La vejez del perro Bóxer


Al perro que envejece le debemos un cariño especial. Nada tiene que ver con la compasión el hecho de que lo protejamos ahora, cuando ya no puede saltar por encima de un muro alto, sino más bien con el agradecimiento por haber sido durante toda su vida nuestro fiel acompañante y defensor, que nos ha proporcionado muchas alegrías y nos ha ayudado a olvidar no pocas preocupaciones.

Mientras el torpe cachorrito se gana nuestra admiración y el animal adulto —valiente y apegado— es para nosotros motivo de orgullo, el bóxer ya entrado en años, cubierto de pelo cano, nos llega a conmover. Todos sus esfuerzos y afanes van exclusivamente dirigidos a su dueño y su dueña. Los ojos oscuros lo observan desde la encanecida máscara, los movimientos se vuelven más pausados, pero el animal aún se muestra siempre dispuesto a acompañarnos, si bien cada vez deberemos adaptar en mayor medida nuestros pasos a los de nuestro anciano camarada. Él se sentirá feliz ante nuestra proximidad y hemos de procurar no cargarlo con experiencias demasiado nuevas para él.

Quizás incluso debamos renunciar a un viaje durante las vacaciones, a fin de que el perro pueda permanecer en su entorno habitual. Para la persona que contempla a su bóxer como el amigo con el que ha compartido tantos años, eso no ha de costarle ningún esfuerzo. Cuanto mayor es el perro, más se debe reducir el contenido de su ración diaria para conservarlo junto a nosotros el mayor tiempo posible. Las enfermedades, más que la debilidad propia de la edad, son las que suelen conducirlo a la muerte, y un posible exceso de grasas podría contribuir de forma importante a ese desenlace. Así pues, mimarlo con una alimentación irregular y excesiva no es el modo más idóneo para demostrarle nuestro amor.

La principal actividad de nuestro bóxer en esta etapa final de su vida consistirá en descansar, que no significa dormir, como piensan muchos. Asimismo, puede hacerse evidente la pérdida de capacidad de uno de sus sentidos. Sólo el veterinario puede determinar si el animal está sufriendo a causa de dolores y si es conveniente liberarlo de ellos. Lo que su pérdida significa, en última instancia, es algo que no puede explicarse con palabras.

Observando unas normas determinadas, el perro puede ser enterrado en un terreno privado. En algunos lugares existen cementerios para perros, así como crematorios privados. Por lo demás, puede consultar al veterinario o pedir información en el ayuntamiento local.

El vacío que deja el animal es grande, y el mejor remedio para combatirlo es adquirir enseguida otro cachorro. Pero nunca se debe creer que al comprar un perrito de la misma raza y color se va a recuperar al amigo perdido, ya que cada perro es distinto y apenas comparable con su predecesor. Tendremos, por tanto, un nuevo bóxer en casa, el cual contribuirá con sus travesuras a desvanecer la tristeza causada por la pérdida sufrida, aunque nunca borrará el recuerdo del anterior.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






4 Comentarios en La vejez del perro Bóxer

  1. patricio Dice:

    por lo que leo amigos. ya no me siento tan mal no sabia. q los boxer vivian tan poco en realidad cuando uno ama a alguien. siempre. el tiempo es poco. mi matilde tiene 14 años. tiene. verrugas. le cuesta u. poco caminar a veces. la saco a la calle. para que mire. lo que pasa afuera. yo pensaba que. la habia cuidado mal. pero. averiguando y por la edad. q tiene me. doy cuenta. q a los 14 años. un perrito boxer a vivido bien me alegro de saber de sus. amados ya que. creo q a esa. edad. es una buena voda la que. han llevado creo q me. ueda poco tiempo cob matilde el cual tratares. de aprovechar ??

  2. Malena Alvarado Dice:

    Ahora mismo estoy sufriendo mucho mi Shazam mi boxer tiene 14 años ya no puede caminar bien no se puede sentar y cuando quiere pararse no puede le duele mucho me causa un gran dolor yo quiero que siga conmigo pero me dicen que soy egoísta que debo dejarlo ir porque sufre con lo que tiene y yo se que es así y ya decidieron en mi familia que el veterinario sabrá darle un buen descanso yo no quiero me causa mucha dolor separarme para siempre de el pero después digo que es lo mejor tantos años conmigo me duele el alma no tenerlo más a mi lado

  3. delia saavedra Dice:

    Gracias por sus palabras que ha escrito, mi boxer Ranger lo cuido desde que tenia un año de vida era un perro que nacio en mi escuela y lo cuide hasta que lo traje a mi casa hace un año, que me lo dieron porque pase años pidiendolo que me lo dieran y al fin esta viviendo conmigo, el tiene 17 años, estoy tan preocupada por el, tiene una severa atritis en sus patas traseras, le han salido verrugas en sus oidos y ojos, ya lo operaron de esas verrugas de los ojos pero del oido solo pudieron quitarle solo 3 de las 4, su conducta es mas que celosa no deja que mis otros perritos se acerquen a mi, lloro porque ya le cuesta caminar, a tal punto que defeca cuando se para, siento que ya muy pronto me tendre que despedir de él, que tendre que llevarlo a la veterinaria para que termine sus dolencias, su verruga de la oreja le molesta, le supura secrecion negra y todos los dias le limpio su oidito. pero esas palabras que escribio me han hecho sentir que tengo que dejarlo ir que no puedo retenerlo lo amo pero lo estoy haciendo sufrir. pero sus palabras me dan consuelo. mil gracias por ella.

  4. Jesus Lara Dice:

    Así es, mi perro boxer “Boster” estuvo con nosotros 14 años, y siempre fue el mas fiel, el pasado 10 de julio Boster se nos fue, llore, y aun lo extraño, lo bonito de este asunto es que hace 20 días rescate a 3 cachorritos boxer de ser sacrificados, solo por que la dueña los los pudo vender y ya no los quería, regale 2 cachorritas y yo me quede con el macho, el pequeño “Yenko”. Quien me recuerda a mi boster, salvo que Boster era blanco no una mancha en su ojo derecho y Yenko es leonado, pero en definitiva los Boxer son la mejor, mas cariñosa y fiel de las razas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *