Cuidados dentales del perro


Los cachorros y perros jóvenes necesitan algo resistente para morder y desarrollar sus dientes y mandíbulas incidiendo en los dientes de leche para permitir el crecimiento de los permanentes bajo ellos, colaborando en la caída de éstos a su debido tiempo, ayudando a que los permanentes atraviesen las encías, asegurando el desarrollo normal de la mandíbula y fijando sólidamente en ella los dientes definitivos.

Los perros adultos gustan de morder palos para limpiarse los dientes, hacer masaje en las encías y ejercitar las mandíbulas, además de servir de desahogo de las tensiones caninas. La caries dental, tal como afecta a la dentadura humana, es virtualmente desconocida en los perros, pero en ellos se acumula sarro, especialmente en la línea de las encías, más rápidamente que en el hombre. Si no se elimina este sarro produce irritaciones e infecciones que erosionan el esmalte de los dientes destruyéndolos finalmente por la raíz. El desarrollo de dientes y mandíbulas normalmente se prolonga hasta que el animal tiene un año, e incluso a veces bastante más dependiendo del perro, del ejercicio de masticación que haga, el grado de utilización del calcio y de otros muchos factores conocidos o desconocidos que afectan al desarrollo individual del perro. Algunas enfermedades, como el moquillo por ejemplo, pueden a veces detener el desarrollo de dientes y mandíbulas que no se reanudará hasta unos meses o incluso años más tarde.

Esta es la razón por la que los perros, especialmente si son cachorros o jóvenes, frecuentemente destrozan pertenencias valiosas cuando su instinto de morder no queda satisfecho con sus propias posesiones, particularmente durante el muy variable período crítico para los jóvenes. Si el perro dispone de algo adecuado para morder cuando su instinto se lo pida se puede evitar que destroce cosas, asegurando al mismo tiempo el desarrollo de dientes y mandíbulas con la consiguiente limpieza de dientes y masaje de encías.

Para cumplir tus objetivos y los del perro, lo que le proporciones para que muerda debe ser apetecible bajo el punto de vista canino, tener las cualidades funcionales necesarias y, sobre todo, resultar inofensivo para el animal.

Es muy importante evitar que el perro muerda cosas que se puedan romper o cosas no digeribles de las que pueda arrancar partículas. Los trozos agudos procedentes de un hueso que el perro pueda partir, pueden perforar la pared del intestino y ocasionar la muerte. Las cosas no digeribles de las que se puedan arrancar pedazos, tales como juguetes de plástico blando pueden provocar una oclusión intestinal: si no

Huesos naturales

Los huesos naturales fuertes, como un trozo de tibia de buey adulto de unos 10 a 20 cm de largo como el que se puede adquirir en la carnicería, o una de las variedades disponibles comercialmente en las tiendas especializadas, pueden satisfacer las necesidades dentarias del perro. Puedes tener la tentación de dar a tu cachorro un hueso más pequeño que no sea capaz de romper cuando se lo das, pero los cachorros crecen rápidamente y constantemente aumenta la fuerza de sus mandíbulas hasta llegar a la madurez. Esto representa que un perro en crecimiento podrá romper en cualquier momento un hueso pequeño, tragarse los pedazos y morirse.

Muchas personas tienen la idea equivocada de que los dientes de su perro son como los de los carnívoros salvajes o los de los perros de la antigüedad. Los dientes de los carnívoros salvajes y los hallados en fósiles de criaturas de la antigüedad semejantes a perro tienen el esmalte más grueso y fuerte.

Todo hueso natural duro es altamente abrasivo. Si el perro es un mordedor muy ávido, los huesos naturales desgastarán sus dientes prematuramente y en ese caso deben retirarse una vez cumplida su misión. La mala dentadura, muchas veces dolorosa, de los perros adultos, puede atribuirse a haber mordido en demasía huesos animales. Contrariamente a la creencia popular, los huesos del jarrete que pueden ser mordidos y deglutidos por el perro contienen poco o ningún calcio u otro nutrimento. Lo que hacen es perturbar la digestión de los perros haciéndoles vomitar los alimentos que realmente necesitan.

Nunca le des al perro un zapato viejo para que muerda ni aun cuando le hayas sacado todos los clavos o piezas metálicas tales como ojetes, hebillas, etc. Los tacones de goma son sumamente peligrosos ya que el perro puede arrancar pedazos y tragárselos sufriendo como resultado una oclusión intestinal. Además, si en la goma hay un clavo embebido que no se pueda detectar, éste puede penetrar y desgarrar la pared intestinal. Existe también la posibilidad de que el perro no distinga entre su zapato y el tuyo y se dedique a morder un buen par mientras no lo ves. Recomendamos vivamente que no se le ofrezcan zapatos viejos a manera de juguete para morder ya que existen productos mucho más seguros.

Huesos de cuero

El material más empleado para la fabricación de objetos para morder es el cuero de vaca, caballo u otros animales. La mayor parte de estos objetos proceden de zonas en que la calidad de sus pieles no es adecuada para fabricar una buena badana. Estas pieles pueden contener plomo, antibióticos o insecticidas que pueden afectar a la salud del can… e incluso a la de los niños. ¡No hay que olvidar que un niño pequeño puede empezar a morder una pieza destinada al perro!

Estos objetos están aromatizado: para los perros, que gustan de ello. Básicamente les es bueno morder, pero creen que son comida. No juegan con ellos ni los usan como tranquilizante: para relajarse. Se lo comen como cualquier otra comida. Esto resulta peligro so ya que les resulta muy difícil digerir y tragar y muchos perros se ahogar con partículas grandes que se les atragantan en el cuello. Antes de proporcionarle estos artículos a tu perro consulta a un veterinario, pues tienen mucha experiencia sobre la cuestión, pídele consejo.

Huesos de nylon

Probablemente la respuesta más se gura, completa y económica ante la necesidad de morder son los huesos de nylon, especialmente los que llevan incorporado aroma a carne natural y hueso. Los perros no pueden romperlos ni arrancarles pedazos apreciables, y por tanto resultan totalmente seguros, y siendo más duraderos que cualquier otra cosa que se les pueda ofrecer para el mismo objeto, resultan económicos.

Al morder fuerte se levanta una especie de pelusa en la superficie de los huesos de nylon que limpian los dientes y suponen un masaje vigoroso de las encías en forma muy parecida a lo que te hace tu cepillo de dientes con estas pequeñas cerdas se desprenden y son tragadas, pero la composición química del nylon es tal que se disuelve en los jugos gástricos y pasa sin ninguna consecuencia.

La tenacidad del nylon ofrece la resistencia adecuada al ejercicio de las mandíbulas y una eficaz ayuda para las (unciones dentarias: sin embargo, no desgasta los dientes, pues no es abrasivo.
Por ser inerte, el nylon no ayuda al crecimiento de microorganismos, puede lavarse con agua y jabón y ser esterilizado por ebullición o en autoclave. Existe en el mercado una gran variedad de productos «Nylabone» (1) recomendados para tu perro o cachorro por los veterinarios por ser seguros e higiénicos. Estos productos no se astillan, desmenuzan ni se rompen en pedazos grandes, sino que, por el contrario, se encrespan por la acción de roer formando una especie de cepillo de dientes, limpiándolos y reforzando las encías. Al mismo tiempo, esta terapéutica del nylon duro canaliza la tensión y frustración del perro hacia una actuación constructiva y no destructiva.

Desgraciadamente, muchos productos de nylon han sido imitados, y estas copias de inferior calidad se venden en supermercados y otras cadenas de almacenes. Los productos verdaderamente buenos se venden sólo a través de veterinarios, tiendas de animales, peluquerías caninas y lugares en que el vendedor conozca bien algo sobre los perros. Los productos de calidad tienen el aroma impregnado dentro del hueso lo que hace que el sabor sea más duradero. Su olor no es apreciable para los humanos. Los huesos artificia les de olor fuerte son de calidad infe rior, con el odorante aplicado por aspersión para impresionar al dueño de perro (pero no al perro). Estos juguetes para perros, fuertemente olorizados, pueden comunicar su olor a las alfombras o tapicerías si están húmedos por haber jugado con ellos algún perro.

Huesos y juguetes de goma

Si lo que deseas es un objeto par morder que sea más suave, en los mismos establecimientos en donde vende los de nylon puedes encontrar los d goma, como el Gumabone (1). Esto juguetes flexibles se encuentran de distintas formas; de huesos, pelotas nudos o anillos (e incluso juguetes para estirar) diseñados para proporciona entretenimiento tanto al perro como a su amo.

Estas ayudas para enseñar al perro a recobrar la pieza están hechas de un polímero termoplástico que dura por lo menos diez veces más que otros juguetes de goma o de vinilo, por lo que resultan muy económicos. Si tu perro es capaz de trocear con sus dientes su juguete de goma mientras que la mayoría de perros no pueden hacerlo, probablemente es debido a que le has (lado un juguete de goma demasiado pequeño. Sustitúyelo por otro más grande y probablemente ya no lo podrá hacer. Estos juguetes, aromatizados de limón, proporcionan muchas horas de diversión ya que casi todos los perros gustan de morder elementos blandos.

Sin embargo no hay nada que pueda sustituir a una atención profesional que indica de dientes y encías, que no estás que lo que tu cepillo de dientes puede hacer por ti. Una vez al año (o mejor dos veces) haz limpiar los dientes de tu perro por un veterinario y así se mantendrá más sano y alegre queriendo su compañía más placentera.

¡Frotar o perder!

La mayoría de los dentistas opinanque la prevención es la clave de la salud dental de un perro. Tiene poco sentido ignorar las necesidades dentales del animal. Los problemas de los dientes pueden ser costosos y nocivos para un perro. El Nylafloss® es un artículo apropiado para el cuidado preventivo de los dientes.

que un cepillado diario no es suficiente. Para prevenir pérdidas innecesarias de piezas es esencial un masaje. Para un perro, el cepillo usado por el hombre no es solución pero existen artículos dentales caninos. El Nylafloss® es un producto revolucionario diseñado para proteger la dentadura del perro y mantenerla sana. Aun cuando el perro no se lo crea, el Nylafloss® no es un juguete, sino un elemento muy eficaz para eliminar las placas destructivas entre los dientes y bajo la línea de la encía, donde se inician las dolencias. Todo lo que se necesita para que actúe es tirar suavemente de ello. Estos productos inertes de nylon 100 están garantizados para durar diez veces más que los objetos de cuero para mascar, y pueden adquirirse en los comercios especializados.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *