El poni hackney


Es un pequeño caballo de muy buena estructura. Su andadura es muy particular y necesita un adiestramiento difícil y continuo para que el animal pueda expresarse con toda su exuberante vitalidad. El poni hackney se obtiene del hackney de Yorkshire, en cuyo patrimonio genético figuran el purasangre inglés, el purasangre árabe y el trotador norfolk, mediante acertados cruces con yeguas de poni galés y de poni fell.

Los ponis hackney deben poseer todas las características de los verdaderos ponis: una cabeza pequeña, con orejas minúsculas, ojos salientes y ollares dilatados, bien pegados a un cuello largo que se inserta entre unas espaldas bien formadas; el cuerpo y las extremidades fuertes y vigorosas; las capas alazana y castaña; una alzada entre 122 y 132 centímetros.

Lo que más aprecian los aficionados a los ponis hackney es su extraordinaria y espectacular andadura. Estos animales levantan exageradamente las extremidades en flexión, para luego lanzarlas lo más adelante posible, hecho que provoca una breve suspensión antes de que los pies entren en contacto con el suelo.

Sin embargo, estos caballos fogosos no pueden ser montados por niños en las carreteras, y sus exhibiciones se celebran en muestras que se les dedica especialmente. Los ponis hackney que no tienen el paso alzado son buenos marchadores y dan un gran rendimiento en los concursos de salto de obstáculos.

A partir de su patria de origen, Inglaterra, los ponis hackney se han difundido en muchos países del mundo. Hoy en día se crían principalmente en Holanda, Estados Unidos y Canadá.En Inglaterra la raza está tutelada por la Hackney Horse Society.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *