Flatulencia 13 formas de combatir malos olores en perros y gatos

Flatulencia 13 formas de combatir malos olores en perros y gatos

No es ningún secreto que Rex tiene gases, pero está claro que no puede evitarlo. Después de todo, los gases intestinales son una parte natural del proceso digestivo. El problema es que algunos animales producen más que otros. Los gatos también son propensos a la flatulencia, pero su dieta y sus hábitos alimentarios hacen que expulsen menos gases que las perros. Además, hay una gran diferencia entre un gatito con flatulencia y un perro de 40 kg de peso con el mismo problema.

Independientemente de quién sea el responsable de ellos, los gases enrarecen el aire. De modo que si no desea tener que taparse la nariz cada vez que su animal de compañía se le acerca, ponga a prueba estos consejos.

Para perros y gatos

Ayúdelo a expulsarlos con una caminata. El ejercicio ayuda a expulsar los gases del intestino, y si el animal defeca durante el paseo, eliminará aun más. Eso sí, asegúrese de caminar en dirección con viento de cara.

Restrinja el consumo de soja. Si su animal de compañía padece flatulencia, la culpable podría ser la soja. Algunos alimentos para animales contienen hasta un 25 °/o de semillas de soja, un producto rico en proteínas. Aunque no suele causar problemas a la mayoría de gatos y perros, algunos animales tienen dificultades para digerirla. En consecuencia, podría notar una gran mejoría cambiando el alimento del animal por otro sin soja o con menos cantidad. Lea la etiqueta del alimento habitual de su perro o su gato para averiguar cuánta soja contiene. Recuerde que los ingredientes que aparecen en primer lugar son los más importantes, mientras que los que aparecen al final de la lista se incluyen en cantidades mínimas.

Cambie de marca de manera gradual. Si después de cambiar de alimento observa que la flatulencia del animal empeora, es probable que haya hecho el cambio con excesiva rapidez. Las bacterias del colon tardan un tiempo en adaptarse a una dieta nueva. Lo mejor es cambiar el producto en un período de 3 días, sustituyendo 113 de [a comida habitual por la nueva.

Apártelo de la basura. Si su perro o su gato consigue sus tentempiés de la basura, su aparato digestivo sufrirá las consecuencias, y usted las percibirá en forma de malos olores.

Reprima la gula. ¿Su animal de compañía acostumbra a darse grandes banquetes? En tal caso, debe afrontar los hechos: los golosos son más propensos a los gases. La sobrealimentación produce una sobrecarga en los intestinos, haciendo que fermenten alimentos que no lo harían en condiciones normales.

Retire los suplementos. La gente que da a sus animales domésticos suplementos de vitaminas y minerales, debería tener en cuenta que estos suplementos pueden estimular la acción de las bacterias en el intestino, provocando gases. A menos que el animal necesite los suplementos por un problema específico, deje de dárselos.

Suprima los lácteos. La mayoría de los perros y gatos adultos sólo pueden digerir cantidades muy pequeñas de leche. Esto se debe a que producen poca lactosa, la enzima necesaria para digerir la lactosa de la leche. Si su animal de compañía tiene flatulencia y acostumbra a beber leche, suprímala de su dieta y notará una rápida mejoría. Como alternativa, puede darle una leche especial en la que se haya reducido la cantidad de lactosa.

Cultívelo. Muchos yogures contienen bacterias que favorecen la digestión y pueden ayudar a reducir la flatulencia. La cantidad recomendada es de 1/4 de cucharadita de yogur natural para gatos y perros pequeños, 1 cucharadita para perros de entre 7 y 10 kg de peso y 1 cucharada sopera para perros grandes. A la mayoría de los animales de compañía les gusta el yogur, así que no tendrá necesidad de mezclarlo con la comida. Incluso los animales que tienen dificultades para digerir la lactosa pueden tomar yogur sin problemas.

Combata los malos olores con carbón. El carbón activado es muy eficaz para absorber el mal olor. Añada entre 1/8 y 114 de cucharadita a la comida de los animales pequeños y 1/2 cucharadita a la de los más grandes. Sin embargo, tenga en cuenta que el carbón activado —que se vende en las farmacias sin necesidad de receta— también puede absorber nutrientes del tracto digestivo. Por lo tanto, no debe usarse más que ocasionalmente y durante pocos días.

Evite la competencia a la hora de la comida. Cuando alimenta a dos o más animales al mismo tiempo, es probable que uno engulla su comida por temor a que el otro se la robe. En consecuencia, traga aire y luego lo expulsa en forma de eructos, gases, o —por desgracia para los que le rodean— ambas cosas. Si alimenta a sus animales por separado, conseguirá que coman más lentamente y reducirá el riesgo de consecuencias desagradables.

Prolongue la hora de la comida. Otra táctica para evitar que el animal trague aire durante las comidas, es poner un objeto grande —por ejemplo, una pelota de tenis— dentro del bol. Eso lo obligará a comer con mayor lentitud, pues tendrá que mover el hocico y esforzarse más para coger la comida. Sin embargo, escoja un objeto lo bastante grande para que el animal no se lo trague accidentalmente.

Eleve su comedero. Otra forma de reducir la ingestión de aire es colocar el bol de la comida por encima del nivel del suelo. Si el animal no se ve obligado a inclinarse, tragará menos aire.
Coloque el comedero del animal sobre una caja estable o compre un soporte especial para apoyar el comedero y el bebedero a la altura de la boca del animal.



Califica este Artículo:
4 / 5 (1 votos)


El Tablón gratis de consultas veterinarias de ComoCriar.org



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>