Hemorragias en los perros

Heridas en los perros

Los cortes poco profundos no revisten gravedad, pero son molestos. La hemorragia se puede detener fácilmente presionando la herida durante unos minutos con un pañuelo limpio. Cuando esté bajo control, debe hacer varias cosas para acelerar la cicatrización y evitar la aparición de infecciones.

  • Limpie la herida. Lávela para eliminar las bacterias y evitar las infecciones. Basta con usar agua y jabón, aunque es mejor aplicar una solución antiséptica que contenga clorhexidina, de venta en farmacias.
  • Córtele el pelo. “Cuando se haya detenido la hemorragia y la herida esté limpia, es importante conservarla así. Los perros de pelo largo, sobre todo, requieren un corte de pelo en la zona de la herida para evitar que se introduzcan pelos en ella”; dice el doctor Jensen.

“Tras cortar el pelo, aplique un poco de vaselina en la herida para que los pelos queden pegados a ella —dice Stuart Gluckman, veterinario de Mendon, Nueva York—. Quite la vaselina con los pelos adheridos con la ayuda de un pañuelo.”

Cortes profundos

Los cortes que revisten gravedad, producidos por ejemplo por traspasar una puerta corredera de cristal o pisar un trozo de metal dentado, no suelen ser frecuentes, pero requieren actuar rápido. Lo primero es detener la hemorragia. He aquí cómo hacerlo.

  • Ejerza presión. “La mejor manera de detener la hemorragia es ejercer presión directamente sobre la herida'; dice el doctor Gluckman. Use una toalla, un pañuelo o un trapo limpios o su propia mano. La hemorragia debería disminuir a los pocos minutos. Si la toalla se empapa de sangre, ponga otra encima. No quite la primera, ya que puede romper el coágulo formado sobre la herida. Siga presionando hasta que se detenga la hemorragia.
    Si la hemorragia no desaparece al cabo de unos minutos, oprima uno de los puntos de presión del perro, es decir, aquellos lugares donde las arterias están muy cerca de la piel. Al oprimir un punto de presión, la arteria se comprime e impide el paso de la sangre a la herida. Una hemorragia grave puede provocar la muerte, así que actúe con rapidez y acuda de inmediato al veterinario. Los puntos de presión más importantes son:
  1. La parte interior superior de las patas delanteras: para frenar las hemorragias de las patas delanteras.
  2. La parte interior superior de las patas traseras: para frenar las hemorragias de las patas traseras.
  3. El envés de la cola: oprima este punto para frenar las hemorragias de la cola.
  4. Prescinda del torniquete. “El uso de torniquetes puede ser más perjudicial que beneficioso —dice el doctor Gluckman—. Úselo sólo como último recurso para evitar que su perro muera desangrado. He visto muchos casos de perros que han perdido la vida por llevar un torniquete de forma incorrecta o muy apretado.”
  5. Llévelo a cuestas. “Cárguelo siempre que pueda si está sangrando mucho hasta que llegue a la consulta del veterinario —aconseja el doctor Gluckman—. Si continúa andando, sangrará cada vez más.”

La mayoría de los cortes se producen en las almohadillas de las patas

Aunque casi nunca revisten gravedad, constituyen un problema, ya que se pueden abrir de nuevo mientras el perro camina”; dice el doctor Jensen. No puede impedir que su perro apoye las patas hasta que la herida cicatrice, pero sí taparla y evitar que se produzcan infecciones.

Limpie bien la herida. “Los cortes en las almohadillas se ensucian enseguida, por lo que es importante limpiarlos bien, a ser posible con una loción antiséptica como Beta-dine”, recomienda John Giannone, veterinario de Yorktown Heights, Nueva York.

Protéjala. “Aunque las heridas suelen cicatrizar antes si están al descubierto, los cortes en las almohadillas deben taparse para prevenir la aparición de infecciones y nuevas hemorragias” dice el doctor Giannone. Cuando haya limpiado la almohadilla, acaríciela con cuidado. Ponga un poco de pomada antibiótica en una gasa y aplíquela sobre la herida. Vende la pata de abajo hacia arriba, pero no cubra los dedos para observar si se produce hinchazón. “Use una venda de al menos 0,5 mm de grosor las heridas de las patas”, recomienda el doctor Jensen. Péguela con esparadrapo y cambie la venda cada 24 horas o más a menudo si se moja o desprende mal olor.

Observe la pata de vez en cuando para comprobar que la venda no impide la circulación. “Si la ha apretado mucho, la zona de los dedos se hinchará antes de que pasen 24 horas”, dice el doctor Jensen. Si es así, quite la venda, limpie de nuevo la herida y vuelva a vendar la pata, pero esta vez no aprete tanto.

Cubra el vendaje. “Proteja el vendaje de la suciedad y la humedad con una bolsa de plástico alrededor de la pata o con un calcetín cada vez que el perro salga —dice el doctor Gluckman—. Quíteselo cuando vuelva a entrar o acabará por empaparla de sudor.”

Pida consejo

La mayoría de los cortes parecen mucho más graves de lo que son. En cambio, las heridas provocadas por los mordiscos parecen más leves y sangran menos. Pero las apariencias engañan. Estas últimas suelen ser más profundas y presentan unos orificios estrechos por donde se introducen las bacterias de la saliva. “Estas heridas se pueden infectar con mucha facilidad —dice Stuart Gluckman, veterinario de Mendon, Nueva York—. Es mejor tratarlas con antibióticos orales o inyectados recetados por el veterinario.”

Llame al veterinario si el corte mide más de 2,5 cm de longitud, si está cerca del ojo o próximo a una parte delicada del cuerpo



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)


El Tablón gratis de consultas veterinarias de ComoCriar.org



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>