La apicultura en el mundo

La apicultura en el mundo

En la actualidad, la práctica de la apicultura se ha extendido en casi todos los lugares donde habita el ser humano, desde las fronteras del frío Ártico hasta los más secos desiertos.

Posiblemente sea la actividad ganadera que cubra más extensión territorial, además de que algunas actividades agrícolas dependen de ella para obtener unos resultados satisfactorios.

Las abejas melíferas (Apis mellifera L.), se cree que originarias de Asia, no existían en el Nuevo Mundo, y hasta allí fueron llevadas por los colonizadores europeos.

La primera introducción en América del Norte fue hacia el año 1622, en la isla de Cuba en 1763, en Australia en 1822, en Nueva Zelanda en 1842, en Brasil en 1839, y en Perú muchos años después, por 1897.

En Asia, donde no existía la abeja melífera, la miel se obtenía de colonias de abejas silvestres de las especies Apis cerana, Apis dorsata y Apis florea.

Algunos países de Asia, especialmente China, ha implantado con éxito la cría de Apis mellifera en sustitución de las sbojas locales, y en muy pocos años se ha convertido en el principal productor y exportador de miel del mundo.

En América, donde tampoco existía la Apis mellifera, los habitantes de Centro y Suramérica recogían la miel de las abejas sin aguijón pertenecientes a los géneros Melipona y Trigona.

La producción de miel de estas abejas es muy pequeña (aproximadamente un kilo por colonia), además de que no se adaptan a un sistema intensivo de explotación al no construir sus panales de forma paralela como lo hace Apis mellifera.

A pesar de que la apicultura se practica en todo el mundo, existen algunas diferencias entre las diferentes zonas geográficas: en Europa hay una mayor densidad de colmenas por hectárea, pero en América o Australia se obtienen mayores rendimientos por colmena.

También existen diferencias en cuanto a la forma de prácticar la apicultura, pues mientras la apicultura europea se caracteriza por ser pequeñas explotaciones con un máximo de 100 a 300 colmenas por apicultor, con diferentes modelos de colmenas, no solo entre los distintos países, sino incluso dentro de un mismo país, la apicultura que se practica en Norteamérica o Australia permite que un solo hombre pueda atender de 1.000 a 2.000 colmenas según el método de manejo y el grado de mecanización de su explotación.

También varía el rendimiento por colonia, que puede variar de los 120 kilos de promedio por colmena en Canadá, a los 10 o 20 kilos por colmena que obtiene de promedio un apicultor aficionado en Europa.

Los mayores productores de miel del mundo son China, Argentina, Canadá, México, la antigua URSS y los Estados Unidos, y el principal consumidor de miel, la Comunidad Económica Europea, donde la gran mayoría de los apicultores no practica la trashumancia, y si lo hacen no se desplazan mucho de sus lugares habituales.

¿Qué pasará después?

No lo sabemos.

Desde que la apicultura técnica se inició por el año 1840 cuando se dio el abandono de los cuadros fijos y se optó por el uso de colmenas con cuadros móviles (invención del americano Langstroth, modificada después por Quimley y adoptada por Dadant , cuyo nombre llevan los cuadros móviles) los cambios, las mejoras y los resultados son cada vez más esperanzadores.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)


El Tablón gratis de consultas veterinarias de ComoCriar.org



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>