El poni de la Giara


En Italia también crecen colonias de ponis en libertad, como la que encontramos en la isla de Cerdeña.

El altiplano de la Giara está situado en dicha isla a 600 metros sobre el nivel del mar, en una demarcación formada por los municipios de Gesturi, Tuili, Setzu y Genoni. Este lugar, en donde abundan la maleza espesa y los espacios áridos en los que intenta crecer una hierba delgada y sin fuerzas, es la patria de un pequeño caballo salvaje llamado precisamente caballito (poni) de la Giara.

Sus orígenes se pierden en la noche de los tiempos sin que se puedan precisar con exactitud. Ha sido cazado para la alimentación, y el hombre lo ha domesticado en tiempos recientes. El instituto de fomento hípico de Orzieri lo ha adoptado bajo su protección y ha construido la yeguada de Foresta Burgos.

Se trata de un animal de pequeñas dimensiones, de una alzada de apenas 130 centímetros y un peso medio de 200 kilos, de estructura mesomorfa y capa de color oscuro en donde predomina el castaño oscuro, el negro y el alazán tostado.

Su temperamento es nervioso y rebelde, la cabeza es pesada con una crinera espesa, el tronco más bien cercano al suelo, el dorso ligeramente cóncavo, la cruz baja y la grupa caída. Los aplomos de las extremidades posteriores son muchas veces defectuosos. Bien adiestrado puede ser usado para la equitación infantil y para trabajos agrícolas ligeros.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *