Accesorios para jaulas de periquitos


Accesorios para jaulas de periquitos

Además de la jaula, hay ciertos elementos que vamos a tener que colocar dentro de la jaula que son muy importantes para el manejo del periquito.

Vamos a ver cada uno de los accesorios más importantes para que tenga una idea adecuada de lo que debe colocar dentro de la jaula.

Las Perchas

Las perchas adecuadas son muy importantes para la salud y el bienestar de nuestros periquitos. Dentro de la jaula debe haber unas dos perchas por periquito, es suficiente.

Lo mejor es colocar las perchas de modo que el periquito tenga que desplazarse entre los más alejados utilizando sus alas, esta pequeña distancia seguro que no satisface las necesidades de movimiento de los periquitos pero por lo menos les da la posibilidad de un mínimo de ejercicio. Entonces, las perchas están mejor colocadas de forma alterna a distintas alturas.

¡Quita las perchas de plástico! Si son lisas el pájaro no podrá agarrarse bien, una situación muy incómoda para él. Y, ojo si tienen ranuras o son rugosos, éstos irritan a la delicada piel de los dedos, produciendo inflamaciones e incluso heridas abiertas.

Los peores son aquellos en forma de U invertida (cortado transversalmente).

Sobre ellos las uñas del ave carecen de superficie de apoyo, sobresalen por la parte baja y no se desgastan por contacto con la percha, lo que originará un crecimiento excesivo.

Igualmente desaconsejable son las perchas «estándar» de madera, que a lo largo de toda la percha tienen el mismo diámetro. Si los dedos de los periquitos están obligados a agarrarse siempre a perchas iguales se puede atrofiar la musculatura del pie (Cosa que, por supuesto, también ocurre con las perchas de plástico).

Las mejores perchas son aquellas de madera natural. Además la madera natural «fresca» contiene vitaminas y minerales, y los periquitos disfrutarán quitándoles la corteza, lo que también mantiene el pico corto. Normalmente no se venden, los tienes que buscar tú mismo. ¡Sólo uses madera de árboles que puedes identificar perfectamente como no venenosos! Algunos árboles que puedes usar sin peligro son: Abedul, Álamo, Aliso gris, Almendro, Arce blanco (Sicómoro), Avellano, Castaño, Fresno, Frutales, Haya, Nogal, Roble, Sauce, Saúco y Tila.

No conviene usar palos de árboles ricos en resinas y aceites esenciales, como pinos. En principio no son venenosos, pero la resina se pega a las plumas de los periquitos y les es muy difícil quitarse este líquido pegajoso del plumaje. Además son muy ricos en aceites esenciales, lo que puede llevar a irritaciones de las mucosas del periquito.

Lo mejor es ofrecer perchas de distintos diámetros, garantizando así el desgaste de las uñas y una correcta ejercitación de la musculatura del pie. Pero la mayoría de las perchas deben tener un diámetro tal que las uñas de los dedos del periquito que apuntan hacia delante no toquen a las de los dedos que apuntan hacia atrás.

Solo usa palos de árboles que puedas identificar perfectamente, y que provengan de lugares donde sabes con certera que no les han aplicado pesticidas. Lávalos bien con un cepillo y agua caliente antes de introducirlos en la jaula, no hace falta descortezarlos, de esto ya rae ocuparán los periquitos.

Para fijarlos en la jaula, puedes recortar los extremos de modo que puedas enganchar la percha entre las rejas. Si así no se mantiene bien, átalos con una cuerda fina de lino.

Comederos

La mayoría de las jaulas vienen equipadas con unos comederos que se cuelgan en el exterior y que comunican al interior de la jaula mediante una especie de puertitas. A muchos periquitos les cuesta encontrarlos.

Si son transparentes pueden incluso ser peligrosos: han habido periquitos que, no reconociendo el plástico transparente como barrera, han intentado salir por la supuesta puerta, quedándose atrapados dentro del comedero.

En cualquier caso, es mejor sustituirlos, pero asegúrate que los agujeros en la jaula queden bien cerrados.

Compra unos de colgar en el interior, hechos de plástico o de metal, y que sean fáciles de limpiar.

Para ello, es mejor que tengan los rincones redondeados, son más fáciles de alcanzar con un estropajo.

Hay unos «automáticos», parecidos a los bebederos, donde la comida se desliza por un tubo según el periquito la vaya tomado de la bandejita.

Son prácticos y no se ensucian con facilidad, pero hay que estar muy pendiente de ellos, se pueden atascar con las cascarillas y entonces los periquitos se pueden quedar sin semillas ante el comedero lleno.

Aparte del comedero de las semillas (es mejor poner dos para evitar peleas) necesitarás otro para el grit (arena gruesa) y otro para fruta rallada y otros complementos alimentarios.

Bebederos

Los bebederos más prácticos e higiénicos son los de tubo. No puede entrar suciedad, y son relativamente fáciles de limpiar. Pero, aunque el agua contenida en ellos alcanzaría para varios días, hay que cambiarla a diario, para evitar que en ella se desarrollen microorganismos patógenos.

Es mejor que los elijas de plástico oscuro, ya que si añades preparados vitamínicos al agua en un bebedero que deje pasar mucha luz rápidamente se desnaturalizarían perdiendo sus propiedades.

No pongas ni los comederos ni los bebederos debajo de alguna percha donde el periquito se suele sentar, sino se va a creer que se acaba de inventar el baño (hablando claro, hará sus necesidades dentro).

Otros accesorios

Los periquitos tienen su propia bañera y necesitan una lámpara infrarroja. ¿Lo sabías? Por si la respuesta es negativa, vamos a describir algunos de los accesorios que también se emplean en su cuidado.

Juguetes

Juguetes, más bien pocos. Muchas veces los periquitos ni les hacen caso, y entonces el juguete no hace más que ocupar espacio. Así que, observa bien si tus periquitos realmente utilizan los juguetes, si no, quítalos.

Cualquier juguete que imite a otro periquito (espejito, periquito de plástico) hace más daño que beneficio, el periquito lo confunde con un congénere. Si es un periquito solitario, no le puede sustituir la pareja, sino que el periquito intentará desesperadamente entrar en contacto con el supuesto perico, mostrando los comportamientos típicos como regurgitar comida.

Esto puede llevar fácilmente a una irritación del buche (al no responder el juguete como lo haría otro periquito, el periquito sigue regurgitando) que incluso puede ser mortal.

Un «juguete» que la mayoría de los periquitos aceptan y utilizan es un columpio, muchos periquitos lo utilizan para dormir. Es recomendable que pongas varios columpios (tantos como periquitos que lo utilizan), para evitar peleas y envidias. Un pequeño cascabel también suele encontrar amigos, pero elígelo de metal inoxidable o mejor plástico. El óxido es perjudicial.

Otro juguete es una cuerda de sisal o cáñamo, con varios nudos, tan gruesa que el periquito no se puede enredar con ella. Colgada del techo de la jaula, los periquitos la utilizan para mordisquearla y también para trepar.

Bañera

A muchos periquitos les gusta bañarse, además les facilita la muda y cuida el plumaje. Se pueden usar las bañeras especiales para pájaros diseñadas para colgar en la puerta de la jaula. Busca una que tenga el suelo rugoso para que el periquito no se resbale. Más adelante es mejor ofrecer el agua de baño en un plato hondo, más grande, donde tu periquito puede extender las alas, pero mientras no lo puedas soltar a volar por la habitación vale la bañera para la puerta.

Vaporizador

Muchos periquitos, en vez de bañarse metiéndose en el agua, prefieren ser humedecidos con un vaporizador. Sirve cualquier vaporizador como se vende en jardinerías o para productos de limpieza. ¡Muy importante! Utiliza solo un vaporizador que nunca haya contenido algo que no sea agua. Restos de cualquier producto de limpieza, abono, o peor, insecticida, pueden ser muy perjudiciales para los periquitos.

Tela para cubrir la jaula

Si en el cuarto donde están los periquitos hay personas despiertas y con la luz encendida hasta altas horas de la madrugada, o hay alguna farola de la calle que ilumine mucho la habitación, es recomendable cubrirla jaula por la noche.

Además es útil para cubrir la jaula en el caso de tener que transportar a los periquitos fuera de la casa. La tela elegida no debe ser tan gruesa que no deje pasar el aire, pero tampoco completamente traslúcida.

Lo mejor es una tela oscura y fina de algodón, que a trasluz deje ver un poco los alrededores. Es mejor un tejido liso, porque en tejidos gruesos (como una toalla) el periquito se podría enganchar con las uñas si trepa por el interior de la jaula mientras ésta esté cubierta.

Lámpara infrarroja

En la curación de muchas enfermedades de los periquitos un foco de infrarrojas puede ser muy útil.

Periquitos debilitados tienen dificultades para mantener su temperatura corporal, y en ello gastan mucha energía, que podrían emplear en el proceso de curación. La lámpara suministra calor, y al ser la luz bastante oscura, no resulta molesta para el periquito.

Luz de noche

Es recomendable que dejes una pequeña luz encendida en la habitación de tos periquitos. Si los pájaros por la noche se asustan por algo (no siempre es fácil determinar la causa) tienden a volar como locos dentro de la jaula, con este comportamiento es fácil que se proporcionen heridas. Si pueden ver su entorno se tranquilizarán antes y se asustarán menos. Lo mejor como lámpara de no-che es una luz de noche como se vende para bebés, se pone en un enchufe y da una luz anaranjada. Alumbra muy poco pero suficiente. El gasto de electricidad es mínimo.

Jaula de transporte y cuarentena

Es útil disponer de una segunda jaula para aislar un periquito del resto en caso de enfermedad, y que también se puede utilizar como jaula de transporte. Obviamente, esta jaula no tiene que ser tan grande como la «principal», basta con jaula pequeña y económica, que se pueda transportar con facilidad.

Lámpara solar

Es muy importante que los periquitos reciban suficiente luz solar. Esto no significa que pongas la jaula al pleno sol en el patio, pero es importante que la habitación con la jaula sea luminosa y que la luz natural llegue directamente a la jaula sin antes atravesar cortinas.

La luz tiene muchos efectos importantes: así regula el metabolismo hormonal, con efectos sobre el plumaje, la fertilidad, hasta el comportamiento de los periquitos. Un periquito que vive en una habitación demasiado oscura tarde o temprano tendrá problemas con la muda y alteraciones en el comportamiento, hasta se puede llegar a arrancar las plumas.

Además, la luz solar es importante para poder asimilar la vitamina D, si falta, habrá carencias de esta vitamina. Si tienes a tus periquitos en una habitación no muy luminosa es recomendable que instales una iluminación especial que imite el espectro de la luz solar.

También puede ser útil en invierno en las regiones nórdicas, cuando los días se acortan y la luz solar se hace más débil. Sobre todo si quieres criar durante esta época una lámpara solar te será de gran ayuda.

Una lámpara de estas características tiene que imitar el espectro de la luz solar, una bombilla normal y corriente no sirve. Es recomendable que esté encendida unas 10 horas al día, cerca de la jaula, pero tampoco dirigida directamente a ella.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Un comentario en Accesorios para jaulas de periquitos

  1. nataly Dice:

    fabuloso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *