Cuánto y cuándo alimentar a su Labrador Retriever


¿Cuánto y cuándo alimentar a su Labrador Retriever? Respecto a cuándo (excepto en el caso de los cachorros), hágalo a su comodidad. Puede darle dos comidas al día la misma cantidad de una sola vez, ya sea por la mañana o por la noche. Referente a la preparación y a la cantidad de comida, generalmente lo mejor es seguir las instrucciones del envase. Su propio perro puede preferir un poco más o un poco menos.

Todos necesitan masticar

Los Labradores, cachorros y jóvenes necesitan mascar algo resistente mientras se están desarrollando sus dientes y mandíbulas, para echar los dientes de leche, y fomentar el crecimiento de los permanentes debajo de los de leche, para ayudar al cambio de los primeros en el momento oportuno, fortalecer los permanentes en las encías, para asegurar el desarrollo normal de las mandíbulas y fijar sólidamente los dientes permanentes en ellas.

El deseo de mascar del Labrador Retriever adulto procede de su instinto de limpieza dental, conseguir un masaje de las encías y ejercitar las mandíbulas, además de la necesidad de relajar las tensiones caninas. Por esta razón los perros, especialmente los cachorros y los jóvenes pueden destrozar objetos valiosos si no se desvía su instinto de morder de las pertenencias del propietario. Por lo tanto, debe proporcionar a su Labrador algo para morder algo que tenga las características funcionales necesarias, deseable desde el punto de vista del perro e inocuo.

Es importante que no le deje morder cosas que se puedan romper o fraccionar en trozos y que se las pueda tragar y no las pueda digerir. Los trozos puntiagudos como los de un hueso cuando se astilla y perforan la pared intestinal pueden causar la muerte. Las cosas indigeribles, como trozos de zapatillas o juguetes de goma o de plástico, pueden causar una oclusión intestinal (si no los vomita) y llevarle a la muerte dolorosa, a menos que se realice una rápida intervención quirúrgica.

Los huesos naturales fuertes, entre 10 y 20 centímetros de longitud (tibias de ganado bovino adulto) que usted puede obtener en una carnicería o uno de entre los muchos que pueda comprar en una tienda de animales pueden servir para cubrir las necesidades de dentición de su Labrador si su boca es lo suficientemente grande como para cogerlos de forma efectiva. A veces se tiene la tendencia de darle a su cachorro un hueso pequeño que no pueda romperlo fácilmente, aunque los cachorros crecen rápidamente y el poder de sus mandíbulas aumenta constantemente hasta su madurez. Es decir un perro de Labrador Retriever en desarrollo puede romper uno de los huesos más pequeños en cualquier momento, ingerir los trozos, y morir dolorosamente antes de que usted se percate de qué es lo que va mal.

Todos los huesos naturales son muy abrasivos.

Si su Labrador Retriever es un mascador ávido, con los huesos naturales puede cambiarlos prematuramente; por tanto, hay que retirárselos una vez hayan cumplido los objetivos con la dentición. El desgaste, y generalmente dolor que experimentan los dientes de muchos perros adultos, puede ser achacado a una masticación excesiva de huesos naturales.

Contrariamente a la creencia popular, los huesos de la rodilla, que pueden ser masticados e ingeridos por su Labrador Retriever, apenas proporcionan calcio u otros nutrientes útiles. Sin embargo, complican la digestión de la mayoría de los perros pudiendo vomitar los alimentos nutritivos que necesitan.

Productos de cuero seco sin curtir, de diversos tipos, tamaños, formas y precios, pueden adquirirse en el mercado y han llegado a ser muy populares. Sin embargo, no son muy adecuados para las funciones primarias de masticación: son un poco desagradables cuando se empapan de saliva, y los Labrador Retriever los mascan de forma bastante rápida, aunque han sido considerados seguros para los perros hasta hace poco tiempo. De un tiempo a esta parte se han dado casos de muertes y otros que estuvieron a punto de morir por ahogo como resultado de trozos de cuero parcialmente ingeridos atascados en la garganta. Recientemente algunos veterinarios han atribuido casos de estreñimiento agudo a grandes fragmentos de cuero que no fueron completamente digeridos en el intestino.

Hay un nuevo producto, cuero moldeado, que es muy seguro. Durante el proceso, el cuero se funde y luego se moldea por inyección hasta darle la forma familiar para el perro. Es muy duro y los Labrador Retriever los mascan ansiosamente. El proceso de fundido también esteriliza el cuero. No lo confunda con el cuero prensado, que no es nada más que pequeñas tiras de cuero comprimidas juntas.

Existen en el mercado huesos de nylon, como los Nylabone, aromatizados naturalmente y que cuidan la salud dental del perro. Cuando el Labrador Retriever lo masca, queda al descubierto la superficie blanca de debajo.

Los huesos de nylon, como los Nylabone, concretamente aquellos a los que se les agrega fracciones de carne natural y de huesos, son probablemente la respuesta más completa, segura y económica a la necesidad de mascar. Los perros no pueden resquebrajarlos o morder trozos de menor tamaño, por lo cual son completamente seguros, y duran más tiempo que otras cosas que son recomendadas para este propósito y son más económicas.

Al mascar duramente se producen partes raídas en la superficie de los huesos de nylon, como hilachas, que proporcionan una limpieza dental eficaz y un vigoroso masaje en las encías, de modo similar al que logra el cepillo de dientes que utilizamos las personas. Los pequeños trozos son ingeridos, pero las propiedades químicas del nylon son tales que se descomponen con los jugos gástricos del estómago y no perjudican.
aunque no hay desgaste dental porque el nylon no es abrasivo. Al ser inerte, el nylon no fomenta el crecimiento de microorganismos; y puede lavarse con agua y jabón, o ser esterilizado hirviéndolo o en un autoclave.

Existen en el mercado huesos de nylon, como los Nylabone, muy recomendados por los veterinarios como sanos y seguros, que no pueden astillarse ni producir esquirlas. El material con el que están fabricados se encrespa con la acción de mascar del perro, creando una superficie como de cepillo dental que limpia los dientes y masajea las encías. Los buenos productos para mascar de nylon sólido con impregnación de aromas, pueden encontrarse en las tiendas especializadas. Son de mejor calidad que los más baratos, porque están hechos de nylon puro, más fuerte y duradero que el resto. Los huesos más baratos están hechos de nylon reciclado o procedente de productos elaborados con nylon y tienen tendencia a romperse fácilmente.

Sin embargo, nada puede sustituir la atención profesional periódica de dientes y encías de su Labrador Retriever, al igual que la ayuda del cepillo de dientes debe ser completada con la revisión periódica de su dentista. Al menos una vez al año es importante que su veterinario realice una limpieza de boca a su perro (mejor dos veces al año) y su perro será más feliz y estará más sano y disfrutará de una convivencia mucho más agradable.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *