Crianza del Cocker Spaniel


Si posees una hembra y deseas que críe, asegúrate antes de que puedes asumir la responsabilidad de cuidarla a ella y a su carnada de cachorros. Ten en cuenta el tiempo y el dinero necesario para ponerla en condiciones de criar y mantenerla durante la preñez y mientras ella atiende a sus pequeños. Estarás obligado a alojar, alimentar, asear y cuidar a los cachorros hasta tanto no se encuentre una buena casa para ellos; y no hay que olvidarse de que habrá que hacer visitas periódicas al veterinario para revisiones e inyecciones.

El sentido común ya dice que es ciertamente cruel traer cachorros no deseados ni planeados al ya recargado mundo de los perros; sólo un criador negligente permite que esto suceda. Con los perros de pura raza y gran calidad, muchos criadores exigen de los futuros amos la firma de un acuerdo de esterilización o castración para cuando adquieran los perros. De esta forma los criadores se aseguran de que para propagar la raza sólo se emplearán animales de la mejor calidad, es decir, sólo aquellos que se ajustan a las normas individuales de perfección y que estén libres de desórdenes genéticos o enfermedades.

Antes de buscar pareja para tu hembra piensa cuidadosamente sobre por qué quieres que tu perra dé a luz una carnada de cachorros. Si piensas que si no cría se ve privada de algo, si piensas que tus niños aprenderán algo por experiencia, o si tienes la idea equivocada de que podrás ganar algún dinero con esta empresa, piénsalo otra vez. Un perro puede llevar una vida normal y feliz sin haberse emparejado: de hecho, castrando a la hembra o esterilizando al macho se les ayuda a ser más domésticos ya que no se muestran tan ansiosos en busca de pareja en un esfuerzo para aliviar sus tensiones sexuales. También es una buena razón para inclinarse a hacer criar a los perros el proporcionar a los niños una lección de educación sexual.

En el terreno económico se necesitan no sólo años de arduo trabajo (rebusca de pedigrees, ascendencias y estudios genéticos entre otras cosas) sino que precisa también de un buen capital (dinero, equipo, etc.) para conseguir un resultado normal. Muchos criadores están siempre a punto de quebrar. Si tienes sólo un interés casual en la cría es mejor que dejes este pasatiempo a quienes tienen más experiencia en el asunto, al que consideran como un hobby formal o una vocación. Si has comprado para padre un perro de alta calidad capaz de producir campeones y estás justamente iniciándote en esta aventura, antes de empezar, busca el consejo del vendedor, de otros criadores ya veteranos y de tu veterinario.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *