Extracción del propóleo

Extracción del propóleo

El propóleo se recoge en bruto de la colmena raspando las paredes con una espátula. También se utilizan rejillas especiales que, introducidas en la colmena, las obreras propolizan. Posteriormente se extraen y se retira el propóleo.

Existen dos métodos de cosecha:

Método artesanal o método de raspado

Para un adecuado raspado, retire las alzas y cuadros al preparar las colmenas para la invernada, ya que se debe aprovechar ese momento para confinar la colonia al menor espacio posible y el material excedente será transportado al taller del apicultor.

Además en esa época la temperatura baja facilita la separación del propóleos de la madera y el estado rígido de la resina limita la posible contaminación con trozos de madera, abejas y otros contaminantes macroscópicos.

Es recomendable utilizar una espátula de acero inoxidable, sin mucho filo para reducir el riesgo de arrastrar virutas de maderas.

Cuide de no raspar donde haya pintura sobre la madera, pues ésta es uno de los mayores responsables de la contaminación del propóleos y es fácilmente detectable.

Los propóleos procedentes de diferentes zonas de recolección no se deben mezclar.

Los medios de transporte para trasladar la producción de propóleos deben estar limpios, secos, libres de combustibles u otras sustancias tóxicas que le impregnan olores y sabores extraños que afectan la calidad del propóleos que vamos a consumir o comercializar.

Si las colmenas que fueron utilizadas para obtener propóleos se desean utilizar para realizar trashumancia hacia otra zona de recolección, se debe raspar todo el propóleos en las partes interiores de la colmena inmediatamente antes o después de que ésta se efectúe.

Método técnico (internos y externos) o método de proceso

Dentro de los métodos técnicos, los más utilizados son:

  • Mallas matrizadas de diferentes procedencias (brasileñas, alemanas y otras).
  • Mallas de tejido mosquitero plástico.

Recuerde que no sirven las metálicas porque contaminan el propóleos y las de fibra de vidrio tienden romperse en el primer intento de manipuleo.

Las mallas de tejido mosquitero deben ser de color blanco o de colores claros, evitando el color negro (hasta por lo menos no demostrar que este color no sea contaminante).

Es útil colocar estas últimas en forma simétrica sobre el ancho del alza, y luego de algunas semanas moverlas hacia el otro extremo, de tal modo que incentivamos a las obreras a que se enfrenten a los nuevos espacios vacíos, lo cual las incentivará a mayor recolección.

Cualquiera de estas mallas que se vaya a utilizar es conveniente instalarlas en primavera y otoño, y pueden ser retiradas en cualquier época del año, previo congelado en un freezer. Al congelar entre -10° y -20°C durante por lo menos una hora torna a la resina rígida y frágil, fácil de separar de la malla mediante manipulación.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)


El Tablón gratis de consultas veterinarias de ComoCriar.org



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>