Cuidados luego de la adquisición de un cachorro pekinés


Cuidados luego de la adquisición de un cachorro pekinés

Compra del cachorro

Resuelta la compra de un cachorro, es com eniente dirigirse a la principal entidad canina del país a fin de que le sea suministrada una lista de los mejores criadores en la raza.

El animalito que elija debe presentar un aspecto saludable, vivaz, con ojos brillantes lengua limpia y roja. Dientes blancos y encias sonrosadas como así también el interior de las orejas y oídos. El pelo debe verse saludable y su cuerpo formar un conjunto armonioso y equilibrado.

Desconfíe de los cahorros de mirada triste y ojos apagados, inquietos que busquen los rincones oscuros o si su vientre se muestra hinchado; patas con articulaciones abultadas. Si está resfriado, tose, estornuda o presenta secreción purulenta en los ollares de la nariz o en el saco conjuntiva) (ojos). Si de los oídos emana un olor desagradable o en su pelaje se observa peladuras o eczema.

Un cahorro sano, presenta un aspecto saludable y es travieso y juguetón.

Elegimos un cachorro

Hasta el instante en que uno llega a un criadero y elige un hermoso cachorro, vivaz y juguetón, dicho animalito es el ser más feliz de la tierra. Se siente protegido por su madre quien le prodiga toda clase de mimos lo arrulla y calienta cuando siente frío y sueño, lo alimenta cuando padece hambre sin importar la hora. Juega con sus hermanitos cuando así lo desea, en fin el mundo es un lugar hermoso para vivir y qué bien se siente.

En el pequeño, se ha formado un estereotipo es decir reflejos condicionados a un sistema permanente de agentes bien establecidos por su repetida aplicación por parte de la perra madre que lo guía.

En el preciso momento en que lo separamos de la madre y lo llevamos a casa, se altera por completo el orden de sucesión de los estímulos que lo componen y sus consecuencias pueden ser, un trastorno de la actividad nerviosa superior del animal. En algunos .casos puede dar lugar a que caiga en un estado patológico (neurosis) que podría perdurar durante su existencia; por lo tanto es deber nuestro que dicha separación se efectúe en la forma más suave posible.

¿A qué edad separarlo de su madre?

Nunca antes de los 45 ó 60 días ya que tomando como base los diferentes estudios efectuados en seres humanos y animales, es muy importante para el recién nacido, que ha experimentado un trauma al nacer, al dejar la seguridad del claustro materno, seguir sintiéndose amparado Es muy importante el contacto de: “cuerpo-cuerpo, boca-pecho, calor-amor’ lo que equivale al cariño recíproco entre madre y cachorro. Se ha demostrado en experimentaciones efectuadas, que el animal que en edad temprana sufre privaciones emocionales, puede ver seriamente deformada la estructura de su personalidad. La misma no sólo tiene efectos inmediatos, sino que futuros, ya que estos animales serán incapaces de identificarse con otros, siendo su conducta impulsiva, errática y difícilmente modificada por la disciplina. Inclusive, llegando a influir en la vida sexual y de relación con el sexo opuesto. Se ha observado casos de perros que sufren de neurosis, ansiedades, temores y otros trastornos de conducta.

En todo el reino animal, vemos que la hembra cuida de su prole, dirige sus pasos y los va enfrentando poco a poco con el mundo exterior al que ella los ha traído. Hay que dar lugar a que en el transcurso de esos 45 días periódo básico para la formación psíquica del cachorro. éste asimile los instintos y enseñanzas que se van transmitiendo de madre a hijo.

Llevamos un cachorro a casa

Ante todo debemos pensar que llevamos a un ser vivo con emociones, temores, y ansiedades. Debemos tener en cuenta que no llevamos un juguete para los niños por lo tanto debe procederse con cautela para no correr riesgos de asustar y malograr al animalito.

Al llegar a casa, nuestra primera precaución será de que nadie tome en brazos al animal, ya que no debemos olvidar que ha sufrido una dolorosa experiencia; la separación del lado de la madre. Igualmente ha debido sufrir durante el viaje siendo que probablemente sea la primera vez que se encuentra sobre un terreno movible, hasta ese momento sólo conocía la tierra firme. Posiblemente haya sufrido de mareos y quizás vomitado.

Lo dejaremos en el lugar prefijado para él, que tendrá que ser tranquilo y caliente, y esperaremos a que salga. Un animalito saludable al poco rato saldrá de su “cama” a efectos de explorar su nuevo ambiente y buscara la compañía de las personas que lo rodea. No debe intentarse tomarlo en brazos si retrocede ante nuestro avance y menos aún si llega un determinado momento en que la pared lo detiene y se ve acorralado. ya que podría quedar grabado en su pequeña mente dicho movimiento de retroceso ante el hombre: y aunque el animal se desarrolle en buena armonía con los hombres. el subconsciente llevará esa carga durante toda su existencia.

Desarrollo normal de nuestro cachorro

Para que nuestro cachorro se desarrolle en forma normal y libre de temores tendremos que permitirle que forme un nuevo estereotipo a costa de los sufrimientos morales que experimentará debido al rompimiento del viejo estereotipo, y ello va unido a la necesidad de cambiar las conexiones condicionadas que antes se formaron.

Como medida de gran importancia, al cachorro no se le debe gritar, y bajo ningún motivo castigar corporalmente. Se le hablará en .forma suave. cariñosa. acariciándolo y mimándolo. Se le dará toda la libertad posible dentro de los límites razonables y algunos juguetes de goma maciza a fin de que se entretenga y pueda gastar las energías excedentes (de esta forma no buscará jugar con los zapatos del amo, cortinas o alfombras). No hay que olvidar que se trata de un “bebé”.

Siempre que lo llame, lo hará por su nombre sin usar diminutivos, siendo que el cachorro debe registrar en su mente ese sonido que significa su nombre. y el uso de diminutivos lo confundiría y atrasaría su respuesta.

Preste atención a la manera de hablarle a su cachorro, ya que su perro no entiende el significado de las palabras sino que registra los diferentes tonos y modulaciones de su voz.

Primera noche

En la noche se tratará de que duerma donde pueda escuchar la respiración de otro ser vivo, tanto puede ser de otro animal como de una persona, pues, hasta ese momento el animal dormía junto al pecho de su madre escuchando los latidos del corazón de la perra y de sus hermanitos. El hecho de estar en un lugar silencioso, apartado y solo, producirá en el cachorro una sensación enorme de vacío y temor, y por eso llorará toda la noche. El silencio lo atemoriza y es un error, y muy lamentable dejar que llore para que se acostumbre, sin detenernos a pensar que su mundo de seguridad se ha derrumbado. Todo a cambiado, y su desamparo es total. Puede ayudárselo colocándole un reloj envuelto próximo a su cama por cuanto el tic tac del mismo llenará el silencio de la noche; y para su confort una bolsa de agua tibia en un rincón de su “cama” a fin de que pueda acurrucarse contra ella e imaginarse que es el cuerpo de su madre No obstante, mantengo la opinión de que un cachorrito no debe dormir solo hasta tanto se encuentre bien ambientado a su nuevo hogar y todos los ruidos que lo pueblan le sean conocidos.

Revisación veterinaria

Aconsejo que, no bien se lleva un cachorro a casa, lo más acertado es hacerlo revisar por un profesional y para ello tendrá que estar provisto de todos los datos necesarios, vale decir, haberse informado en el criadero sobre qué clase de vacunas le han sido aplicadas y si ha sido desparasitado; como así también si ha sufrido de diarreas (sanguinolentas) etc. Debe conocer su historia clínica. El profesional le hará una serie de exámenes a los efectos de determinar si el cachorro no sufre de alguna enfermedad, síntomas de mala respiración, indicios de raquitismo. Si su desarrollo óseo es completo, buenas costillas, buenos miembros, espacio suficiente para el corazón, que sea alerta y su aspecto general completamente normal y saludable. Le toca a él determinar qué tipo de vacunas habrá que aplicar como así también las vitaminas y calcio que deberán serle suministradas, y la necesidad o no de desparasitarlo (previo análisis de materia fecal).

Importante: cuando por primera vez lo atienda un profesional preste atención que su animal no se asuste. Súbalo a una mesa y tomándole la cabeza entre sus manos comience a hablarle con voz suave y monótona a fin de producir en él un efecto tranquilizante e hipnótico. No esté usted en tensión ya que el animal lo advertirá captando sus nervios. No le teme al hombre como hombre sino a lo que usted en forma involuntaria lo ha inducido a pensar, y habiéndose formado una imagen errónea, tratará de escapar o atacar al causante de su temor y ansiedad.

Si actúa según lo aconsejado, verá con gran satisfacción que su perro a la vista de su “doctor”, irá corriendo a colocarse frente a la mesa para que lo suba y lo examinen.

Cómo dar la medicación

Si se trata de píldoras, coloque a su perro frente a usted. Tome la píldora con su mano derecha y se la hace olfatear a la vez que le dice “Remedio” “Remedio”. Luego con la izquierda, ayudándose con la derecha, le abre el hocico. Para lograrlo le presiona sobre los molares y una vez abierta formando una cuña con sus dedos, con el pulgar derecho introduce la píldora bien al fondo de la garganta haciéndola tragar.

Tratándose de “suspensión”, siente al perro frente a sus piernas apoyando la cabeza contra las mismas. Con la mano izquierda le rodea la cabeza y con la derecha sujeta la cuchara (preferentemente de plástico) que previamente le ha hecho olfatear diciéndole “Remedio”. Una vez en esa posición con su mano izquierda le separa un poco el labio inferior y vierte el contenido, soltando inmediatamente el labio a la vez que le levanta la cabeza a fin de que trague el medicamente.

Importante: siempre debe tener presente que antes de hacerle ingerir cualquier medicamento, el animal lo debe olfatear, ya que por instinto se negará a ingerir lo que no ha sido reconocido por su olfato. Casi todos los medicamentos son de sabor agradable para ellos y en la mayoría de los casos, basta con ofrecerle e; medicamente para que lo tomen solos.




Califica este Artículo:
1 / 5 (1 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *