Establecer una relación placentera con su mascota


La elección y posterior adquisición de un perro resulta del placer de convivir con un ser vivo cuya estética, agilidad y graciosidad nos ha conquistado.

  • El ladrido;
  • La falta de aseo (realización de necesidades en lugares impropios);
  • La agresión (gruñir, morder, pellizcar);
  • El robo (comida);
  • Hurgar (botes de basura, macetas, jardín);
  • Los saltos (al llegar a casa);
  • Las fugas;
  • Las persecuciones (carros, personas en bicicleta);
  • Destrozos (plantas, muebles, objetos personales, ropa);
  • Seguimiento.

Son comportamientos inapropiados para muchos dueños de perros que ocasionan una fractura en la relación humano animal con la consiguiente pérdida del placer que se obtiene al convivir con un ser vivo y representa una fuente de conflicto:

  • Al interior mismo de la familia y con las amistades que se manifiesta por inseguridad como lo muestran los correos electrónicos recibidos de propietarios de mascotas
  1. Bebés; niños;
  2. Esposa; esposo;
  3. Pertenencias;
  4. Visitas de familiares y amigos.
  • Con los vecinos: Molestias que son motivo de quejas directas primero, posteriormente veladas y por último presentación de una demanda ante la administración del edificio o conjunto residencial y/o ante un juzgado.

Estos problemas tienen soluciones:

Soluciones humanas que permitirán restablecer una relación armoniosa perro humano y familiar sin necesidad de recurrir a castigos para prolongar el placer que se obtiene desde el momento en que se decide tener un perro para disfrutar de su compañía.

¿Por qué sin castigo?

El castigo representa una agresión para el perro. Si no es correctamente aplicado como sucede en la mayoría de los casos habrá quedado sin efecto (por ejemplo el propietario castiga a destiempo o llama a su perro después para acariciarlo). Aún cuando este es «correctamente aplicado» (durante la secuencia comportamental inapropiada) representa también una agresión que puede desencadenar una respuesta agresiva de parte del animal. Esta es un efecto secundario del castigo como ha podido demostrarse con tasas de recaídas de 50 % y hasta 75 % (con collares eléctricos, collares de ultrasonido o con chorro a presión de agua sobre el animal).

Así el castigo plantea problemas no solamente éticos sino también técnicos: sus efectos no son remanentes (esto es: no son duraderos), es obligatorio aplicarlo en fracciones de segundos después de la falta cometida.

¿Por qué soluciones humanas?

Porque estamos conviviendo con un ser vivo y sobre el plano humano los animales merecen que se les atienda con todas las atenciones debidas de las que somos capaces los seres humanos, tomando en cuenta de que deben ser socializados y jerarquizados en el Medio en que se desarrollarán y vivirán para que puedan disfrutarse Plenamente. Este medio debe ser a su vez estimulante para una con Vivencia sana y armoniosa con la familia.

¿Cuáles son esas soluciones humanas?

Los descubrimientos más recientes en materia de comportamiento animal muestran que es preferible sorprender al perro durante un comportamiento inapropiado. No hay que infligirle una sensación dolorosa, para no condicionarlo de manera agresiva en contra de la persona o la causa que desencadena la secuencia comportamental inapropiada. Así los estímulos dolorosos han sido sustituidos por estímulos llamados disruptivos que ofrecen varias ventajas:

  • No provocan dolor: por lo que no hay ninguna sensación traumatizante;
  • Eficacia muy alta: 80 % por ciento de los perros son corregidos;
  • Sin peligro: no se presentan efectos secundarios.

¿Qué es el estímulo disruptivo?

El concepto de estímulo disruptivo proviene de las teorías que modelan las secuencias comportamentales. Se trata de un estímulo discordante que rompe con el encadenamiento de los actos de una secuencia. Conlleva una fase de expectativa que puede permitir orientar al animal hacia otra actividad (deseada). Este efecto disruptivo es obtenido gracias a dispositivos muy sofisticados que se colocan con un collar al perro. Estos se accionan a través de un micrófono, control remoto o señal radio de baja frecuencia.

Estos dispositivos al accionarlos vaporizan oxígeno con citronela como aromatizante sin perjuicio de la salud del perro, del medio ambiente, ni de los humanos.
La concentración de la citronela en la mezcla de gas propulsor y oxígeno vaporizada es de menos de 0.005 %. El efecto disruptor sobreviene al momento de la vaporización que el perro escucha, siente, ve y huele.

Evite tomar una decisión penosa, triste y dolorosa para usted y su familia

En las grandes urbes el ladrido territorial representa un motivo de queja frecuente por el cual nos conminan a abandonar el departamento (en edificio), la casa (fraccionamientos residenciales) o en separarnos de nuestra mascota o regalón. El separarse de la mascota puede ser efectuado mediante sacrificio del animal por un Médico Veterinario o por abandono a un refugio cuando estos existen : representa para muchos una gran pérdida afectiva y dolor).

Cuando se vive en casa no es raro que vecinos molestos envenenen a nuestro pobre animalito (generalmente nuestra intervención es demasiada tardía cuando llegamos a darnos cuenta y al llevarlo con el Médico Veterinario la mascota fenece en la mayoría de los casos en el trayecto salvándose muy pocos con la agravante de que se desconoce el tipo de veneno: representa para muchos una gran pérdida afectiva y dolor) .

¿Cómo se manifiesta el ladrido territorial?

Los perros territorialistas le ladran a quién pase sea en un edificio o en una casa corriendo por la cerca o la azotea ocasionándole un susto a la persona que está subiendo por las escaleras o caminando tranquilamente por la calle. Usted puede solucionar este comportamiento inapropiado, evitarse molestias con sus vecinos o con los peatones y así disfrutar de su mascota.

¿Cómo corregir este comportamiento inadecuado?

Sobre el mercado latinoamericano, en fecha reciente, la empresa MULTIVET ha lanzado un dispositivo llamado ABOISTOP. Este dispositivo cuenta con una unidad electrónica sensor del ladrido que se activa al instante de que el perro ladra vaporizando citronela ocasionando el efecto disruptor. La eficacia del estímulo disruptor es gradual hasta el día 90 con una adquisición duradera de los resultados de la terapia.

Desde la primera semana en que es colocado el collar los ladridos disminuyen para cesar en el 90 % de los casos a 90 días. Nota: en la ansiedad por separación se pueden presentar vocalizaciones de diversa intensidad, estas estarán acompañadas de destrucciones de objetos personales, micciones y defecaciones dispersas en su departamento o casa. Es importante que acuda con un Médico Veterinario Comportamentalista quién instituirá la quimioterapia y cognoterapia más adecuadas a su mascota para resolver este trastorno.

En las fobias sociales también se pueden presentar vocalizaciones. Es importante que acuda con un Médico Veterinario Comportamentalista quién instituirá una quimioterapia más adecuadas para la resolución de este trastorno. Para disfrutar plenamente de su mascota corríjala con humanidad, sin castigarla, para que sus comportamientos inapropiados no se conviertan en conflictos y tenga que separarse de ella de manera dolorosa para tristeza de toda la familia….

Dependiendo de las etapas del desarrollo de su perro varios son los comportamientos no deseados y sin embargo muchos de ellos naturales (puede ser el caso de comportamientos exploratorios) se presentan como pueden ser los saltos, el robar la comida, el hurgar en los botes de basura y las macetas, la destrucción de muebles y de objetos personales mediante mordiscos, las fugas, las persecuciones, las agresiones, el realizar sus necesidades en lugares inadecuados, no contestar cuando se llama o desear que el animal camine al lado de uno.

Muchos de estos comportamientos son normales en cachorros e incluso algunos de ellos en la adolescencia. En edad adulta pueden tener su origen en una deficiente socialización, jerarquización o un hiperafecto. Estos comportamientos inapropiados pueden resolverse sin necesidad de propiciar un castigo al animal dando una educación de base o reeducándolo, distrayéndolo primero de su secuencia cornportamental con el efecto disruptor accionado por control remoto, el cual es llamado SPRAYCOMMANDER. Además de ser de fácil manejo, le permitirá disfrutar de la compañía de su mascota.

Lo que puede marcar una seria diferencia entre su perro y usted es que contará con un apoyo con este dispositivo para socializar y jerarquizar a su animal correctamente, sin recurrir a castigos, completando así sus aprendizajes, siendo estos indispensables para una sana convivencia humano animal y prevenir que se le presenten situaciones desagradables en edad adulta por estados deficitarios que pueden poner en peligro la seguridad de su familia, la suya propia y su bienestar teniendo que optar por separarse de su mascota de manera dolorosa para tristeza de toda la familia cuando se está encariñado.

Varios de los comportamientos inapropiados aqui al llegar a la madurez su perro pueden requerir de una quimioterapia y de una cognoterapia apoyándose en el estímulo disruptivo y si manifiesta otros trastornos asociados. SPRAYCOMMANDER es una herramienta de trabajo útil y la mejor recomendación es que solicite en estos casos consulta con un Médico Veterinario Comportamentalista ya que pueden, tratarse de deficiencias cognitivas que deben tratarse. Vivir seguro para disfrutar plenamente de su mascota es definir espacios donde pueda andar libremente y otros con acceso restringido dentro de su departamento o en su casa.

La mejor manera de convivir con una mascota para disfrutarla plenamente es establecer lugares apropiados donde esta deberá comer, dormir, jugar y esparcirse sin necesidad de encerrarla. Así como el humano requiere de cierta independencia en su departamento o casa es importante que el animal cuente con espacios interiores propios asignados por su propietario donde pueda efectivamente comer, descansar, dormir y deambular a sus anchas los cuales de poder identificar correctamente.
El definir estos espacios es restringir accesos a determinados lugares de la casa o el departamento a conveniencia de los dueños, los cuales pueden ser:

  • La sala para que el animal no se suba a los sillones, sofás o sillas con la tranquilidad de que estos no serán mordisqueados, ensuciados o cubiertos de pelos;
  • La cocina para impedir que el animal hurgue en el bote de la basura o pretenda robar la comida y no propicie un problema de higiene;
  • El cuarto de dormir de los propietarios para impedir que la mascota se acomode en él mientras ellos duermen o están ausentes y evitar una relación ambivalente donde el animal puede sentirse dominante y ver a sus dueños como sumisos por estar en su área de descanso y sueño;
  • El cuarto del bebé o de los niños de corta edad para seguridad de sus papas o de la persona responsable que pueden ocuparse en otras actividades sin temer por la seguridad de los infantes cuando estén dormidos, descansando o jugando a sabiendas de que un accidente puede ocurrir rápidamente si el animal no ha terminado con sus aprendizajes o este con problemas comportamentales deficitarios;
  • En el comedor o ante comedor mientras la familia y sus invitados estén desayunando, merendando o cenando para evitar comportamientos indeseables.

Conviva sanamente con su mascota en exteriores para seguridad y tranquilidad de su familia y de sus invitados. Los perros no son animales que puedan tenerse amarrados, ni sentados en un lugar indefinidamente, requieren despabilarse y si un propietario cuenta con un jardín puede ser muy agradable que pueda estar en él.

Un jardín con plantas, una alberca o una parrilla para desayunar, merendar o cenar pueden objetar dejar al animal suelto para seguridad de los invitados o para evitar la presentación de comportamientos inoportunos, para que las actividades realizadas por los niños sean en total independencia, para protección de plantas o arboles de ornato o tan solo para que un adulto se broncee con toda tranquilidad.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *