El caballo frosinante (poni esperia)


Se cría en libertad en las áridas y duras colinas de la región de Ciociaria, y alcanza una cifra aproximada de 2.000 ejemplares. Las duras condiciones de vida le han hecho desarrollar una gran resistencia. Durante la última guerra mundial fue cruzado con los caballos bereberes de las tropas marroquíes que formaban parte del ejército aliado. Ha sido desde siempre el caballo preferido por los pequeños comerciantes ambulantes de la región napolitana, pero hoy en día lo usan exclusivamente los niños.

No es precisamente lo que se dice un caballo bonito, ya que tiene una cabeza cónica de perfil achatado, unida a un cuello quizá demasiado musculoso, que se prolonga en una cruz alta y en una línea dorsal larga que concluye con una grupa caída. Negro o tordo, tiene una alzada media de 135 centímetros. A pesar de todo, al ser un caballo vivaz y dulce, despierta mucha simpatía.




Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *