no supieron decime que tenian y que darles. Los peri vomitaban una baba pegajosa mal olienta, debilitandose y muriendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *