Clases de olas


Existen dos tipos bien definidos de olas, que se conocen como mar de viento y mar de leva. Las olas de viento son las ondulaciones producidas en la superficie de la mar por un viento que incide sobre ella.

Son olas de forma típicamente aguda y de una longitud de onda generalmente corta. Si aumenta la intensidad del viento, aumentará igualmente la velocidad de rotación de las moléculas, cada una de las cuales describe un círculo de mayor tamaño, lo que modifica el perfil, ya que aumenta igualmente la pendiente, de modo que la cresta de la ola avanza a una velocidad mayor a la que tiene su base.

Estas olas reciben el nombre de olas forzadas y se caracterizan por que su perfil está exento del característico y típico bucle, ya que este no puede materializarse dada la fuerte intensidad con que sopla el viento. Al desplomarse la parte superior de la cresta de la ola, el bucle aprisiona en su interior una masa de aire, que se escapa en forma de burbujas, formando la tan típica espuma, también conocida como borregos o carneros.

La mar de leva, también conocida como mar tendida o mar de fondo, es el resultado de la existencia de un viento que en una zona lejana ha producido una mar más o menos gruesa y que, a pesar el tiempo transcurrido y aunque el viento haya decaído por completo, mantiene una ondulación larga y regular en la superficie del mar.

Se caracterizan por ser olas muy regulares y de longitud muy superior a su altura y por estar dotadas de una cresta típicamente redondeada, poco apreciables a simple vista, pero que son sumamente molestas ya que causan fuertes balanceos de la embarcación, especialmente si estamos fondeados, dedicados a la pesca de fondo, causando el tan típico mareo que afecta especialmente a los pescadores noveles, poco avezados a la mar.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *