Importancia de la prevención de enfermedades bucales en su perro


Para llegar a las raíces de los problemas dentarios caninos conviene que el propietario sepa que el 75 % de los problemas suficientemente serios para necesitar la asistencia del veterinario, y cerca del 98 % de piezas perdidas se pueden atribuir a desarreglos de ortodoncia que no sólo dañan la dentadura, sino también las encías y otros tejidos de la boca, que en casos graves lleva aparejadas toxinas bacterianas que son absorbidas por el flujo sanguíneo con daños permanentes en el corazón y riñones; sarro, deformidades y mal aliento se acumulan, y el perro muestra una pérdida completa de apetito. En casos prolongados la enfermedad se manifiesta por sí misma po síntomas simples tales como diarrea y vómitos.

Estos contratiempos merecen toda 1 atención por parte de los dueños d perros: los dientes del perro tiene gran importancia para su posterior salud. La acumulación de placas y resto de comida mezclados con la saliva en contacto con la superficie de los dientes es un signo seguro de la formación potencial de bacterias. En cuanto se reúne material tóxico, el hueso de alrededor del diente se corroe. Si no se presta atención y las placas y cálculos persisten, las células agresivas forman pus en la raíz de los dientes separándolos de las encías. Los desecho son tóxicos y matan los tejidos boca les. Esta es una situación de lo más indeseable ya que el endurecimiento de los cálculos dentales es el agente, causante más directo de la odontitis.

En realidad, la enfermedad es el resultado de un cierto número de factores actuantes, siendo los más corrientes: la edad avanzada, un régimen compuesto sólo de materiales blandos o semi-blandos, la caries dental, mastica continuamente fibras e incluso come heces.

Así como a los humanos les es necesario cepillar los dientes y visita regularmente al dentista, unos reconocimientos veterinarios ayudan a controlar los problemas dentarios de los perros. Si la degeneración ha comenzado ya a erosionar el barniz e infectar las encías se puede acudir a rutina complicadas y costosas en la boca dientes descuidados. Para eliminar los cálculos ya forma dos se recurre a la limpieza, pulido desescamado.

Los propietarios deben responsabilizarse de la salud de sus perros, y cuidado de los dientes no es el mejor de los cuidados necesarios. Un cepillado diario con una solución de bicarbonato es lo mejor que se puede hacer, pero muchos propietarios opinare que esto resulta tedioso o difícil da realizar. El procedimiento que ha de mostrado ser el más eficaz para impedir, reducir y combatir estos contra tiempos y los cálculos formados, e proporcionar al perro un objeto de polímero termoplástico para que muerda.

En el aspecto humano se acepta generalmente (e incorrectamente) que los alimentos fibrosos y los regímenes no afectan a la sanidad bucal. Este es un punto discutible ya que la práctica del cepillado es con mucho la técnica más eficaz para evitar la acumulación de placas, los cálculos y otros males. Los estudios sobre sujetos humanos no han hallado ningún beneficio en comer manzanas, zanahorias, etc. Si las personas no pueden cepillarse es difícil conducir una experiencia clínica durante más de una semana.

Los nuevos conocimientos adquiridos durante los últimos años relativos a la sanidad dental de los animales han hecho que muchos veterinarios recomienden a los dueños de perros algún tipo de juguete para morder. Existen productos de estos en diferentes tamaños (para perros también de distintos tamaños) moldeados en formas atractivas: huesos, pelotas, nudos y anillas (e incluso en forma de juguete para ejercicios de tracción). El valor de entretenimiento del «Gumabone» ® es una ventaja añadida a la lucha contra el decaimiento de los dientes. Estos productos están aromatizados de jamón, construidos con un polímero termoplástico diseñado para durar diez veces más que cualquier otro producto, goma o polivinilo, que no pueden ofrecer los beneficios ya demostrados del «Gumabone».

Naturalmente no hay nada que pueda sustituir la atención profesional periódica de dientes y encías del perro, así como tu cepillo de dientes no puede reemplazar a tu dentista. Teniendo el perro los dientes limpios por el veterinario por lo menos una vez al año (o mejor dos) el animal estará más sano y alegre siendo así un compañero más placentero.
El «Gumabone»® se puede adquirir a través de los veterinarios o en los comercios de perros.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *