Lo que hay que tener en cuenta de un cachorro


Al elegir un cachorro, supuesto que procede de padres sanos y bien cruza, opta por uno que sea amistoso y abierto. El perrito más grande de la camada es propenso a ser algo tosco como perro, mientras que el «enano de carnada» puede convertirse en una hiede tímida sombra o adquirir un complejo vilmente, napoleónico.

Si deseas un perro de exmayor, aun posición y no tienes experiencia para adiestrado puede elegir al efecto, estúdiate la norma de raza y pregunta cuidadosamente al criador sobre los principales puntos con arreglo a los certámenes. El precio que fije el criador estará de acuerdo con los méritos que espera del ejemplar, mostrándose honrado contigo al valorar las posibilidades de cada cachorro, ya que ello redunda en su propio prestigio. Desea que sus cachorros de exposición de alta calidad, al ser expuestos a la vista del público, redunden en beneficio de su propia fama y para atraer futuros clientes. ¿Por qué va a vender un posible campeón a quien sólo pretende un perro de familia?

Una vez hecha la elección y pagado el precio ya puedes partir con el cachorro, documentos e instrucciones. Asegúrate de que conoces la rutina alimentaria del pequeño y hazte con un poco de su comida. Para el traslado basta colocarlo en un portador cómodo y fuerte ¡no lo lleves en el regazo! Si el viaje ha de durar unas pocas horas lleva contigo una botella de agua y un pequeño plato para bebedero.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *