Acicalado del Cocker Spaniel cachorro


No hay ningún truco para mantener en buenas condiciones la capa del Cocker siguiendo unas prácticas sencillas y fáciles. En primer lugar hagámonos a la idea de que es muy necesario que la piel y la capa tengan los aceites naturales que proporciona la naturaleza para mantenerla en buenas condiciones. De esto se deduce que no debe bañarse demasiado frecuentemente a un perro. Una vez al mes es holgado, no conviene con más frecuencia, y una vez al trimestre es suficiente.

Emplea agua tibia y una manguera normal acoplada al grifo de la bañera, y un jabón o detergente muy suave (nosotros preferimos una tintura de jabón verde). Enjabona todo el perro con champú, masajéalo vigorosamente cuidando de que no entre agua en los oídos. Seguidamente enjuaga hasta que el agua salga completamente clara y la capa se presente completamente limpia. Luego seca bien con dos toallas de rizo, manteniendo al animal a salvo de corrientes de aire, hasta que esté totalmente seco; y en esto es en lo que consiste todo el baño. Por otra parte, el acicalado tiene mucha importancia y debe realizarse diariamente. Hay que tener en cuenta que cuanto más frecuentemente se cuide la capa, más fácil y rápidamente se consigue el objetivo.

Si dejas que se formen marañas luego se te presentarán dificultades. Entre las herramientas necesarias citaremos: un peine con púas de acero rígido de unos 17,5 cm de largo; un cepillo de cerdas, y a mayor abundamiento un alisador, que es un cepillo plano con numerosas púas finas de acero y con mango para su manejo. En cierto aspecto es semejante a lo utilizado para los caballos y se maneja de la misma forma.

Es correcto para una pasada rápida, pero no es tan completo como el peine y el cepillo. Da diariamente una buena pasada a la capa, asegurando la eliminación del pelo muerto, y así el perro conservará siempre su buen aspecto y tus amigos te preguntarán cómo te las arreglas para tener siempre tan bien la capa de tu perro. Es de observar que el acicalado doméstico es cuestión de diez o quince minutos si se hace diariamente, pero de una hora larga si se hace una vez al mes.

Tratemos seguidamente del arreglo: si como mínimo le recortas regularmente el pelo de alrededor de los pies y entre los almohadillados de los dedos, entrará el mínimo de suciedad en la casa. Esto es fácil de hacer; lo único que realmente necesita que se le preste atención son los canales de las orejas, siendo esencial limpiarlos cuando sea necesario. Emplea algodón corriente y alcohol para taponar los oídos, con cuidado de no penetrar demasiado. Seguidamente se secan los alrededores de la oreja exterior con algodón fresco.

Si de todas formas quieres para el perro un arreglo de barbería, necesitarás otras herramientas, además de experiencia. Este arreglo necesita práctica, pero ciertamente no más de la destreza media, y un Cocker bien atildado es un espectáculo digno de verse.

Un instrumento de doble filo, empleando ciertas hojas de seguridad (moviéndolas a manera de afeitado), además de un peine, es realmente cuanto se necesita, aunque puede valerse también de tijeras para el acabado, cortadora, etc.

Mientras que la cortadora eléctrica hace un trabajo rápido y eficiente al arreglar un Cocker, también puedes ser un instrumento peligroso en manos de un principiante (peligroso para la estética de la capa del perro). Un golpe en falso y puedes anular la carrera de tu Cocker como perro de exhibición por todo lo que resta de la temporada, hasta que vuelva a crecer la capa. Un peine y unas tijeras pueden hacer un trabajo igual de bueno, pero se necesita más tiempo.

Suponiendo que has adquirido ya un cierto grado de habilidad con la cortadora durante una época en la que el resultado no era crítico, describiremos a continuación la forma de preparar al perro para una exhibición de competición, valiéndose de cortadora y tijeras. Previamente a emprender seriamente una sesión de acicalado, hay que haber enseñado al perro a estar completamente apaciguado en la mesa de trabajo sin asustarse del ruido de la maquinilla al acercarla a los ojos u oídos. Prepáralo en un lugar con buena luz, donde no formen sombras las irregularidades del cuerpo.

Empezando por el morro se recortan las patillas y los pelos largos y gruesos que crecen en sus cejas. Luego se continúa por los lados del hocico, usando una maquinilla de afeitar diseñada para este objeto, y teniendo cuidado de mantenerla plana, se limpian ambos lados del morro dando golpecitos hacia abajo.

Si se emplea una maquinilla de afeitar eléctrica situar la cortadora con la hoja en ángulo recto con respecto a la zona que se ha de afeitar, moviéndola cuidadosamente en la dirección de crecimiento del pelo.

Ves bajando la hoja por encima de los labios y continúa así hasta completar toda la zona del hocico. El resultado final es un aspecto aterciopelado en el morro. Para cortar el pelo de la nariz puede emplearse la maquinilla cortadora o la cuchilla. Corta a contrapelo empezando por la nariz y retrocediendo hacia el stop. Tensa hacia atrás la piel de detrás del ojo y al mismo tiempo también hacia arriba para obligar al perro a cerrar los ojos, de forma que los pelos próximos al stop puedan cortarse sin poner en peligro los ojos. Se limpia seguidamente el stop empleando para ello la maquinilla cortadora o las tijeras, introduciéndose en el stop cuanto se pueda, a fin de resaltarlo más.

Se prosigue por encima de la cabeza: éste es el lugar adecuado para trabajar con la cortadora eléctrica. No eliminar todo el exceso de pelo por encima de los ojos, ya que se deja una insinuación de las cejas para acrecentar el aspecto de una frente alta propia de esta raza.

Los laterales del cráneo hasta los extremos de las orejas se pueden recortar con las cortadoras. Llegados a este punto, se evidencia cómo un acicalado hábil puede emplearse para disimular faltas. El acicalado no puede compensar completamente lo que puede apreciar el ojo de un juez sagaz, pero puede ayudar. Si tu perro tiende a ser cabeza gorda, córtale el pelo muy próximo a los laterales, y si hay que corregir la anchura, deja algo de pelo sin cortar.

Y ahora pasemos a las orejas. Las orejas de un Cocker no deben fijarse a un nivel por encima de la línea inferior de los ojos. El acicalado debe resaltar la situación y la caída de las orejas. Con la cortadora se parte de un punto aproximadamente a medio camino por encima de la oreja, siguiendo luego hasta su punta. Elimine todo el pelo que crece en la parte superior de la oreja, ya que esto no le da el aspecto de estar ubicados en la cima del cráneo. Debe ponerse mucho cuidado al recortar los bordes de las orejas de no cortar la piel. Has de ser también escrupuloso al despejar el pelo del dorso de la oreja, donde se curva, antes de juntarse con el cráneo.

Por debajo de la coronilla se forma una ligera depresión donde se une el posterior de la cabeza con el cuello. Yendo hacia osa depresión se rasuran unos 2,5 cm desde lo alto de la cabeza, variando gradualmente la inclinación. En la garganta y en el pecho recorta y separa el exceso de pelos, actuando a contrapelo y no a favor.

Empleando el esternón como punto de referencia ves cortando rectamente hacia arriba, desde el pecho hasta los labios y barbilla. Continúa fuera del esternón hasta que todo el frente del Cocker quede concluido. Asegúrate de recortar ajustado alrededor de la boca, especialmente donde la piel cae formando pliegues. Aquí los pelos que crecen demasiado largos pueden causar molestias.

Cuando el pecho del Cocker quede ya arreglado sigue por las zonas del cuello y de los hombros. Para cortar simétricamente el pelo de tales zonas se señala y mide desde la cruz un punto en uno de los omoplatos y lo mismo en el otro, marcando el punto medio entre estos dos puntos. Partiendo de donde la oreja se une a la parte trasera del cráneo, se debe ir cortando en pendiente descendente hacia el punto marcado en cada omoplato con la cortadora vuelta hacia abajo y ligeramente adelantada hacia el pecho. Cortando hacia adelante, el extremo de la herramienta debe levantarse un poco, de tal forma que el pelo del corte no caiga bruscamente sino entrelazado con el resto de los pelos. Se debe proseguir de esta misma forma hasta que la parte trasera del cuello y de los hombros queden bien arreglados y, seguidamente, deben terminarse las zonas entre los hombreos, el cuello y la garganta.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *