El espacio de juegos de los periquitos


El espacio de juegos de los periquitos

Esta es una parte importante en cuanto al manejo de los periquitos debido a que además de tener que dejarlos volar, hay que saber darles espacios de juego para que no destrocen lo que haya en su paso.

Si vamos a dejar volar a nuestros periquitos por la habitación (cosa absolutamente imprescindible para su bienestar) éstos normalmente eligen algún lugar preferido donde pasan las horas que pasan fuera de la jaula, y que utilizan como «pista de aterrizaje». Suele ser un sitio alto, como un mueble, una lámpara, en el borde superior de las ventanas… Muchas veces el lugar elegido no conviene ni a los periquitos (por eventuales peligros) ni a nosotros (porque los periquitos lo harán pedazos con sus picos).

Aquí viene muy bien ofrecer a nuestros pájaros algún espacio de juegos fuera de su jaula, que pronto elegirán como su lugar predilecto fuera de la jaula. Así la suciedad que generan los periquitos se concentra en un radio reducido dentro de la habitación, y a la vez los periquitos pueden disponer de un espacio de juegos donde pueden estar a sus anchas y desde donde pueden comenzar sus vuelos por la habitación.

Para que los periquitos acepten a su espacio de juegos deberá estar colocado en un lugar apetecible para ellos, a suficiente altura, y lejos de objetos peligrosos para ellos. Vale lo mismo que para la colocación de la jaula.

Espacio de juegos “modelo árbol”

Es la versión más fácil, consiste básicamente en una rama natural de un árbol fijada a algún soporte. Está pensado para poner directamente en el suelo o en algún mueble bajo. Ya que los periquitos buscan la altura hay que hacer el espacio de juegos lo más alto posible, es decir, si se pone directamente en el suelo la rama principal debería ser de por lo menos 1,50 metros. Recuerda que cuánto más alta es la estructura, más diámetro deberá tener el recipiente donde se apoya para no comprometer la estabilidad del árbol.

Materiales:

  • Una rama grande de un árbol inofensivo para los periquitos con ramificaciones.
  • Por lo menos 5 palos de madera natural, más cortos.
  • Cuerda de sisal, cáñamo o cualquier otra fibra vegetal natural. El grosor debe permitir poder atarla cómodamente.
  • Una maceta grande o un recipiente de plástico grande.
  • Piedras
  • Yeso en polvo (más o menos para llenar la maceta a la mitad)
  • Arena para pájaros
  • Juguetes

Primero se lavan todas las ramas naturales con abundante agua caliente y un cepillo, sin usar detergente alguno.

La rama grande constituirá el eje vertical del árbol. Se introduce en la maceta, y se ponen las piedras alrededor para que la sostengan. Para que quede bien fijada se prepara el yeso según las instrucciones en el envase, y se vierte dentro de la maceta encima de las piedras. Luego se espera hasta que el yeso se haya endurecido.

Una vez que la rama principal quede bien sostenida en la maceta se ponen las ramas más pequeñas, de forma horizontal, fijados a las ramificaciones. Para ello se rodean de varias capas de la cuerda. Como fijación adicional, bajo la cuerda se pueden atar con alambre (no zincado o recubierto de plástico). Pero la última capa siempre debe ser de cuerda natural, ya que los periquitos la morderán, y alambre puede ser perjudicial para su salud.

Después de crear de esta forma un árbol con ramas verticales y horizontales se vierte arena para pájaros encima del yeso ya endurecido, y se colocan juguetes como columpios, cascabeles… y ya está listo nuestro árbol casero.

Espacio de juegos colgante

Ofrece la gran ventaja de no ocupar espacio en la habitación, y además se encuentra a bastante altura lo que lo hace muy apetecible para los periquitos.

Materiales:

  • Aprox. 2 metros de cadena metálica (no muy gruesa).
  • Ganchos para fijarla cadena al techo.
  • Ramas de árboles inofensivos para los periquitos, cada uno de aprox. 0,5 -1 metro de longitud.
  • Juguetes.

Primero se lavan todas las ramas naturales con abundante agua caliente y un cepillo, sin usar detergente alguno.

Después se agujerean las ramas en los extremos.

Se pasa la cadena por los agujeros, y se fija la rama con un pequeño tornillo en cada extremo de la rama (sin que los periquitos puedan alcanzar el extremo puntiagudo con sus picos, no debe asomar de la madera).

Así se puede ir creando una especie de columpio en forma de escalera, o dejarlo en una rama solo.

Una vez terminado, se cuelga del techo mediante dos ganchillos y se colocan juguetes como columpios, cascabeles.
Otra posibilidad es colgar simplemente una cuerda gruesa de sisal o cáñamo del techo, fijada en dos puntos, de modo que queda como un columpio gigante.

Espacio de juegos “estándar”

En tiendas especializados podemos encontrar algunos modelos de espacios de juego prefabricados, normalmente hechos de madera con algunos juguetes (columpio, cascabel…) incluidos.

Estos espacios de juegos pueden ser una buena alternativa para colocarlos encima de la jaula o en otros lugares elevados de la habitación, pero ofrecen la desventaja de su reducido tamaño.

Además, tal y como vienen de la tienda, son algo aburridos, no ofrecen mucho más que un lugar para posarse.
Pero un espacio de juegos estándar ampliado con más juguetes, ramas naturales, alguna cuerda… puede ser una buena opción.

Nota: Es importante tener en cuenta que muchas de las plantas usadas de adorno pueden representar un peligro mortal para nuestros periquitos.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Un comentario en El espacio de juegos de los periquitos

  1. ricardo Dice:

    hola,tengo una pareja de periquitos y ya varias veces la hembra a puesto huevitos pero llega un momento en que rompen todos los huevitos y los votan del nido,que puedo hacer para que esto no siga ocurriendo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *