Hámster enano Chino Cricetulus Griseus


Este hámster, que sólo mide de 8 a 13 cm. de largo, procede de las estepas y regiones semidesérticas chinas y mongolas, también recibe el nombre de hámster listado chino o, simplemente, hámster chino.

El dorso es de color gris ratón. Entre los grandes ojos negros comienza una estría central oscura, a veces bastante pálida y apenas visible, que llega hasta la cola. Esta es clara y, para un hámster, relativamente larga, pues mide de 2 a 3,3 cm.

Los machos del hámster chino pesan entre 35 y 45 gr., y las hembras entre 30 y 38 gr. Las crías recién nacidas pesan entre 1 y 1,5 gr.; al cabo de un mes pesan aproximadamente 20 gr.

Abandonan el nido cuando tienen 8 a 10 días, toman alimento sólido a los 9 a 11 días y a los 15 días ya son destetados. Los ojos se abren a los 13 6 15 días. A la edad de 4 semanas ya son sexualmente maduros y adultos a las 4 a 7 semanas.

Tras una gestación de 20 a 22 días, la hembra pare como promedio unas 7 crías. Sin embargo, cada año sólo suele tener de 4 a 7 camadas, que nacen a intervalos de 45 días.

Asombrosamente no hiberna, ni siquiera cuando hace mucho frío; se han encontrado animales incluso a -40°C. Por otra parte, también se pueden ver sus huellas en la nieve cuando va desde su madriguera hasta sus almacenes, que dispone en aquellos lugares en los que encuentra grandes cantidades de semillas. La distancia entre su madriguera y sus despensas puede llegar a ser de más de 100 metros.

Come insectos (principalmente escarabajos), arañas y caracoles. El alimento vegetal consta sobre todo de semillas de gramíneas, del carrizo, de la potentila y del salicor. Así como de variedades de alfalfa, trébol y de guisantes.

Dado que este hámster se ha convertido en un animal que sigue los asentamientos humanos, se le puede encontrar en campos de cereales, de los que lleva a su madriguera hasta 500 gr. de granos a modo de provisiones.

Este hámster se crió por primera vez en China en 1937. Se utilizaba como animal de laboratorio y como tal se llevó a los EE.UU., en donde también se descubrió su aptitud como mascota. Como tal se puede adquirir desde 1971 también en Europa en las tiendas de animales. No obstante el hámster enano chino no se ofrece con frecuencia por que la cría es extremadamente difícil debido a la agresividad de la hembra.

Los animales jóvenes, incluso si no son hermanos de carnada, se pueden cuidar muy bien juntos. Parece ser que las hembras también conviven bien entre sí.

A menudo tienen a sus crías en el mismo nido y las amamantan todas juntas. Cuando alcanzan la edad de 5 meses, las hembras se vuelven verdaderamente agresivas respecto a los machos, mutilándoles las colas y los órganos genitales y muchos de ellos mueren a consecuencia de los mordiscos.

Los esfuerzos de criar hembras más pacíficas sólo tienen éxito muy lentamente. En la actualidad ya existen parejas que se pueden tener siempre juntas. Sin embargo, la mayoría de veces es necesario juntar a una hembra en celo por breve tiempo con el macho y bajo vigilancia, para devolverla luego a su propia jaula.

Ala edad de 2 y 3 semanas, los jóvenes hámsters chinos son muy juguetones, saltan uno alrededor del otro, luchan y emiten pequeños chillidos.

Se encaraman por la jaula y cavan en todos los lugares, por lo que es bueno si ésta es grande y contiene muchos juguetes y artilugios para encaramarse, incluida una rueda de ejercicios.

La jaula debe tener asimismo una gruesa capa de fondo, pues les gusta esconderse debajo, sobre todo si quieren dormir durante el día. Naturalmente, también se les puede poner una casita-dormitorio, con abundante material para el nido, como heno y celulosa.

Con sus dientes los hámsters listados chinos desgarran ambos materiales durante mucho tiempo, hasta que consiguen que su tamaño y suavidad corresponda a sus gustos.

Los ejemplares salvajes recién cazados son asustadizos durante largo tiempo, pero si se les trata correctamente, también se vuelven mansos. Los cachorros criados en casa suelen serlo desde un principio.

Dado que no muerden, también pueden cogerlos con toda tranquilidad los niños. Al no desprender ningún olor y despertarse por la tarde, pueden considerarse como la mascota ideal entre los pequeños animales. Por desgracia, el hámster enano chino aún no se encuentra en todas partes, por lo que sus ventajas todavía no se han podido difundir.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *