Pekinés: período de gestación y parición


Pekinés, período de gestación y parición

Cuando se planea criar con animales seleccionados a fin de fijar determinadas características, es indispensable tener algunos conocimientos sobre genética, (factores hereditarios y herencia alterna).

Se debe efectuar un estudio completo de los pedigrees pertenecientes a los animales que se piensan usar, como así también de sus antepasados hasta la cuarta generación, determinando cuáles eran sus características dominantes, recesivas, y cómo las transmitían a sus descendientes.

Fisiología de la reproducción

En la fisiología de la reproducción en la hembra, el ovario desarrolla folículos y cada uno de ellos contiene un óvulo.

Cuando la hembra ovula (período de celo) expulsa estos folículos que son captados por las trompas uterinas. Si la hembra ha sido servida, los espermatozoides contenidos en el semen del macho se fusionarán con los óvulos produciéndose la fecundación, o sea, la hembra engendrará descendencia.

Consideramos los factores biológicos que posibilitarán la cría sistematizada. En los núcleos de las células germinales (que son las que intervienen en la reproducción únicamente: óvulo-espermatozoide, existe una estructura denominada cromosoma.

Los cromosomas tienen aspecto filamentoso, están constituidos por una cadena lineal de genes o factores hereditarios (como cuentas de collar).

Estos genes o factores hereditarios, son la estructura biológica, que controla y determina la herencia de una o más características en la descendencia.

En las células somáticas (que son las células que constituyen todos los tejidos del cuerpo, piel, músculos, huesos, etc.), los cromosomas existen de “a pares” y a estos pares se les denomina “homólogos”.

Cada especie tiene en sus células un número específico de pares de cromosomas. A este conjunto de pares se lo denomina “número diploide” y se lo representa (2n). En el perro (Canis familiaris) el número diploide es de 78.

Como recordaremos, en la fecundación se unen las dos células sexuales para formar una tercera denominada cigota o huevo. Esta célula aparentemente debería tener en su núcleo un número de cromosomas igual al doble del número diploide (2n) en la primera generación, y los probables hijos de la segunda generación de ésta a su vez deberían tener un número doble al de sus padres. Esto en ningún caso puede suceder porque alteraría el constante equilibrio que rige a los seres vivos.

De manera que existe un mecanismo que impide que las células alteren su número de pares de cromosomas. Este mecanismo denominado meiosis actúa durante la génesis de las células sexuales y reduce su número diploide a la mitad. Por lo tanto, una célula masculina sexual madura capaz de fecundar a otra femenina, tiene en su núcleo un solo cromosoma de cada tipo. Este número que es la mitad. del diploide se denomina “haploide’.

Como vemos, el juego cromosómico de la cigota esta formado por aportes paternos y maternos en partes iguales.

Es importante tener presente este concepto porque es de fundamental importancia en la realización de la cría.

Conozcamos algunos términos utilizados en genética

Herencia: conjunto de caracteres que se trasmiten de padres a hijos.

Variación: diferencias normales existentes entre individuos de una misma especie.

Fenotipo: caracteres morfológicos y funcionales que determinan a un individuo.

Alelos: rasgos que contrastan, heredados de tal manera que un individuo puede presentar cualquiera de ellos pero no ambos. Ej: (alto-bajo) (lacio-rizado) (blanco-negro).

Genotipo: gráfico en que se representa la constitución genética de un individuo.

Genes o factores hereditarios: tienen diferentes grados de potencialidad unos sobre otros, es decir; que para una característica dada, por ejemplo:
Estatura, en la que se puede exponer bajo dos formas alto-bajo.

El hijo de una madre baja y un padre alto puede ser “Bajo” aunque el padre sea “Alto” o el caso inverso. Este ejemplo tipo puede orientarnos en el complejo mecanismo de la genética; siendo su explicación: el gen para la estatura aportado por la madre es dominante sobre el gen paterno para igual carácter, que llamamos recesivo.

Potencialidad: en orden descendente: Dominante Dominante incompleto — Recesivo.

Definimos gen Dominante: al que se expresa en la descendencia tanto en individuo homocigota como heterocigota.

Gen Recesivo: aquél que se expresa sólo en estado de homocigota.

Homocigota puro: es el individuo que tiene dos genes exactamente iguales para una determinada característica.

Significa que un par de los cromosomas homólogos tienen un gen exactamente iguales en cada uno de ellos. Ej. tipo: cruzamos un conejo Blanco “puro” con un conejo Negro “puro” y la descendencia es Negra. Esto se debe a que los genes que controlan el color Negro son dominantes sobre el Blanco, aunque los padres sean individuos “Puros”. Un homocigota puede tener sus dos genes Dominantes o Recesivos.

Heterocigota o híbrido genético: es el individuo que tiene un gen Dominante y un gen Recesivo para una característica.

Según la Ley de herencia alterna de Mendel

Los factores hereditarios, como ya hemos dicho, presentan dos tipos: Dominantes y Recesivos. Los Dominantes a su vez pueden ser de dominancia completa o incompleta.

Si ambos genes o factores hereditarios son de dominancia puros, producirán Dominantes.

Si un factor es Dominante y el otro Dominante incompleto o Recesivo de acuerdo con la Ley de Mendel de herencia alterna producirán:

Primera generación: un 100 % de individuos Dominantes.

De esta primera generación, sus descendientes serán: 50 0/o híbridos, 25 0/o Dominantes y 25 0/o Recesivos.

Como puede apreciarse, el factor Recesivo vuelve a aparecer en la segunda generacion. Ej. tipo: Dos individuos con genes puros pero de opuestas características Alto – Bajo, en la primera generación darán todos individuos Altos determinado por el factor Dominante Alto sobre el Bajo que se vuelve Recesivo.

Si estos Híbridos se cruzan darán: un 50 0/0 Híbridos Altos, un 250/o Altos Dominantes y un 250/o “Bajos”.

Estos Híbridos llevaban el gen para la estatura Baja Recesivo y produjeron en un 250/o. Bajos.

Los Recesivos nunca originan Dominantes, y los que parecen Dominantes, por ser dominantes incompletos, algunas veces producen recesivos.

Sólo podremos determinar el Tipo de cada animal con el resultado de los apareamientos. Es importante recordar que un individuo puede ser homocigota para algunas características y heterocigota para otras. La tarea del criador consiste en la valoración de los rasgos para conseguir el animal de nuestro agrado.
Es un problema complejo y. no exento de sinsabores, ya que mientras tratamos de mejorar una característica, podemos perder otra y así sucesivamente, pero, no obstante, debemos continuar trabajando con esmero ya que así obtendremos animales que mejorarán la raza y serán una gratificación para nuestra inquietud científica.

Período de gestación y parición

Antes de hacer servir a una perra, ésta debe estar desparasitada, pero ello debe hacerse previo a la entrada en celo, no debiéndosele suministrar antiparasitarios a una perra en celo ni durante las tres primeras semanas después del servicio.

Una vez cubierta la perra, el período de gestación puede ser de 58 a 62 días, que a veces puede alargarse a los 63 ó 64 días, variando según el animal. Es dificil predecir si la perrra ha quedado preñada durante las primeras 4 semanas por cuanto no se manifiestan cambios visibles. Un animal muy apegado a sus amos, al experimentar algunos cambios de carácter y probablemente falta de apetito, pueden ser indicio de su estado.

Estando la perra gestando, sus hábito no deben ser cambiados, debiéndose continuar con los paseos diarios. con mucho sol y aire. A medida que transcurra el tiempo, si la perra no se siente con deseos de continuar con los paseos, se debe respetar su decisión, acortándolos ya que a medida que se va sintiendo más pesada graduará sus ejercicios. No se le debe obligar a continuarlos. Se deben extremar los cuidados en su alimentación, la que deberá aumentarse en forma gradual, aunque sin llegar a engordarla. Se le deben administrar vitaminas y calcio. a fin de tener la seguridad de que los cachorros nazcan fuertes y saludables, y para ello lo mejor es consultar con el veterinario a fin de que le prepare un régimen de comidas y vitaminas a tomar, durante el período de gestación. El animal debe tener agua a su alcance durante las 24 horas del día. A medida que se acerque el día de la parición, la perra seguramente perderá un poco el apetito ya que los cachorros en su vientre le abultan bastante. Cuando ya esté próxima a ser madres se le deberá cortar el pelo alrededor de la cola siempre que tengan pelo largo a fin de evitar cualquier posible accidente durante el nacimiento; como ser que algún cachorro quede enredado en el pelo de la madre o que ésta, al levantarse en forma inesperada cause involuntariamente la muerte al cachorro por estrangulación o rotura de cuello.

Para la parición, debe prepararse a la perra un lugar cómodo, independiente, caliente y bien aireado, al que se la llevará unos días antes.a fin de que se ambiente.

Al aproximarse el día, la perra comenzará a orinar con más frecuencia; y para poder calcular el momento aproximado, se le tomará la temperatura dos veces al día durante los 6 últimos días previos a la fecha calculada. Mientras está gestando la temperatura se mantiene sobre lo normal, pero una vez que ésta sufre un descenso es indicio, de que está próximo el alumbramiento dentro de las 24 horas, (aunque no es indicio demasiado seguro).

Al comenzar los dolores, la perra se excita, jadea y respira en forma apresurada, como así también se limpiará la cola continuamente.

El nacimiento de los cachorros puede comenzar casi inmediatamente con los primeros dolores o al cabo de 1 a 1 1/2 horas. Si éste demora más de 2 horas habrá que llamar al médico veterinario, ya que podrían surgir inconvenientes: mala ubicación del cachorro. rotura previa de la bolsa fetal o necesidad de recurrir a cesarea. Durante ese tiempo, la perra tendrá períodos de pujar seguidos por otros de descanso, lo que le permite recuperar fuerzas.

En una parición normal, primero aparece una descarga líquida rojiza, y a continuación, la bolsa de agua. Cada cachorro nace envuelto en una bolsa provista de líquido amniótico, el que una vez nacido, la perra desgarra con sus dientes absorbiendo el líquido como así también la placenta, y cortando el cordón umbilical que la une al cachorro. Todo este trabajo lo realiza en contados segundos, y luego dirige su atención al cachorro el cual limpia y frota hasta que comienza a respirar, se mueve y emite su primer quejido (no siempre). Si el cachorro luego de ser bastante masajeado no da indicios de vida, la perra lo apartará para continuar con el próximo.

Normalmente este trabajo lo realiza sola, pero en casos en que no lo haga, se le debe prestar ayuda con los correspondientes cuidados de esterilización y asepsia.

Prepara con anticipación lo que pueda necesitar: una tijera y alcohol para esterilizarla llegado el momento. Un carretel de seda para atar el cordón umbilical de cada cachorrillo después de haberlo cortado (previo a cortar el cordón debe sacar la placenta con cuidado), siempre que pueda apartar la cara del cachorro de la bolsa. La bolsa debe ser cortada y para ello tome un pliegue cortándolo con suma atención, a fin de no lastimar al cachorrito.

El cordón se cortará a unos 5 centímetros del cuerpo y se ata con el hilo de seda en el extremo (mejor atar primero para luego cortar el cordón) no demasiado cerca del vientre. Ate fuertemente con dos nudos o más y luego corte el hilo lo más corto posible, ya que de quedar puntas, seguramente preocupará a la madre la que tratará de arrancarlas. El cordón comenzará a secarse y aproximadamente a los dos días caerá por su cuenta. Busque a limpiar y librar de mucosidades la boca del cachorrito y luego se le ofrece a la madre para que comience a masajearlo y frotarlo hasta que respire; dejándola que se haga cargo de la situación Es raro encontrar una madre que se despreocupe totalmente de sus cachorros, pudiendo suceder que se encuentre inhibida por no saber qué hacer.

El nacimiento de los cachorros restantes no es regular pudiendo nacer uno tras otro con pequeños lapsos o demorarse entre una o más horas. Durante ese tiempo la perra descansa tranquila atendiendo a sus cachorros nacidos, los que buscarán las mamas. para comenzar a succionar. Si la leche no fluye al contacto de la boca de los “bebés”, no es motivo de susto, ya que puede comenzar a fluir al poco rato o durante las primeras 24 horas Tampoco le pasará nada a los recién nacidos si no comen hasta las 24 horas, con tal de que estén bien abrigados y calentitos (lo que es muy importante).

Durante la parición es probable que la perra se niegue a ingerir agua, pero puede serle ofrecida lecha fría, no tibia, siendo que la leche fría parece estimular las contracciones, en cambio la tibia podría inducirla al sueño.

Durante las primeras 24 horas, la perra debe ser alimentada solamente con líquidos, pasadas las mismas, podrá dársele un poco de carne y transcurridos dos días se le ofrecerá toda la comida que apetezca (aunque debe ser regulada de acuerdo a la cantidad de cachorros que haya dado nacimientos y estén con vida a fin de que coma lo suficiente para criar bien a sus hijos y fortalecerse ella misma.

  • Los primeros tres días de vida de los cachorros son de vital importancia, por lo que debe vigilarselos a fin de que todos tengan su buena ración de leche de la madre y de que en ningún momento tomen frío. (Es muy importante que la cama de la hembra con su cría se encuentre ubicada en un lugar seco, caliente y sin corrientes Además que tenga buen sol y ventilación adecuada)
  • Un hecho curioso es la actitud de las madres que. si su intuición les predice que uno de sus cachorros es débil y no podrá sobrevivir, lo aparta de su lado dejándolo morir por inanición. A simple vista parece cruel pero no lo es ya que de esa forma la perra provee de más probabilidades de vida a los cachorros más fuertes. (Son secretos de la naturaleza)
  • Debe comprobarse el estado de las uñas de los cachorritos y si las mismas están muy largas habrá que cortarlas, ya que si lastiman las mamas de la madre. ésta, por el dolor que experimenta, podrá rechazar a los cachorros.
  • Cuando los cachorras ya cuenten con tres semanas de edad y comienza la erupción de la dentadura temporal es conveniente ayudar a la madre con la alimentación de los cachorros. Se comenzará con un poco de carne en forma de papilla, o sea, que debe rasparse con un cuchillo y ésta papilla se le introducirá en la boca en muy pequeñas cantidades a cada cachorro.

Muy pronto comienzan a comerla solos. Transcurridos tres días puede dárseles dos comidas de carne, y pasado dos días se le aumentará una comida más, pero ésta de leche con un poco de cereal hervido. (importante: la madre debe seguir amamantando a los cachorros).

A las 4 semanas deben comer dos comidas de carne y una de leche. A las 5, ya se les podrá aumentar a 2 comidas de carne y 2 de leche especialmente preparadas. Siempre las cantidades deben adecuarse al tamaño del animalito y de la capacidad del estómago, cuidando que no se hinche ni quede vacío después de la ingestión del alimento. Al comer se le debe notar la redondez de su vientre lleno (hay personas que con el puño calculan la capacidad de sus estómagos y tomando esa medida como base para la preparación de la cantidad de alimento a darles por vez van aumentando en forma progresiva).

  • Los cachorros nacen con los ojos y conductos auditivos cerrados, y al cabo de 10 a 12 días comienzan a abrirlos: aunque un poco discutido, ya que se cree que abren los ojos a los 73 días después de la concepción, lo que representa que si algunos cachorros nacen antes de los 60 días, éstos rara vez los abren en el término mencionado sino que más tarde; y en caso de que nazcan más tarde podrán abrir los ojos más pronto.
  • Tanto los niños como lo cachorros, al nacer tienen los ojos celestes y ello se debe a que las capas superficiales del iris no contienen pigmentación y las capas más profundas en lugar de aparecer oscuras se ven celestes. Más tarde, con el desarrollo, el pigmento se fija en las capas superficiales y es cuando el tan deseado color oscuro en los perros aparece Los ojos claros en los perros se debe a la insuficiente cantidad de pigmentación o, a la presencia de suficiente pigmentación pero escaso color. El color del pelaje del animal también influye.



Califica este Artículo:
3.20 / 5 (5 votos)






3 Comentarios en Pekinés: período de gestación y parición

  1. magela Dice:

    hola mi perra pekines se embarazo de su hijo es bueno o malo

  2. Melissa Dice:

    Muy buen documentado

  3. Yaimi Dice:

    Bien explícito todo, muy buena documentacion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *