Historia del Cocker Spaniel


Nadie conoce el comienzo de la estrecha colaboración entre humanos y perros, pero probablemente esta relación puede haber existido durante miles de años antes de nuestros más antiguos conocimientos. Las más antiguas esculturas o bajorrelieves conocidos representan frecuentemente escenas en las que figuran perros. Desde un principio, la familia canina ha desarrollado y producido tantos tipos que el American Kennel Club tiene reconocidas actualmente más de cien razas separadas, habiendo además varias razas más aún no reconocidas.

Muchas de las actuales razas de perros son razas obtenidas por los criadores, buscando determinadas características. Las cuartillas son fuertes y cortas. Las patas traseras son musculosas con huesos resistentes y buena angulación en la articulación con muslos potentes y bien definidos, sin deslizamiento tanto en movimiento como en reposo. También los corvejones son fuertes y con buena caída. Vistas desde detrás, las patas traseras se presentan paralelas tanto si están en reposo como si están en movimiento. Los pies son grandes, redondos y compactos, con almohadillado calloso. No se desvían hacia adentro ni hacia afuera. Pueden eliminarse los falsos dedos.

La capa del Cocker Spaniel es sedosa, lisa o ligeramente ondulada. La textura es el aspecto más importante de la capa. Una capa excesiva, rizada o de textura algodonosa es objeto de penalización. En la cabeza, la capa es corta y fina, en el cuerpo es de longitud media, con suficiente base para proporcionar protección. Las patas, pecho, abdomen y orejas son muy peludos, pero no tanto como para ocultar las formas y movimientos del perro o para afectar a su aspecto y función como perro de caza. La cola cercenada del Cocker Spaniel se acomoda al caso: si el perro está en movimiento, la actitud del rabo debe ser alegre. La cola va situada sobre una línea con pendiente igual o ligeramente superior a la de la línea dorsal y nunca rectamente hacia arriba, como un terrier, ni tan baja que aparente timidez.

En cuanto al color, el Cocker Spaniel se clasifica en: variedad en negro; cualquier color distinto al negro, y variedad multicolor. La variedad en negro incluye perros completamente negros o con topos color canela. El negro debe ser azabache, sin matizados marrones en el brillo de la capa. Se admite un poco de blanco en el pecho y/o en la garganta, pero la presencia de blanco en cualquier otro punto es causa de descalificación. Se admiten también otros colores sólidos, además del negro, así como esos mismos colores pero con puntos canela. El color debe estar uniformemente matizado, permitiéndose un ligero coloreado. Lo mismo que en el caso del negro, se admite una ligera cantidad de blanco en el pecho y garganta, pero en ningún otro punto, pues sería motivo de descalificación.

La variedad multicolor tiene dos o más colores definidos y bien delimitados, uno de los cuales debe ser precisamente el blanco, incluyendo los perros con puntos canela. Es preferible que estos puntos canela tengan la misma forma que los puntos en los perros negros y ASCOB («Any solid color other than black», cualquier color sólido, que no sea negro).

Los ruanos están catalogados como de colorido múltiple y pueden tener cualquiera de las presentaciones usuales. Cualquier multicolor que tenga el 90 % o más del color primario debe ser descalificado. En perros con puntos canela, el color de éstos puede ir desde el crema más ligero hasta el rojo más oscuro y quedar limitados al 10 % o menos de la superficie de la capa del perro; más de esta proporción es descalificante. Las distintas marcas deben localizarse: como un punto canela clara sobre cada ojo, en las mejillas, en los lados del hocico, sobre todos los pies y patas, debajo de la cola y en el pecho (esta marca es opcional; su presencia o ausencia no penaliza). Los puntos no fácilmente visibles, o que se reducen a sólo trazas, deben penalizarse. En las variantes negra y ASCOB la ausencia de canela en cualquiera de los lugares especificados en un perro con otras marcas, descalifica.

El Cocker Spaniel tiene el andar típico del perro cazador que es suave, coordinado y sin esfuerzo. Debe existir equilibrio entre las partes delantera y trasera del animal. Con su actuación el cocker Spaniel abarca un cierto territorio. No debe confundirse nunca un movimiento excesivo con el andar normal.

La altura ideal hasta la cruz de un Cocker Spaniel macho adulto es 38 cm y de 35,5 cm si es hembra. Se acepta una tolerancia en más o en menos de 1,5 cm. Un macho que supere los 39,4 cm o una hembra que supere los 36,8 cm deberán ser descalificados, y un perro con menos de 36,8 cm o una hembra con menos de 34,3 cm deberán ser penalizados. En Gran Bretaña a esta raza se la denomina Cocker Spaniel Americano.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *