Destete de los cachorros del Cocker Spaniel


Destete de los cachorros del Cocker Spaniel

Normalmente los cachorros deben destetarse completamente a las cinco semanas, si bien a partir de las tres puedes empezar a darles otros alimentos. Al principio les es más fácil lamer un alimento semisólido que beber leche, por tanto mezcla una papilla de cereal con leche entera evaporada, calentada a la temperatura del cuerpo y ofrécesela en un plato. Hasta que aprenden a lamer es preferible no darles a más de uno o dos al mismo tiempo, porque tienen más tendencia a meterse dentro que a comer. Pon el platillo al nivel de su barbilla y déjale moverse alrededor sin meter los pies en el plato. Luego, con una esponja mojada se evita que se peguen papillas en la piel si la madre no lo limpia.

A medida que vayan aprendiendo, se puede ir alternando la leche con sopa o caldo de carne y empezar a darle carne finamente picada. Hacia las cuatro semanas ya harán cuatro comidas diarias y pronto prescindirán completamente de la madre. A partir de este momento empieza a darles comida para perro enlatada o déjales comida seca en un plato, para que se arreglen solos. No hay que dejarles agua permanentemente, pues a esta edad todo les es un juguete y la emplearán para vadear. Pueden beber cuanto necesiten si se les ofrece agua varias veces al día después de las comidas. A medida que los cachorros van creciendo la madre irá a la «madriguera» sólo para dar de mamar, primero sentada y después de pie; Para cortar completamente el suministro de leche, hay que apartar la perra durante períodos más largos. Después de unos días de esta lactancia parcial puede mantenérsela afuera cada vez más hasta que lo sea permanentemente. El resto de leche que pueda quedar será reabsorbido por su propio cuerpo.

Tan pronto como los cachorros abran los ojos se les puede sacar al exterior durante el día, salvo que haga demasiado frío o esté lloviendo, para que se beneficien de la luz solar. Para protegerlos del frío y humedad se emplea una esterilla de goma o papeles de periódico. Al irse haciendo mayores se les puede dejar afuera más rato, si bien asegurándose de que quedan protegidos en un refugio durante la noche o con mal tiempo. Desde ahora la limpieza de los jóvenes es tarea para el hombre, así es que los debes sacar afuera por lo menos durante el día, facilitando así el trabajo. Si los recluyes en un espacio o perrera, acuérdate de limpiarlo cada día, ya que varios parásitos y otros organismos infecciosos pueden estar acechando si la zona está sucia.

Es de suponer que los cachorros necesiten, por lo menos, una desparasitación antes de ir destinados a otra casa. Por tanto, antes de que tengan tres semanas toma una muestra de las deposiciones de cada uno de ellos y envíala al veterinario, quien podrá determinar mediante un análisis si alguno de ellos tiene lombrices, y de tenerlas saber de qué tipo son. Si uno de los pequeños está infectado, entonces, como medida preventiva, deberán desparasitarse todos los demás. Sigue el consejo del veterinario, siendo también esto válido en cuanto a las vacunaciones. Si pretendes quedarte con uno de los cachorros debes vacunarle a él y a sus hermanos de carnada a la más temprana edad. De esta forma, los animales destinados a una casa nueva estarán también protegidos contra algunas de las enfermedades caninas más corrientes.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *