El parto del perro Cocker Spaniel


Normalmente poca ayuda se necesita por tu parte, pero es prudente que te mantengas cerca para asegurarte de que la poca experiencia de la perra (si ésta es su primera vez), no provoque alguna complicación innecesaria. Prepárate para actuar cuando llegue el primer cachorro, ya que se podría ahogar si la madre no rompe la membrana amniótica que lo envuelve. Ella debe rasgar el saco y empezar a lamer al cachorro para secarlo y estimularlo. Comprueba que se han eliminado todos los fluidos de la boca y de los orificios de la nariz del pequeño, luego que la madre lo haya lavado, pues de lo contrario puede tener dificultades respiratorias.

Si la perra no abre la bolsa ni estimula la respiración del recién nacido puedes hacerlo tú mismo rasgando dicha bolsa con las manos y frotando luego al pequeño con una toalla suave. La placenta unida al cachorro por el cordón umbilical debe seguir al nacimiento de cada una de las crías. Asegúrate de que sean expulsadas todas las placentas, pues la retención de tal material puede provocar una infección. Probablemente por instinto de limpieza la madre se comerá la placenta después de cortar el cordón umbilical. El comerse una o dos de éstas no le perjudica; más bien favorece el suministro de leche así como la labor para los restantes cachorros. Pero si se come demasiadas puede perder el apetito de la comida que necesita para alimentar a sus hijos y recuperarse ella.

Por tanto, elimina las restantes junto con los periódicos mojados y deja el cajón limpio y seco. Si la madre no muerde el cordón o lo hace demasiado cerca del cuerpo del cachorro, asume tú la tarea para evitar una hernia umbilical. Puedes cortar el cordón a unos cinco centímetros del cuerpo, valiéndote de unas tijeras bien esterilizadas previamente con alcohol. Moja el extremo cortado del cordón en un plato con yodo, el cordón se secará y caerá en pocos días.

Los cachorros se irán sucediendo unos a otros en intervalos no mayores de media hora. Si pasa más de este tiempo y estás seguro de que aún queda algún perrito para llegar, puede reanudarse el proceso haciendo que la perra dé un rápido paseo por el exterior. Si ella está esforzándose activamente sin que nazca ningún hijo, puede ser que éste se presente «de nalgas». En estos casos puede ser útil una ayuda con un dedo bien lubricado, pero no hay que intentar nunca sacarlo por la fuerza, lo que podría causar serios daños, por lo que es preferible buscar los servicios de un experto, ya sea un veterinario o un criador experimentado.

Aun la crianza mejor planeada puede traer problemas y complicaciones inesperadas. Por tanto, no hay que confiar sólo en los conocimientos genéticos y de crianza adquiridos en los libros. Generalmente, los criadores y los veterinarios aportan sus consejos, aprovéchate de las ventajas de su generosidad. Los meros tanteos no pueden ser la base de un programa de crianza responsable.

Si durante el parto parece que algo va mal no pierdas tiempo: llama al veterinario que podrá examinar al animal y, si es necesario, darle hormonas para estimular el nacimiento de los que aún queden. Puedes desear la presencia de un experto en partos aun cuando todo vaya bien, quien probablemente preferirá que los pequeños nazcan en su clínica mejor que tenerse que levantar a media noche para ir a tu casa. Sin duda, la hembra prefiere quedarse en casa, pero puedes estar seguro de que estará mejor cuidada en una clínica veterinaria. Si los cachorros nacen en casa y todo va como debiera, observa detenidamente a la hembra. Entre uno y dos días después del nacimiento es conveniente someter tanto a la madre como a los hijos a una revisión veterinaria para asegurarse de que todo va bien.

Asegúrate de que cada cachorro encuentra una teta y empieza a mamar bien, pues estas mamadas iníciales aportan calostros, anticuerpos que ayudan a los pequeños a defenderse de indisposiciones. Tan pronto quedan limpios, pon cada uno en un pezón para que pueda mamar bien sin tener competencia. Seguidamente debe juntarse a sus hermanos en el cajón nido, separado de su madre mientras ésta sigue pariendo. Ten a mano un poco de leche evaporada para una alimentación de emergencia del último nacido. Si es necesario, se puede suministrar con biberón una mezcla caliente de leche evaporada, jarabe de maíz y un poco de agua con yema de huevo. O adquiere un equipo «nodriza» adecuado para tenerlo a mano. Frecuentemente una sobrealimentación ayuda a los más débiles (aquellos que puedan tener dificultades para mamar). Toma nota de los pesos al nacer y en cada semana sucesiva: con ellos se tiene un registro del crecimiento y salud de cada uno, información que puede ser valiosa para el veterinario.




Califica este Artículo:
5 / 5 (2 votos)




6 Comentarios en El parto del perro Cocker Spaniel

  1. Matias betanzo Dice:

    A los cuanto meses paren las perras se me olvido

  2. Mario cardenas Dice:

    Mi perrita sige tirando flujo colo negro es normal ace dos dia que fue mamam

  3. angel Dice:

    mi perrita cocker tuvo 4 cachorritos, cabe mencionar que el papá es otro perro que tenemos de raza un poco mas grande, un dia se nos paso y la agarro y ps ya no pudimos hacer nada, hoy en la tarde fue el parto hace 5 hras que paso y aun sigue temblando, alguien que sepa o me recomiende algo!

  4. lilian garcia Dice:

    Cuanto tarda el parto de un perro cocker o como saber cuando ya
    Ya nacieron todos los cachorros

  5. yamile pinzon Dice:

    mi perrita cocker esta ya para dar a luz..y la verdad no nos sentimos tranquilos ni preparados…
    me gustaría un par de consejos..además teníamos planes de.salir unos 5 días de vacaciones y no sabemos sí sea oportuno hacerlo y dejarlos en cuidado de alguien más…o mejor aplazado está salida..mil gracias

  6. jahoviasanto@hotmail.com Dice:

    mi perra esta mui temblorosa y no quiere comr nada y esta embarazada q debo aser no quiero comer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *