Conducta del periquito o cata


Conducta del periquito o cata

El trato con los periquitos requiere mucha paciencia y sensibilidad, es por esta razón que es de suma importancia aprender su modo de comportarse antes de pensar en criarlos.

Veamos cuáles son los más importantes con respecto a su cría.

Necesitan Compañía

Los periquitos en la naturaleza se agrupan en grandes grupos de cientos de ejemplares. Dentro de estos grupos, cada periquito tiene su pareja a la que es fiel hasta que muere. Sabiendo esto, se deduce fácilmente que un periquito nunca será feliz si no tiene al menos un congénere a su alrededor. Y si puede vivir en un pequeño grupo, mucho mejor. Pero el ser humano, por mucho que se empeñe, nunca podrá sustituir a otro periquito.

Periquitos obligados a vivir en soledad muchas veces desarrollan alteraciones en el comportamiento que van desde chillar, pasando por la fijación sexual en un objeto (¡Espejo!) llegando hasta arrancarse las plumas. Así que, si pensabas en adquirir un periquito, cambia de opinión: o al menos dos o ninguno.

En cambio, tres no es un buen número: siempre habrán dos que se emparejan, y el tercero «sobra». Un grupo no debe contener un número impar de periquitos al menos que haya más de seis en total: en este caso, aunque alguno se quede sin pareja, siempre habrá algún periquito que se ocupe el, u otro que tampoco se empareja. Es mejor que no haya más hembras que machos.

Dos machos se pueden llevar igual de bien que una pareja auténtica. Con dos hembras hay más problemas, pero si se conocen desde jóvenes y no hay ningún macho por medio, también se pueden emparejar. No te preocupes: aunque tengas una pareja de periquitos, no criarán al menos que les ofrezcas un nido.

No es cierto que solo un periquito solitario se amansa, con paciencia se puede adiestrar hasta un pequeño grupo. Pero no todos los periquitos se acostumbran a la mano: algunos siguen siendo asustadizos toda su vida (tanto solos como en pareja). Cada periquito es un mundo, si los tuyos no salen como era previsto no puedes decepcionarte.

Necesitan Volar

Nada más triste que ver a un periquito encerrado en una jaula demasiado pequeña sin salir de ella en toda su vida. Los periquitos salvajes son nómadas, vuelan muchos kilómetros diarios.

Claro está, nunca podremos proporcionar a nuestro periquito casero tanto movimiento como si viviera en libertad, pero es absolutamente imprescindible que lo soltemos por la habitación todos los días para que vuele. ¡Y una hora al día no basta! Lo mejor sería tener a nuestro periquitos sueltos por la habitación todo el día, si esto no es posible, por lo menos cinco horas diarios.

Si no puedes o quieres soltar a tus periquitos a volar, necesitarás una pajarera. Así que, si pensabas tener a tus periquitos en una jaula en el patio, esta opción queda descartada.

Una pajarea de exterior no puede dejarse a la intemperie sin protección, tendrás que construir un recinto techado y en el que la temperatura no puede bajar de los 10 °C.

Cuestan Tiempo

Aunque una pareja de periquitos cuesta menos tiempo que muchas otras mascotas como perros o gatos, también tendrás que calcular unos cuantos minutos diarios para su cuidado.

Diariamente tendrás que…

  • Limpiar los comederos y bebederos, así como cambiar las semillas y el agua: 5 minutos.
  • Cortar, pelar y lavar frutas y verduras para los periquitos: 5 minutos.
  • Limpiar los alrededores de la jaula: 5 -10 minutos.
  • Por la noche, remover los restos de las frutas: 5 minutos.
  • Hablar y tratar con tus pájaros: por lo menos 20 minutos.

Cada dos días tendrás que:

  • Limpiar las perchas manchadas con excrementos: 5 minutos.
  • Ofrecer el baño a tus periquitos o rociarlos con agua: 5 minutos.
  • Limpiar las «bolitas» del suelo de la jaula: 10 minutos.

Semanalmente tendrás que:

  • Limpiar a fondo toda la jaula, incluido la parte de rejas y los accesorios (juguetes, perchas…): 30 minutos.
  • Cambiar la arena del fondo de la jaula: 10 minutos.
  • Limpiar la habitación donde se encuentran los periquitos. 30 – 45 minutos.

Y recuerda que estos trabajos los tendrás que hacer, si todo va bien, durante por lo menos 8 – 15 años, que es la esperanza de vida de un periquito. ¿Sabes si puedes estar cuidando a tus mascotas durante tantos años? ¿Si no, quién se ocupará de ellos?

El «loro ondulado melódico»…

Así bautizó el naturalista inglés Shaw al periquito ondulado (Melopsittacus undulatus: melo = melódico, psittacus = loro, undulatus = ondulado) cuando lo descubrió, en 1804, y fue muy romántico al respecto, pues los periquitos son MUY ruidosos y NADA melódicos.

Su «canto» no es muy agradable y puede alcanzar un volumen considerable. Los periquitos cantan casi todo el día, empezando a las seis de la mañana y callándose solo si por la noche apagas la luz. Que las hembras no cantan no es verdad, cantan menos que los machos, eso si, pero también emiten con más frecuencia los sonidos verdaderamente desagradables de su repertorio.

¿Hablan?

Sí, pero es muy raro que un periquito que tenga pareja aprenda a hablar. Algunos lo hacen, pero es la excepción a la regla.

Un periquito que no tenga un congénere a su alrededor puede aprender a hablar, pero tampoco lo hace en todos los casos.

Muchas veces el habla se queda en un balbuceo que solo con mucha fantasía puede llamarse hablar. Y si un periquito solitario aprende a decir unas palabras no son más que un desesperado intento de entrar acústicamente en contacto con su dueño, a falta de un compañero de su especie. Y si un periquito habla por estos motivos, o peor, se mantiene sin compañía para que hable, da pena.

Mascotas Limpias

Cierto, pero con limitaciones. Los periquitos ensucian su entorno como cualquier mascota, y en una habitación con periquitos siempre habrá pequeñas plumas y cáscaras de semillas repartidos por los rincones. Hará falta limpiar más a menudo. Además los periquitos, si están sueltos por la habitación, echan sus «bolitas» donde les da la gana. Con un espacio de juego se puede controlar el problema: les periquitos estará más tiempo encima del espacio de juegos que en el resto de la habitación. Pero aún así, un poco más de suciedad es inevitable.

Además los periquitos, por naturaleza, trabajan cualquier objeto con sus picos: es más que probable que dejen sus maracas en la pared, las plantas de adorno, los libros de la estantería… ¿Puedes vivir con ello?

A favor del periquito hay que decir que no huele, no tiene un olor corporal muy marcado y los excrementos de un periquito sano apenas huelen. Además en seguida se secan, no manchan. Con una higiene adecuada de la jaula (por lo menos una limpieza general a la semana) tu nariz no notará la presencia de los periquitos.

¡Cuidado si eres alérgico! Podrías reaccionar con alergia también a los periquitos. Si eres alérgico a otras mascotas (gatos, perros…) o al polvo deberías consultar a un dermatólogo antes de adquirir tus periquitos.

Si quieres un periquito sólo para que hable, considera una grabadora de voz como alternativa.

No sólo alpiste

Es cierto que la alimentación del periquito es relativamente fácil, pero aún así es necesario proporcionarle una dieta variada, que incluye distintas frutas y verduras todos los días.

Sin duda, un periquito alimentado sólo con semillas (declarados falsamente “alimento único”) sobrevivirá durante bastante tiempo, pero desde luego no es sano.

Es muy probable que tarde o temprano sufrirá carencias nutricionales.




Califica este Artículo:
3.50 / 5 (2 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *