Escenarios de pesca para cada técnica para la pesca del siluro


¿A dónde ir a pescar? ¿Qué cebo utilizar? ¿Qué técnica será la más adecuada? Éstas son las tres preguntas que todo pescador se plantea antes de salir de casa. Cada escenario de pesca, cada profundidad y cada estación del año nos deparan algo diferente. El mejor período de pesca del año es el comprendido entre el mes de marzo y finales del mes de septiembre, aunque también se pueden pescar siluros en otras épocas.

Zonas poco profundas

Pescaremos con artificiales, al atardecer y a primeras horas de la mañana. Lo haremos con bote y buscando siempre los cañizales y la vegetación de la orilla. Para la pesca en estas zonas funcionan muy bien los grandes shads o pickies de vinilo arrastrados por el fondo. En aguas someras de no más de 2 m de profundidad, las picadas son muy espectaculares ya que el siluro tiene muy poco espacio para luchar, y podemos llegar a contemplar todo su enorme cuerpo fuera del agua.

Sin duda, un gran espectáculo. Buscaremos estas zonas en los meses más calurosos. Recuerden que los señuelos artificiales pueden utilizarse a cualquier profundidad y en cualquier escenario. Se trata de los señuelos más polivalentes que se pueden conseguir y, bien utilizados, dan resultados fantásticos.

Zonas de profundidad media

En las zonas de profundidad media (de 5 a 9 m), es aconsejable decantarse por la técnica de boyas o sistema alemán. El momento óptimo para hacerlo va de marzo a agosto, y las mejores horas son las de la caída de la tarde. Deben saber que la pesca del siluro está prohibida a partir de las doce de la noche.

Es importante buscar zonas de aguas cálidas, pues son las preferidas del siluro. En según qué escenarios, en tan sólo pocos metros de distancia nos podemos encontrar una importante variación de temperatura; esto puede ser debido tanto a las corrientes de fondo como a un cambio brusco de profundidad. En estas zonas de media profundidad, y al atardecer, funcionan muy bien las cucharillas ondulantes. Como he comentado antes, todo tipo de artificiales da buenos resultados en cualquier lugar.

Las zonas de profundidad media situadas en la confluencia de dos ríos o bien en.la desembocadura de algún canal son muy buenas. Cerca de la desembocadura del Ebro (delta del Ebro), existe una extraordinaria población de siluros a los que podemos tentar con artificiales y con el sistema francés. Las cercanías de los pueblos de Fayón, Flix, Cospe y Chiprana son las mejores zonas para pescar con boyas a 5 m de profundidad.

Zonas con abundante vegetación y profundidad media

Son zonas muy poco accesibles desde la orilla, por lo que para poder acercarnos a ellas necesitaremos un bote. Los señuelos artificiales o las monturas con pez muerto nos darán buenos resultados, aunque deberemos tener extrema precaución con los árboles sumergidos, ya que perder un buen ejemplar enredado en uno de ellos es una verdadera lástima.

Zonas de mucha profundidad

Son las zonas con más de diez metros de calado, que es la profundidad ideal para pescar con el Waller Holz. Alguna vez he probado pescar con esta técnica en zonas de menor profundidad, pero los resultados no han sido tan satisfactorios. El sonido del Waller Holz se transmite perfectamente en estas profundidades y, por ello, el efecto es mucho más notable que en las menos hondas. En estas zonas podremos pescar siempre en la profundidad en que hay más actividad de siluros, ya que la sonda nos permitirá saber cuál es. Así de fácil.

Zonas de pesca controlada

Son zonas de pesca controlada todas aquellas que están reguladas por una sociedad de pesca o un consorcio. Para pescar allí deberemos poseer el permiso del coto correspondiente a la zona, si lo hay, e ir siempre provistos de nuestra licencia de pesca. También nos atendremos en todo momento a las indicaciones y reglas del coto, ya que de lo contrario podríamos ser sancionados.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *