El adiestramiento del Labrador Retriever – fase 1


El adiestramiento del Labrador Retriever

Le debe un correcto adiestramiento a su Labrador Retriever

El privilegio de ser adiestrado es su derecho de nacimiento; y tanto si su Labrador Retriever va a ser un bonito y cortés perro de compañía, un perro para concursos, o cualquier otro uso que se le quiera darle. Su labrador debe acudir inmediatamente cuando se le llame y obedecer las órdenes de «sit» (siéntate) o «down» (échate) con igual rapidez; debe ponerse en marcha a la orden de «heel» (de pie), tanto si va con o sin correa.

Debe ser cortés y atento a cualquier sitio donde vaya; debe ser agradable con los extraños al que quieran destinarlo, el adiestramiento básico es siempre el mismo modo debe empezar con la obediencia fundamental, o lo que podría denominarse «adiestramiento de modales».

Su Labrador Retriever debe acudir inmediatamente cuando se le llame en la calle y en las tiendas. Educado en presencia de otros perros. No debe ladrar a los niños que vayan patinando, a los motoristas ni a otros animales domésticos. No se le debe permitir cazar gatos. Un perro no tiene el derecho inalienable de cazar gatos, y se le debe regañar si lo hace.

¿Cómo realizar este adiestramiento?

En realidad es un proceso muy simple, que en nuestros días está estandarizado. En primer lugar, si puede permitirse el desembolso extra, puede enviar su Labrador Retriever a un adiestrador profesional, donde en un plazo de 30 a 60 días aprenderá a ser un «buen perro». Si contrata los servicios de un buen adiestrador profesional, siga sus consejos sobre cuándo ha de ver a su perro. No, él no le olvidará, pero las visitas demasiado frecuentes en un momento inoportuno pueden retrasar el progreso de su adiestramiento. La utiliobediencia, y usted estará contento con el resultado final! Su perro disfrutará más de la vida y usted de su perro. Y recuerde: le debe un buen adiestramiento a su Labrador Retriever.


Adistramiento mediante a un libro

Cuando, seleccione un libro, cómprelo, estúdielo con todo detalle: luego vuelva a repasarlo, hasta que los procedimientos le sean familiares. Entonces empiece su adiestramiento. Pero siga los consejos y ejercicios del libro. No se invente reglas. Si no sigue las instrucciones del libro, se meterá en líos de los que le será dificil salir. Si después de algunas sesiones de adiestramiento, su Labrador Retriever no trabaja como se espera, vuelva al libro para una sesión de estudio ¡porque el fallo es suyo y no del perro! Los métodos de adiestramiento han sido tan bien sistematizados que los fallos deben ser del dueño, puesto que se ha demostrado que millares de preciosos Labrador Retriever han sido adiestrados por medio de un libro con instrucciones detalladas.

Después de que su Labrador se comporte «al pie de la letra» bajo todas las condiciones, si lo desea, puede proseguir con un adiestramiento avanzado y con la enseñanza de trucos.

Adiestramiento en el cobro de piezas

Esta fase del adiestramiento no debería empezar hasta que el perro tenga más de seis meses y no deberían realizarse más de dos o tres cobros al día los primeros meses. Hay dos cosas que deberían tenerse en cuenta cuanto antes en el adiestramiento del Labrador. Primero, su trabajo debe convertirse en la actividad más emocionante de su vida. y en segundo lugar, debe desarrollarse su olfato. Sólo hay un método mediante el cual se puede conseguir todo ello y es tras el estricto racionamiento del trabajo diario.

La acción del cobro debe estar asociada a una orden. Si usted elige «vuelve», «ves» o el nombre de su animal como señal, deben ir acompañadas de un movimiento con la mano en dirección a la presa caída y debe ser utilizada antes de cada cobro.

La boyas de plástico de los barcos son muy útiles para las primeras lecciones. Tienen una forma perfecta y varios pesos, tanto para el cobro en tierra como por agua. Cerca de 15 cm de cuerda atada al extremo de la boya será más fácil de manipular y mayor a la distancia que podrá ser lanzada.

El primer paso es que conozca el tipo de señuelo. Debería hacerse de la forma más excitante posible. Una voz juguetona y pequeñas tretas mantendrán el suspense. Cuando éste alcance su punto máximo, lance el señuelo a unos 6 metros. En el momento en que lo coja. empiece a repetir las palabras «ven», y aplauda con sus manos e incítelo a correr (todo ello es necesario para conseguir que vuelva más rápidamente).

Una vez lo haya alcanzado y recogido, recompénselo y repítalo de nuevo, esta vez lanzándolo un poco más lejos.

Las primeras lecciones deberían realizarse en un campo sin vegetación o con césped. Una vez que el cachorro entienda el principio del cobro, desplácese hasta un sitio que sea suficiente para ocultarlo. A partir de ahora el cachorro debe ser sujetado y no debe dar la orden hasta que el señuelo esté en el suelo.

Aumente gradualmente la distancia del cobro cuando demuestre que reconoce la actual distancia. Aplique los mismos principios en otras superficies con más vegetación y elevadas. Si en el curso del adiestramiento tiene problemas para encontrar el señuelo y vuelve la cabeza para mirarle, ignórele_ Nueve de diez veces que vea que no va en su ayuda volverá a su trabajo_ Esto es importante ya que es el único medio de desarrollar su perseverancia. Una vez se acostumbre a recibir ayuda, la pediría siempre que pudiera. No es necesario decir, que no es un rasgo deseable y es dificil de corregir una vez instaurado.

Adiestramiento en el agua

Antes de solicitar cualquier trabajo en el agua, debería tener una gradual y placentera introducción a este elemento.

Acerca de la manera más adecuada de cumplir todo ello es conseguirla ayuda de un buen perro de aguas. Lance el señuelo y permita que su perro siga al perro de aguas. Después de repetirlo varias veces de forma satisfactoria, intente que su perro, solo, realice un corto cobro. Suéltelo antes de que el señuelo haya alcanzado el suelo. Si rehúsa entrar en el agua de forma rápida, suelte al veterano de nuevo para que sirva de ejemplo.

Muchas lecciones pueden ser enseñadas de este modo. Encontrará que un perro, al igual que los niños, aprenden las cosas más rápido por imitación. Además la presencia de un competidor aumentará el entusiasmo de su perro y debería borrar cualquier duda que pudiera llevar esta nueva aventura.

Si no puede disponer de un fiable perro de aguas, puede utilizarse uno de estos otros medios. Un sistema es colocarse usted mismo cruzando un pequeño tramo de agua y situarse en frente del perro y entonces llamarlo. Otro método es servir usted mismo de ejemplo, metiéndose en el agua y llamando a su perro. También puede coger un bote de remos y conseguir que nade hasta usted.

Cobro  en el agua

Al principio lance el señuelo cerca de la orilla y deje que el perro corra hacia él mientras todavía esté en el aire. En segundo lugar, empiece a silbar y que vuelva. Con ello debería evitar que el perro deje caer el señuelo en la orilla. Una vez tenga la idea, podrá seguir el mismo esquema que sigue por tierra.

Cobros más largos

Para este propósito es necesario conseguir la colaboración de un ayudante. Asegúrese de que el colaborador entiende la importancia de lanzarlo alto con el fin de marcar claramente dónde cae y afinar así su olfato. Llame la atención de ambos con una exclamación antes de lanzarlo.

Hasta ahora, el perro se ha acostumbrado a sus lanzamientos, para el cambio las lecciones deben realizarse en un campo libre. Al principio, es muy probable que su perro intente dar el señuelo a su ayudante. Pero si usted lo instruye de antemano a permanecer inmóvil y duplica la intensidad de su silbido, e incita a correr, todo ello puede solventarse rápidamente.

Tan pronto como usted piense que su perro ha aceptado el cambio, vuelva al campo. Al principio, empiece con distancias cortas y trabaje a favor del viento. Una vez haya progresado hasta ser capaz de cubrir unos 80 metros de distancia en el agua o en el campo, olfateando el terreno donde pueda haber caído la presa, lo encuentre y lo devuelva con entusiasmo, estará listo para ser enseñado a devolver la pieza en la mano.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *