Pedigree y registro del Cocker Spaniel


A veces los compradores de los perros son engañados por el vendedor con tales astucias que les hacen creer que su perro es algo especial. El término «pedigree» es bien distinto que el de «registro». El pedigree no es más que una declaración hecha por el criador del perro, formulada en un impreso especial asequible a cualquier tienda de perros o club canino, en el que figuran los nombres de varias generaciones de las que procede el nuevo perro.

Quedan registrados los antecedentes del animal y otros datos de interés, tales como fecha de nacimiento, raza, sexo, padre y madre así como el nombre y dirección de su criador, etc. Si tu perro tiene campeones de pura raza entre sus antepasados, la documentación del pedigree sirve de evidencia de la buena historia del ejemplar, pero si los nombres que figuran en el pedigree no son significativos tampoco lo es el documento por sí mismo. El hecho de que un perro tenga su pedigree no supone necesariamente que esté registrado en su club o asociación canina.

Los papeles de registro del «American Kennel Club» en los Estados Unidos o del «Kennel Club» en Gran Bretaña atestiguan que tanto la madre como el padre del perro han sido de pura sangre dentro de la raza que representan y que fueron registrados en algún Club. Normalmente, todo perro registrado dispone a su vez de un pedigree completo.

Los papeles de registro que recibes al comprar un cachorro, simplemente te permiten registrarlo, pues el criador normalmente sólo registra la camada, por lo que queda a la responsabilidad del comprador registrar y dar nombre a su cachorro en particular. Los papeles deben rellenarse y enviar a la dirección que figura en los mismos, junto con los honorarios correspondientes al regístro, de donde recibirás un certificado de registro.

De paso diremos que ni el pedigree ni el registro tienen que ver con las licencias, que es una cuestión regulada por el municipio y que se aplica tanto a los perros de pura raza como a los mestizos. Entérate de cuáles son las ordenanzas locales en tu pueblo o ciudad y la forma de aplicarlas a tu perro; adquiere la correspondiente licencia y colócala en el collar del perro para facilitar la identificación.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *