El ambiente para el canario: Luz natural y aire puro son las condiciones básicas


Una vez elegida la jaula llega el momento de colocarla en un lugar de la casa que pasará a ser medio ambiente para nuestro canario. La elección de un emplazamiento adecuado es de suma importancia. La habitación debe ser alegre, es decir, bien iluminada. Colocaremos la jaula cerca de una ventana, donde pueda recibir la claridad del exterior, pero vigilando que el sol no incida directamente sobre ella. En meses calurosos, la exposición al sol directo unos cuantos minutos resulta mortal para un canario si no tiene un rincón sombreado donde guarecerse.

Cuando la ventana permanezca abierta para ventilación, la jaula no debe quedar expuesta a la corriente de aire. Ésta, junto con la insolación, viene a constituirse en inconveniente muy grave, capaz de provocar la muerte de los canarios. Planifiquemos bien la elección del lugar antes de decidirnos a colgar la jaula, ya que una vez que lo hagamos no deberemos cambiar el emplazamiento. Un canario se aclimata a habitáis bastante diferentes, pero soporta mal los cambios, especialmente cuando estos son bruscos. Si la habitación puede ventilarse correctamente sin que se provoquen corrientes de aire, tiene buena orientación (la ideal sería al saliente) y por tanto está bien iluminada, e incluso disfruta de sol sin que éste incida directamente sobre la jaula, será óptima para el alojamiento de canarios, en caso de que cumpla un último requisito: poseer una correcta temperatura.




Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *