Elección del padre del Cocker Spaniel


Puedes planear cruzar a tu perra unos seis meses y medio después del inicio del último celo, si bien no son raras las variaciones de uno o dos meses. Haz algunas investigaciones respecto a varios pura sangre de su raza, escoge uno de ellos y haz preparativos con tiempo. Si pretendes tener perros de exposición, lo que resulta más caro que si son domésticos, hay que escoger el macho muy cuidadosamente. Ha de complementar cualquier deficiencia (un mal rasgo) que pueda tener tu perra y tener un buen historial o ser un campeón entre los perros de exhibición si es suficientemente mayor para haberlo podido demostrar. Si es posible, que perro y perra tengan varios antecesores comunes dentro de las dos o tres generaciones últimas, pues se ha visto que estas combinaciones dan mejores resultados.

Generalmente el dueño del perro señala unos honorarios por el servicio prestado por su animal. Esto no siempre garantiza una carnada, pero si no queda preñada puede volverse a unir con el mismo perro. A veces el dueño del perro acepta elegir uno de los cachorros en lugar de cobrar derechos.

Naturalmente, hay que fijar de antemano todos los detalles, incluyendo la posibilidad de que sobreviva un solo perrito y fijando la edad en que deberá hacerse cargo de él, y así sucesivamente. Si tu intención es vender la carnada exclusivamente corno perros domésticos, puedes simplemente valerte de un perro que esté al alcance (no un perro calidad superior).




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *