Enfermedades de los Beagles


Enfermedades de los Beagles

Muchos Beagles están predispuestos a sufrir ciertas alteraciones congénitas y hereditarias, como es la PRA, IVD y la displasia epifisaria múltiple. Afortunadamente, la displasia de cadera, problema frecuente en otras puras razas de perros es infrecuente en el Beagle.

La displasia epifisaria múltiple, descrito con frecuencia en los Beagles, es una patología que afecta a las extremidades posteriores y provoca un movimiento especial cuando camina.
La PRA o la atrofia progresiva de retina es uno de los problemas oculares frecuente en el Beagle. También padecen cataratas, displasia de retina y glaucoma, por lo que es conveniente su estudio para evitar una posible ceguera o un defecto de visión que puede pasar de una generación a otra.

La IVD o hernia discal tiene lugar cuando un disco intervertebral se hernia y lesiona la columna vertebral. Aunque los Beagles no son la raza más afectada, la hernia discal es una patología importante. Otras de las enfermedades descritas con más frecuencia por los veterinarios y que afectan a los Beagles son los problemas de riñón y pulmón. Debido al gran número de Beagles que son considerados como animales de compañía, los veterinarios deberán estar alerta de estas posibles patologías y diagnosticarlas sin mucho problema.

Para el mantenimiento de la salud de su perro, los propietarios deben vacunarlos regularmente. Su veterinario puede recomendar una pauta de vacunación apropiada para su perro, teniendo en cuenta los factores de clima y geografia. Las vacunas básicas que protegen a su perro son: parvovirus, moquillo, hepatitis, leptospirosis, adenovirus, parainfluenza, coronavirus, bordetella, traqueobronquitis (tos de las perreras),
enfermedad de Lyme y la rabia.

La parvovirosis es una enfermedad altamente contagiosa, enfermedad específica de los perros, reconocida en 1978. Localizado en el intestino delgado, el parvovirus afecta al estómago y los signos clínicos son diarreas y vómitos (con sangre). Aunque el perro puede contagiar a otros perros a los tres días de la infección, los principales signos de aletargamiento y depresipn, no los manifiestan hasta los cuatro o siete días. Cuando afecta a cachorros de menos de cuatro semanas de edad, los músculos cardíacos pueden quedar afectados. Cuando el corazón está afectado, los cachorros manifiestan problemas respiratorios, lagrimeo y presencia de espuma por la nariz y boca El moquillo, parecido al sarampión humano, es un virus que se propaga por el aire y se extiende por la sangre hasta alcanzar el sistema nervioso y los tejidos epiteliales.

Los perros jóvenes o con un débil sistema inmunitario pueden manifestar una encefalomielitis (enfermedad del cerebro) debido a la infección por el virus del moquillo. Estos perros presentan convulsiones, debilidad generalizada y rigidez así como un endurecimiento de las almohadillas plantares («hard-pad»). Como el moquillo es básicamente incurable, se aconseja la prevención mediante la vacunación. Los cachorros deberán ser vacunados entre las seis y ocho semanas de edad, revacunándose a las 10 o 12 semanas. Cachorros más mayores (de 16 semanas o más) que todavía no hayan sido vacunados deberán recibir dos vacunas a intervalos de tres o cuatro semanas.

La hepatitis afecta principalmente al hígado y es causado por el adenovirus canino tipo I. Altamente contagioso, afecta a perros de entre 9 y 12 meses de edad. Inicialmente el virus se localiza en las tonsilas del perro y posteriormente se dispersa por el hígado, riñón y ojos. Normalmente, el sistema inmunitario del perro es capaz de combatir a este virus. La hepatitis infecciosa canina afecta a perros cuyo sistema inmunitario no puede enfrentarse a este adenovirus. Presentan fiebre, dolor abdominal, enrojecimiento de las membranas mucosas y encías, pudiendo llegar al coma y convulsiones. La prevención se consigue sólo con la vacunación entre las 8 y 10 semanas de edad y después revacunar a las tres o cuatro semanas más tarde, después anualmente.

La leptospirosis es una enfermedad bacteriana, diseminada normalmente por los roedores. Los organismos responsables de la leptospirosis entran a través de las membranas mucosas hasta órganos vitales mediante el torrente circulatorio. Se contagia por la orina de los perros. La leptospirosis no afecta a los cachorros tanto como las virosis; su distribución suele ser regional y depende del estado del sistema inmunitario del perro. Casos moderados presentan fiebre, inapetencia, vómitos, deshidratación, hemorragia, y enfermedades renales y oculares.

La bordetella, normalmente conocida como tos canina, causa una persistente tos seca y es contagiosa. La bordetella implica un virus y una bacteria: el virus de la parainfluenza es el más frecuente; Bordetella bronchiseptica es la bacteria. Menos del 20 % presentan bronquitis y neumonía y la mayoría de los perros se recuperan entre una y cuatro semanas después.
Algunos medicamentos pueden paliar la tos seca pero ninguno puede curar la enfermedad antes de que siga su curso. La vacunación no puede garantizar su prevención, pero detiene a los virus más comunes responsables de la misma.

La enfermedad de Lyme (también denominada borreliosis), aunque conocida desde hace décadas, fue diagnosticada por primera vez en un perro en 1984. La enfermedad de Lyme puede afectar también a gatos, ganado vacuno y a caballos, aunque concretamente a personas. La enfermedad es transmitida por dos tipos de garrapatas portadoras del microorganismo Borrelia burgdorferi: la garrapata del ciervo (Ixodes scapularis) y la garrapata de patas negras (Ixodes pacificus), esta última afecta primordialmente a los reptiles. En Europa, Ixodes ricinus, es la responsable de la diseminación de la enfermedad de Lyme. Se manifiesta como cojeras,fiebre, tumefacción articular, inapetencia y aletargamiento.

La eliminación de las garrapatas del pelo de los perros puede disminuir la probabilidad de contraer la enfermedad de Lyme, aunque no tanto como evitar pasear por zonas boscosas donde es más probable que contraiga las garrapatas. Existe una vacuna aunque no se ha demostrado que proteja a los perros de todas las cepas del microorganismo que causa la enfermedad.




Califica este Artículo:
3.33 / 5 (3 votos)




Un comentario en Enfermedades de los Beagles

  1. Harry Castillo Dice:

    mi perrita beagle tiene 2 años esta vomitando un liquido baboso y esta temblando no come que le puedo dar en estos momentos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *