Colores de periquitos comunes


Colores de periquitos comunes

En esta categoría se encuentran todas las variedades de color que mantienen inalterado el dibujo característico de la especie.

En la práctica se trata de los colores:

Verde

Es el color más afín a la forma silvestre y tiene las tres tonalidades de color verde claro (de un bonito verde brillante), verde oscuro (color laurel oscuro) y verde oliva (verde oliva fuerte).

La máscara es amarilla, ancha y bien definida, lo mismo que los seis puntos negros del cuello.

Las ondulaciones características han de estar definidas, paralelas y ser de un bello color negro. El ojo es negro con el iris claro; las patas son azuladas; la cera es azul en los machos y marrón en las hembras.

Mientras que la tonalidad clara es la más afín a la silvestre, las otras dos tonalidades nacieron alrededor de los años 1915-1916 gracias a mutaciones.

Genéticamente es dominante. El verde claro, que es el que ha conservado el aspecto de la forma silvestre, no necesita apareamientos especiales y se aconseja obtenerlo puro. El apareamiento ideal para obtener buenos ejemplares de color verde oscuro es verde claro x verde oliva.

Sin embargo, es difícil conseguir ejemplares verde oliva de un buen nivel y por tanto ha de recurrirse a otros acoplamientos, como verde claro x verde oscuro y verde oscuro x verde oscuro. También puede usarse el gris-verde para crear buenos verde oliva: grisverde oscuro x verde oscuro y grisverde oscuro x verde oliva.

Azul

Es un color bastante raro entre los ejemplares de cría, pero ha sido una de las primeras mutaciones aparecidas entre los periquitos. Se encuentra como azul cielo (azul cielo brillante), cobalto (azul cobalto fuerte) y malva (azul malva con reflejos rosados). Cuando apareció el color azul cielo en Alemania y Bélgica, alrededor del año 1880, suscitó un gran interés, pero se necesitaron unos treinta años para que esta mutación se difundiera en toda Europa. Las dos tonalidades restantes se remontan en cambio al año 1921 y aparecieron por primera vez en Francia.

La descripción del plumaje es muy similar a la de los verdes, a excepción de la máscara y el color de fondo del dibujo, que son blancos.

El comportamiento genético de este color es recesivo.

Para obtener buenos ejemplares de color azul cielo se aconseja emparejarlos frecuentemente con animales verde claro/azul, para mejorar la tonalidad del color.

Los ejemplares color cobalto son los de la línea azul que menos problemas dan en lo que se refiere a la talla y la forma de la cabeza.

Para mejorar la tonalidad del color, el acoplamiento aconsejado es azul cielo x malva, del cual se obtienen crías de color cobalto con una buena gradación de color.

El malva, lo mismo que el verde oliva, presenta una cierta dificultad en conseguir ejemplares morfológicamente válidos. El acoplamiento ideal es verde/oliva/azul x malva, pero muchas veces hemos de conformarnos con cobalto x cobalto, que ofrece como resultado un 25% de crías malva.

Gris

Aparecido en 1934, el gris no es exac: tamente un color, sino un factor que se suma a la tonalidad de color en la que está presente, alterándola.

El tipo continúa siendo el de la variedad en la que está presente a excepción de las manchas de la cara, que de violetas se convierten en grises, y las timoneras, que pierden los tonos azules quedando de un bonito negro oscuro.

Siendo un color que se suma a otro ya existente tendremos el gris/verde y el gris/azul, por lo que no es necesaria su descripción y aconsejamos leerla variedad correspondiente.

Los gris/verde tienen la tonalidad verde (mostaza) claro, media y oscura, mientras que los gris/azul son gris claro (gris perla), gris medio (color gris humo) y gris oscuro (gris plomo oscuro).

El comportamiento genético es dominante y los acoplamientos aconsejados son: gris/verde medio x gris/verde oscuro.

El gris/verde se utiliza frecuentemente para mejorar otras variedades de color. También en el caso del gris/azul se aconseja el acoplamiento puro, o entre gris/ azul medio y gris/azul oscuro.

Para mejorar la tonalidad de color algunas veces se acoplan gris/verde/azul x gris.

Violeta

Se trata de una variedad bastante reciente, de hace unos cuarenta años, y, como el gris, no es un verdadero color, sino un factor que altera la tonalidad de color de la variedad en la que se encuentra.

Procede de una mutación del cobalto y solamente unido a este color es ópticamente bien visible; puede estar presente en todos los tipos y variedades de color pero sólo un ojo experto puede apreciarla diferencia.

En la serie de los verdes distinguimos el verde/violeta fuerte, que tiene un color verde oscuro, el verde/violeta oscuro, que es de color verde oliva, y el verde/violeta oliva, con el cuerpo oliva fuerte.

Estas tres tonalidades, como hemos visto, tienen un plumaje verde con ligeros matices amarillos.

Los azul/violeta en cambio, son violeta/azul con el cuerpo cobalto con reflejos color rosa más o menos marcados, violeta/cobalto de color violeta fuerte con reflejos púrpura y violeta/malva con el plumaje malva fuerte y matices rosados.

Hemos visto que solamente el violeta/cobalto se distingue bastante fácilmente de uno normal; de hecho, a efectos de exposición sólo se reconocen los que son presentados con el nombre genérico de «violeta»; los demás son útiles para la reproducción a fin de obtener buenos violetas. Emparejando, por ejemplo, un violeta/malva y un azul cielo se obtendrán buenos violetas portadores de cobalto.

Otro acoplamiento muy válido consiste en unir violeta/malva y violeta/azul para obtener hijos violetas. Genéticamente el violeta es dominante sobre todos los colores, pero no se trata de un dominante completo.

Opalino

Esta variedad se originó en Australia en 1932 y más tarde apareció espontáneamente también en Europa. Existen opalinos de todas las variedades de color porque se suma a las coloraciones que hemos visto, mutándolas. A primera vista los ejemplares opalinos no son fáciles de distinguir de los normales, pero con una observación más atenta se puede apreciar que la máscara se extiende por toda la cabeza y que las ondulaciones características son menos extendidas. Esto es debido al hecho de que el factor opalino provoca una eliminación parcial de la melanina en algunas partes del cuerpo. Son característicos los puntos negros del cuello, muy grandes y bien definidos.

En cuanto al comportamiento genético, hay que decir que el factor opalino está ligado al sexo y que, por tanto, para obtener con certeza ejemplares opalinos hay que trabajar con ejemplares puros o acoplar un macho portador con una hembra pura. Un defecto muy frecuente en estos ejemplares consiste en los puntos del cuello, demasiado grandes y muy numerosos, que llegan a formar casi un collar. Por otra parte, los opalinos son utilizados para aumentar el tamaño de los puntos del cuello de las cepas que carecen de ellos.

Para obtener buenos ejemplares opalinos no existen acoplamientos privilegiados, ya que su nacimiento es bastante casual; muchas veces los mejores opalinos se tienen emparejando un opalino y un ejemplar común portador de opalino.

Canela

Esta variedad, muy apreciada sobre todo por la calidad de su plumaje -es muy fino y confiere al manto del periquito un aspecto sedoso y brillante-, se originó en Inglaterra en 1931. Existen canelas en todas las series de color que tienen un matiz de tinta menos cargado que la variedad común, aparte de presentar las marcas color moreno/canela,. Se confunden fácilmente con los ala gris, pero bastará observar las marcas de las alas, que han de tener una cálida tonalidad morena, para poder distinguir los buenos canela de los demás.

Otra característica la constituye el ojo, de color rojizo y con el iris claro. En los pequeños el color de los ojos es muy rojo y en los recién nacidos el párpado es pálido, siendo casi negro en los ejemplares comunes. Al crecer, el color de los ojos se oscurece hasta llegar al rojizo de los adultos.

Genéticamente el canela está ligado al sexo y el apareamiento no precisa especiales precauciones para conseguir buenos ejemplares. Gracias a la calidad sedosa de su plumaje, se utiliza muchas veces para mejorar ejemplares que presentan un plumaje tosco y descompuesto. Se obtienen óptimos resultados cruzándolo con el gris o el opalino, mientras que son irrelevantes los efectos adicionales con los tipos ya diluidos, como el de ala de encaje y el flavo.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




2 Comentarios en Colores de periquitos comunes

  1. Carolina Dice:

    Me podrían informar sobre la reproducción? Gracias

  2. Ainoa Castro Dice:

    Enhorabuena por tu ortografia. Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *