Gato Persa atigrado rojo con cara de pequinés


Una variedad que se adapta en todos los aspectos al tipo Persa, excepto en la cara. Nariz muy corta, a menudo aplastada y deprimida entre los ojos, que son muy prominentes. Un surco corre hacia abajo detrás del hocico a partir del interior de los ojos hasta el vértice de la nariz.

Se presenta como una mutación espontánea en camadas de Persas rojos y atigrados rojos. La cara de Pequinés goza de considerable popularidad en EE.UU., pero su reconocimiento ha sido denegado firmemente en Inglaterra basándose en motivos de salud.

Los criadores deben procurar no exagerar la deformación, pues puede causar problemas respiratorios. Otra dificultad puede ser la pobre oposición entre los dientes superiores e inferiores, debido al hocico arrugado, y obstrucción de los conductos lagrimales.

Las variedades de este Persa son el rojo liso y el atigrado rojo. Sus características faciales plenas no se muestran en los gatitos durante meses, y es posible la confusión con ejemplares normales.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *