El poni connemara


Son originarios de Irlanda, en una zona montañosa recubierta de brezo, en donde los valles se han transformado en lagos o pantanos, algunos de los cuales han sido abonados en el transcurso de los siglos y se han convertido en pequeños prados cercados con muros de piedra. Ninguna raza de caballos que no sea poni hubiera podido subsistir en un medio de tales características, pero allí crece el poni connemara, fuerte y resistente, con la virtud de ser un muy buen saltador, aptitud que ha adquirido forzado por la necesidad de tener que saltar a menudo los cercos de piedra para procurarse el forraje.

El estándar oficial, dictado por la Connemara Society, establece las siguientes características:

  • Alzada: 13 o 14 manos (130140 cm);
  • Capas: tordo, negro, castaño, castaño oscuro, alazán, excepcionalmente ruano y bayo
  • Tipo: cuerpo compacto, profundo, extermidades cortas, buen marchador
  • Espaldas: buena dirección de las escápulas, aptas para la equitación
  • Cabeza y cuello: bien proporcionados
  • Movimientos: sueltos y fáciles
  • Esqueleto: delgado y fuerte. Predomina la capa torda, seguido de la negra y de la castaña. El alazán, que era típico del poni connemara hace muchos años, ahora ya no es tan corriente.

La cría local ha mejorado gracias a la selección y a los cruces. La unión con el purasangre inglés da lugar a un pequeño caballo de caza (hunter) de una alzada ligeramente inferior a los 150 centímetros.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *