La educación del gato


La educación del gato

Los gatos se pueden educar, al igual que cualquier otro animal doméstico, a pesar de que su carácter independiente dificulte el procedimiento.

Que los gatos aprendan algo enseñado por el hombre es una tarea muy difícil, pero no imposible.

Pero, ¿por qué es tan difícil educar al gato si tiene uno de los cerebros más desarrollados entre los mamíferos? Porque el gato posee un esquema mental de comportamiento diferente al perro y al hombre.

Esto se debe no tanto a que el gato es un individuo de vida solitaria, sino a que es un cazador solitario, y como se desenvuelve sin ayuda de otros congéneres, no da, ni recibe órdenes, entonces su esquema mental de comportamiento no incluye responder a una cadena de mandos como lo hace el perro y el hombre.

Como no da ni recibe órdenes (salvo en la relación madre hijo) es muy difícil motivarlo para enseñarle algo, al gato no le interesa “congraciarse” con su superior como lo hace el perro y el hombre, por lo tanto aprende sólo lo que realmente le interesa, por ejemplo muchos gatos aprenden solos (por el método de prueba y error) a abrir los picaportes de las puertas para poder salir a pasear.

Gracias a este aprendizaje selectivo, también aprenden a abrir las refrigera-doras si lo que desean es obtener comida. Pero, esto no quiere decir que no debamos intentar una educación básica que nos permita disfrutar de nuestro gato.

La educación de un gato tiene por fin lograr una excelente convivencia con su propietario. Se debe comenzar temporalmente para que el gato incorpore es-tas enseñanzas en su etapa de socialización donde el aprendizaje es rápido y quedará en su memoria para siempre.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *