Gatos que duermen mucho


El gato durmiente

Los gatos pasan tres cuartas partes de su vida durmiendo, en total de 16 a 18 horas diarias.

Escogen los lugares de la casa que más cómodos o tranquilos les resultan; en invierno, los más calientes (sobre las camas, los sillones, aparatos que emanan calor, etc..), y en verano, donde la brisa no sea muy fuerte pero estén fresquitos.

Casi siempre realizan periodos cortos de sueño que transcurre durante el día, ya que su mayor actividad comienza al atardecer y durante la noche.

Los dueños noveles de gatos advierten este comportamiento y se asustan de su ritmo nocturno, pero existen soluciones para lograr que no perturbe las horas de dormir.

Hay que hacerles jugar durante las últimas horas del día y conseguir que se cansen.

También se les puede colocar la comida minutos antes de irse a acostar para que luego descansen y, por supuesto, hay que educarles para que no maúllen o no incordien por la noche. Está claro que, como todo proceso de aprendizaje, no va a ser rápido, pero sí efectivo.

Puede suceder que los gatos viejos sufran alteraciones en su sueño y nos busquen o maúllen por la noche cuando antes no lo hacían. Esta alteración de comportamiento puede ser síntoma de algo más que mimos o ganas de jugar.

Si requiere nuestra atención de forma insistente, habrá que llevarlo al veterinario para que le realice una exploración.




Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *