El cepillado del gato


El cepillado del gato

Los de pelo largo deben ser cepillados a diario para lograr que su manto se muestre brillante y lustroso y evitar que se trague él mismo el pelo muerto.

Se les puede cepillar con peine de púas que elimine restos sueltos y espolvorear polvos de talco (si son de capa blanca) para después pasarle el cepillo de púas o peines más finos en función del lugar del cuerpo.

Revísele todo el cuerpo, especialmente axilas, abdomen y detrás de las patas traseras, ya que es donde aparecerán más nudos.

Se necesita paciencia y no a todos les divierte, pero si se les acostumbra, luego nos lo agradecen. Para algunos es como un juego y nos harán pasar un buen rato.

Para la cara nos será útil un cepillo de dientes suave.

Recuerde premiar siempre al gato con caricias y mimos mientras lo asea y con alguna golosina al acabar si es poco dócil para ir aficionándolo.

Los de pelo corto son más sencillos, un simple guante o cepillo de cerdas suaves una vez a la semana será suficiente.

Después del cepillado, con una gamuza o trapo de tela se les saca brillo y se eliminan restos.

Si su gato sufre abandono en su aseo y usted tampoco le ayuda, llegará a tener el pelo tan anudado que será mejor que un profesional lo retire rasurándolo, ya que esos nudos en la piel favorecerán la aparición de infecciones o parásitos.

Tanto el baño como el cepillado continuo evitan que los gatos traguen bolas de pelo en su aseo personal.

Si esto sucede, el gato puede vomitar fragmentos de pelo en forma de salchicha o eliminarlos en las heces. No todos tienen esta facilidad y para algunos supone un problema mayor.

Si el pelo le provoca estreñimiento y no puede expulsarlo, podemos intentar resolverlo dando a tomar a nuestro gato aceite de parafina o un preparado de malta, que es un gel especial para estos casos a base de extracto de aceite de malta y vitaminas, dos o tres veces al día, durante un par de días.

Si el problema persiste o no estamos muy seguros de poder administrar alguna de estas soluciones, lo mejor es llevarlo al veterinario.

En otros casos, la hierba fresca también le ayudará a regurgitar pelos, lo que comúnmente llamamos purga.

No todas las hierbas sirven para esta función, existen en las tiendas semillas de hierba especial para los gatos que podemos plantar en casa nosotros mismos.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *