Eligiendo arena para gatos


Eligiendo arena para gatos

Muchos prefieren la arena fina, que les recuerda a la tierra del campo, aunque lo normal es que con paciencia se acostumbren a cualquier tipo de arena (incluso con perfumes añadidos).

Entre las más recomendadas, se encuentran los siguientes tipos:

  • Arenas clásicas de sepiolita: se deberá cambiar en su totalidad al menos dos veces a la semana y se retirarán a diario con el rastrillo los excrementos sólidos.
  • Arenas aglomerantes: mucho más absorbentes tanto de líquido como de olores, se puede hacer un pequeño repaso diario y dejar el cambio completo para más adelante.
  • Arenas sintéticas como las de perlas de sílice: deberemos ir retirando las heces conforme aparezcan, pero la orina se va absorbiendo en las perlas (y su olor, por supuesto) durante un mes entero.

Elegida la bandeja y la arena, vigilemos si el gato se adapta, por si hubiera que modificar algún elemento, o no le gusta la localización.

En estos primeros días es conveniente prestar atención a las plantas cercanas porque es posible que en las grandes macetas encuentren un lugar idóneo donde evacuar y rascar y esto no será muy higiénico.

Existen también las bandejas tapadas y con filtro superior para evitar los olores en la casa. Son útiles y mucho más estáticas, pero a la vez son más costosas y difíciles de limpiar.

Siempre que haya más de un gato en casa, es recomendable tener al menos dos bandejas para evitar que ensucien por la casa.

Ojo: Existen gatos que se acostumbran, mediante un aprendizaje largo pero efectivo, a usar nuestra taza de baño al igual que nosotros. Pueden llegar en algunos casos incluso a tirar de la cadena.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *