Evitar la rabia en los Beagle


La rabia se contagia a perros y personas a través de los animales salvajes: en Norteamérica, a través de la mofeta, el zorro y el mapache; el murciélago no es tan responsable como se creía antes.

Por otro lado, la imagen de un perro rabioso, sacando espuma por la boca con los pelos erizados, no es la imagen más verídica.

Un perro rabioso tiene dificultad en tragar, exceso de salivación, con episodios de debilidad y parálisis. Antes de que el perro alcance su estadio final, puede manifestar ansiedad, cambios de personalidad, irritabilidad y más agresividad de lo normal. Se aconseja la vacunación de todos los animales, ya que manipular a un perro rabioso es muy peligroso y normalmente son eutanasiados.

Los cachorros suelen ser vacunados, normalmente a las 12 semanas de edad y después anualmente. Aunque la rabia está en declive en todo el mundo, cada año mueren muchos seres humanos por incidentes relacionados con la rabia.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *