Alimentación de un cachorro Bulldog


Los cachorros quieren, instintivamente, mamar de los pechos de su madre. Un cachorro normal mostrará esta conducta desde los primeros momentos después de su nacimiento. Si los cachorros no intentan mamar, más o menos, dentro de la primera media hora tras el nacimiento, se les debería animar a hacerlo colocándoles sobre un pezón, habiendo escogido uno entre aquellos que tengan leche. Este suministro temprano de leche es importante para proporcionarles el calostro, que protegerá a los cachorros durante las primeras ocho a diez semanas de sus vidas. Aunque la leche de su madre es mucho mejor que cualquier otra fórmula láctea, a pesar de que hay algunas excelentes a su disposición, si los cachorros no se alimentan por su cuenta tendrá usted que encargarse de alimentarles. Para aquellos que tengan menos experiencia, es importante el consejo de un veterinario, para que así no sólo alimente al cachorro con la cantidad correcta de leche, sino que ésta sea de una calidad adecuada, y que va suministrada a intervalos adecuados y frecuentes, generalmente cada dos horas durante los primeros días de vida.

Se debería permitir que los cachorros mamen de su madre durante, aproximadamente, las seis primeras semanas de vida, aunque empezará usted a añadir pequeñas porciones de un alimento sólido adecuado a partir de la tercera o cuarta semana. A la mayoría de los criadores les gusta comenzar alternando las comidas consistentes en carne y las consistentes en leche, aumentando la cantidad de las comidas consistentes en carne hasta llegar al momento del destete.

Para cuando los cachorros tengan siete o, como máximo, ocho semanas, deberían estar completamente destetados y ser dietas de crecimiento, y ser alimentados únicamente con una dieta para cachorros adecuada. A los cachorro de Bulldog se les debería dar tres comidas diarias cuando tengan de seis a ocho semanas de les puede dar otra comida pequeña adicional para que mantengan un buen peso corporal. Su veterinario podrá recomendarle dietas de crecimiento, y se debería mantener al perro con este tipo de alimentos hasta los 12 meses. A esta edad es esencial la selección del alimento más adecuado y que éste sea de buena calidad, ya que el ritmo de crecimiento más rápido de un cachorro se da durante su primer año de vida. El veterinario podrá aconsejarle acerca de esto y, aunque la frecuencia de las comidas se habrá ido reduciendo con el paso del tiempo, sólo cuando un perro joven haya cumplido los 12 meses se le debería alimentar con una dieta para perros adultos.




Califica este Artículo:
4 / 5 (1 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *